Crónica de un diario español: la caída de la Gran Caracas

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Carlos Eduardo Ramirez / Reuters.

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Tras el 6D, a diferencia de las elecciones presidenciales de 2013, la gente salió a las calles con normalidad en un ambiente de tranquilidad, después de la tensión acumulada durante la campaña electoral. En los comercios del centro, dependientes y clientes se felicitaban por la victoria, reseña el diario La Razón.

La oposición, representada por la Mesa de la Unida Democrática (MUD), logró recuperar en la capital cuatro circuitos con clara tendencia chavista: Catia, El Valle, Antímano y 23 de Enero. Este último, un barrio de tradición comunista, incluso antes de la llegada al poder de Hugo Chávez. En tres de esos departamentos la oposición jamás había cosechado victorias.

En Guarenas, a las afueras de Caracas -donde se dio inició al ‘Caracazo’-, la oposición asestó un golpe simbólico al chavismo, pues esta ciudad fue utilizada como ícono de la revolución bolivariana por Chávez.

La oposición arrasó en la Gran Caracas y se llevó todos los escaños nominales, ocho de los nueve que se reparten –el noveno, por lista, se otorga al segundo, en este caso, el partido oficialista–. La oposición logró recuperar en la capital cuatro circuitos con clara tendencia chavista: Catia, El Valle, Antímano y 23 de Enero. En tres de esos departamentos la oposición jamás había cosechado victorias.

Los únicos circuitos donde el partido de Gobierno tuvo opciones fueron aquellos en los que en anteriores comicios se distanciaron de los opositores en más de 20 puntos. El Psuv perdió 2,3 millones de votos, un dato que pone de manifiesto el masivo traspaso de votantes anteriormente chavistas hacia la oposición.

Según el diario español, a pesar del aplastante triunfo, en general, la oposición ha mantenido la cautela ante la responsabilidad que deben asumir a partir de enero. 

“Quiero reiterar tres palabras frente a la victoria: humildad, madurez y mucha serenidad”, insistió el gobernador de Miranda y excandidato presidencial, Henrique Capriles Radonski, quien ha representado la facción más moderada dentro de la oposición.

La posición moderada de Capriles –partidario de desalojar a Maduro mediante las urnas en lugar de aumentar la presión en la calle generando un clima de tensión– le costó las críticas internas a comienzos de 2014 por no hacer un llamamiento a participar en las movilizaciones en las calles.

Para Capriles, “Venezuela no ha explotado porque los venezolanos estábamos esperando las elecciones. Pero la crisis sigue igualita”. La prioridad del dirigente opositor es resolver esa urgencia económica de las clases más desfavorecidas, aunque subrayó que “el primer interesado en que liberen a los presos políticos” es él, esto en referencia a la Ley de Amnistía prometida por los nuevos diputados de la MUD.

Con esa aclaratoria Capriles también trató de disuadir las críticas por sus diferencias con el líder opositor encarcelado, Leopoldo López -que se manifestaron durante las protestas del año pasado-, partidario de echar a Maduro del poder cuanto antes. Unos roces que -sesga el diario español- la MUD, formada por un amplio abanico de grupos ideológicos, debe superar para aprovechar la oportunidad y el desafío que tiene por delante.

El mayor reto para algunos de los dirigentes opositores es la reconciliación con el chavismo. Al respecto, el gobernador asegura que “esta Asamblea Nacional debe convocar a la unión de la nación” y que “el cambio debe ser incluyente: No venimos a cobrar facturas internas”.

Recuerda que puedes recibir las noticias más importantes al momento en tu teléfono, solo sigue estas instrucciones.
Categoría: Venezuela | Claves: Parlamentarias 2015