Crónicas de un comprador: buscando medicamentos en Venezuela

Si la escasez de medicamentos en Caracas está en un 60 por ciento en el interior la situación es mucho más crítica, se ubica sobre el 70 por ciento, según la Federación Farmacéutica.

Crónicas de un comprador: buscando medicamentos en VenezuelaMilagros Alvarez carga a su hija de 5 meses Annabeth mientras espera en la cola de una popular farmacia en Venezuela con la esperanza de adquirir pañales desechables. Crédito: Ariana Cubillos / AP Photo
Publicada por: el marquezmarielyc@gmail.com @PeriodistaMarie

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) Si poder comprar los productos básicos se ha convertido en un desafío en Venezuela, la compra de medicamentos es mucho más grave, pues la angustia y desesperación se apodera de aquel que llega a una farmacia con un récipe y la repuesta que recibe es: “No, no los tenemos”.

Aún no se qué cara se mostraba más angustiosa si la de la señora de unos 60 años de edad que estaba delante de mi cuando le preguntaba al farmacéutico por su medicina para la tensión, esperando una respuesta afirmativa, o la de quien la atendía cuyo rostro delataba un “lo siento, no la tenemos”, lo peor fue la poca esperanza que le dio: “No sabemos cuando pueda llegar”.

Mientras ya estaba predispuesta a que también me dieran la misma repuesta al consultar por la pastilla anticonceptiva Dixi que era un encargo de mi tía Osnelida de Maracaibo, el farmaceuta giró su cabeza de izquierda a derecha indicando que tampoco la tenía… ¿Y de otra marca? pregunté, “No tenemos nada de anticonceptivos”. Pensé como dice mi amigo Andrés ¡Qué fuerte! Es decir, que no se puede ni tener sexo, porque los condones también están escasos y la pastilla de un día después no se puede tomar continuamente, me dije en voz callada como para opinar al respecto.

La verdad es que es muy fuerte, que en las farmacias no tengan esas píldoras más como está la situación en el país con la compra de pañales. En fin seguiré recorriendo otras farmacias porque si la escasez de medicamentos en Caracas está en un 60 por ciento en el interior la situación es mucho más crítica, se ubica sobre el 70 por ciento, según la Federación Farmacéutica.

“UNA AYUDAÍTA”

Mi tía me llamó para que le hiciera el favor de comprarle sus medicamentos aquí en Caracas porque en Maracaibo es misión imposible y el anticonceptivo se lo debe tomar, no para cuidarse de un embarazo, sino porque está en la etapa de la menopausia y para detener las hemorragias su ginecóloga le recetó anticonceptivos con otro tratamiento que, por cierto, tampoco encuentra, a pesar de que no es un mal tan grave, es un tema, pues las toallas sanitarias también están difíciles de conseguir y cuando aparecen en los anaqueles solo se pueden comprar como máximo dos paquetes de la marca y cantidad disponible.

Al parecer Caracas también está igual o peor que en el interior del país, la mamá de mi amiga Margiory, que vive en Valencia, también llamó para decirle que cuando pasara por las farmacias de la capital le comprara el anticonvulsivo Lamictal de 100 mg para su sobrino.
Ambas recorrimos varias farmacias; en Chacao, Los Palos Grandes, La California, Petare hasta Palo Verde y nada, ninguna de las dos corrimos con suerte; bueno, yo logré comprar un medicamento de una lista que me pidió mi tía, pero solo había una caja que cubre un mes y el tratamiento es por tres meses.

Otros países se convierten en una alternativa para encontrar los medicamentos pero salen muy costos por el cambio del dólar

Ante la falta de medicinas en el país, dependiendo de la gravedad del paciente, a los venezolanos le queda la opción de buscarlos en otros países, esto sale mucho más costoso pero seguro de encontrar. Hay que pagar en dólares, lo que significa, que se debe recurrir al cambio Simadi, donde un dólar cuesta 198,31 bolívares de acuerdo al cierre de este jueves 30 de abril, en el peor de los casos al cambio paralelo que es mucho más alto.

A la excuñada de mi prima Anginey no le quedó otra opción que comprar una primera dosis de anticonvulsivos en Estados Unidos a 960 dólares para su hijo de tan solo seis meses a quien le diagnosticaron el síndrome de West. Actualmente está internado en el Hospital de Niños y sus convulsiones son más frecuentes, por lo que requiere de una segunda dosis, pero ya no tienen recursos para volver a traer el medicamento del extranjero, solo esperar con la esperanza de encontrarlo en cualquier parte de Venezuela.

Los pacientes con diabetes, hipertensión y otras enfermedades no se escapan de la escasez de sus tratamientos, no solo deben llevar en sus hombros la patología que los aqueja, sino que además tienen que recargarle un poco de angustia ante la desesperada búsqueda de los medicamentos que les ayuden a aliviar y controlar lo que ya tienen.

Recorrer más de tres farmacias, pasar varias veces a la semana, preguntar en otras ciudades y en última instancia tener que comprarlos en otros países, se ha convertido en un total viacrucis.

NUEVO SISTEMA PARA “GARANTIZAR”LOS MEDICAMENTOS Y “EVITAR EL BACHAQUEO”

Ante la falta de medicamentos en las 7.600 farmacias en todo el país, el ministro de Salud, Henry Ventura, lanzó el pasado jueves 23 de abril, el Sistema Integral de Acceso a Medicamentos Seguro (Siamed) que según él, “es un mecanismo muy fácil. Al registrarse en determinada farmacia le llegará su medicamento sin problema. Lo construimos en el marco de la lucha contra la guerra económica, el acaparamiento y el bachaqueo”.

Este sistema en una “primera fase” no es para todos los medicamentos, será aplicado para los pacientes con enfermedades crónicas no transmisibles, endocrinometabólicas neurológicas y cardiovasculares.

El titular de la cartera de salud admitió que existe contrabando de medicamentos en el país, alegando que el Estado ha entregado dólares a Bs. 6,30 a los laboratorios.

“Ya hemos registrado algunos pacientes con enfermedades crónicas que han traído su informe médico, el récipe y la cédula”, aseguró una farmacéutica.

Luego de más de una semana del lanzamiento del Siamed, este jueves volví a hacer un recorrido por algunas farmacias de la capital para verificar si se está aplicando. Una farmacéutica en El Marqués me respondió: “Sí ya hemos registrado algunos pacientes con enfermedades crónicas que han traído su informe médico, el récipe y la cédula, pero no sabemos cuándo les podrían llegar esos medicamentos, una vez que sean traídos a la farmacia, el Gobierno le enviará un mensaje al paciente indicándole que ya puede pasar buscando sus medicinas”.

Mientras, los pacientes esperan que este sistema realmente funcione, una vez registrados en la farmacia de su preferencia, el resto se tendrá que conformar con la idea de ir de establecimiento en establecimiento con la esperanza de encontrar lo recetado por su médico.
Yo desde Caracas seguiré ayudando a mi tía de Maracaibo a encontrar el medicamento que debe tomar por tres meses y no hemos encontrado ni para el primer mes, pero mientras haya esperanza y fe en Dios, todo es posible… eso nos decimos antes de entrar a otro establecimiento.

Categoría: Economía Venezuela | Claves: Escasez en Venezuela