Crónicas de un comprador: del furor por precios Simadi a la redoma de Petare

En la crónica de esta semana nos adentramos en el furor que generaron en las redes sociales los nuevos precios de algunos productos

Además, las compradoras nos cuentan qué hacen para sustituir esas cosas que no encuentran o cuyos costos son elevados

Vimos anaqueles vacíos, en tanto que los buhoneros están más surtidos que una cadena de farmacias.

Crónicas de un comprador: del furor por precios Simadi a la redoma de PetareLos desodorantes aparecieron pero a Bs. 400,90. Crédito: Alex Urbina/ Sumarium.
Publicada por: el marquezmarielyc@gmail.com @PeriodistaMarie

¡Guao! ¡Qué alegría! ¡Hay desodorantes, tintes para cabello, espuma para rasurar y crema de depilar! No lo puedo creer, fue mi primera expresión cuando entré en una farmacia del este de la capital, pero mi alegría y de las demás personas quedó opacada cuando vimos los precios y claro cuando me percaté que nadie estaba desesperado agarrando todo lo que pudiera llevar -una vista bastante frecuente cuando a los locales llegan productos escasos-, inmediatamente pensé que los precios no son precisamente los regulados.

Ciertamente están a precio “justo”, al menos eso dice el PVP. En esta oportunidad al parecer a tasa Simadi, que el lunes 15 de junio cerró en Bs. 197,53 por dólar. Los encargados de las farmacias no emitieron ningún comentario sobre los precios actuales y sobre el comunicado de P&G que confirmó que las toallas Always en su versión postparto y los tampones costarán más de 1.000 bolívares.

Un recorrido por las farmacias 

Para confirmar los nuevos precios recorrimos cuatro farmacias de varias empresas y sucursales, entre ellas: Farmatodo, Farmahorro y Fasa en ninguna corrimos con la suerte de encontrar lo más buscado, en este caso las toallas sanitarias, tampones y toallas postparto, no habían de ninguna marca, lo que sí se encontraban eran las toallas diarias en varia presentaciones y marcas, las mujeres se las estaban llevando de a varios paquetes; bueno, yo también aproveché por si no las veo más y compré los dos paquetes permitidos, claro está. Aquí me detengo y entiendo que eso de comprar un producto así no lo necesite al momento bajo el argumento de que cuando lo necesite, no lo encontraré, ya está -lamentablemente- internalizado, así como la costumbre de hacer colas, tanto que al entrar a un local y ver que no hay, no queda más sino sorprenderse.

Además agradecí que la venta en ese local no era por número de cédula porque de lo contrario no hubiese podido comprar. Corrí con suerte porque no hay peor situación que ver en los anaqueles los productos que han estado escasos y que no se puedan comprar porque no es tu día, la indignación y la impotencia es grande y el lamento puede durar hasta por una semana. Que se los digo yo que lo he vivido en carne propia. Tales son los obstáculos que increíblemente debemos sortear para adquirir un producto básico.

Entre los pasillos de las farmacias visitadas en el este de Caracas, lo que se escuchaba era: “Hoy tampoco hay toallas sanitarias”, “¡Mi amiga las encontró en mil y pico, esto es una locura!”. De repente confundieron las Always post parto con las normales, esa es mi teoría esperemos que sea así porque ciertamente esas sí están en Bs. 1.389,23, de acuerdo a la lista de precios de P&G de los productos comercializada por Procter & Gamble de Venezuela, aclarando además que las toallas sanitarias normales se mantienen en precio regulado.

“Los precios son terribles”
sumarium

Egma Bracho

“Es horrible lo que se está viviendo en este país, todo está carísimo, las toallas sanitarias y que a 1.300 bolívares me dijeron, yo no las he visto ni baratas ni caras, estoy resolviendo con las toallitas diarias con dos formo una. Otra cosa que ya no se puede usar, la crema hidratante Nivea está sobre los 600 bolívares, ya estoy buscando otra marca, pero igual está cara sobre 500 bolívares”.

Harlet Zorrilla

“Hay que tener conciencia que los productos regulados están muy baratos para como se encuentran en la calle, los bachaqueros se aprovechan de la situación y son los primeros en comprar, para luego revenderlos hasta cuatro veces por encima de lo que vale”.

sumarium
La gente compraba la crema dental como pan caliente
El rumor de que la crema dental -que hasta los momentos ha sido el único producto que se encuentra en los anaqueles con normalidad y a precio justo de 23 bolívares- aumentará de precio hizo que hasta los que no la necesitan la compren para tener de “reserva” en casa, en el caso que resulte verdad o que también se escasee.

Es increíble ver cómo quienes pasaban por los pasillos preguntaban “¿Por qué todos están comprando crema dental?” otra voz se escuchaba desde otro extremo, “va a aumentar a 400 bolívares”. Era una locura, pero igual también me dejé llevar y compré dos, lo permitido por persona. Ojo, no fui con la intención de comprar, solo iba a corroborar los precios.

PRODUCTOS QUE SÍ HAY, PERO CAROS

Los precios justos de algunos productos de aseo personal. Imágenes tomadas este lunes 15 de junio. Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

En este caso que es la realidad y que nos acompañará a todos los venezolanos, por supuesto que no me anoté, aunque una semana atrás ya había comprado la crema hidratante para el cuerpo sobre los Bs. 600. Actualmente aparecieron los desodorantes a Bs. 444, los protectores solares se encuentran desde 600 a 1.300 bolívares, toallas desmaquillantes Bs. 990, toallas húmedas desde Bs. 280 hasta Bs. 485, dependiendo de la presentación, crema depiladora Bs. 1.300, espuma de afeitar Bs. 745, crema para pañalitis Bs. 725, champú marca Novex Bs. 857 porque de P&G no se encuentra, bueno… sí se encuentra, pero con los comerciantes informales.

P&G CONFIRMÓ SUS ELEVADOS PRECIOS

Según la lista de precios de P&G de los productos comercializada por Procter & Gamble de Venezuela, los artículos que aumentaron son tampones Always a Bs. 1.473,68, toallas postparto de la misma marca en Bs. 1389,23 y una línea para el cuidado del cabello Pantene está hasta Bs. 1075,85, el resto de los productos conservan precios iguales o casi parecidos a los actuales. Realmente son alarmantes los costos, sobre todo si se ponen en contraste con el monto del salario mínimo, pero en cierto modo causa un poco de alivio al no ser implementado en el total de su surtido.

Sin embargo, hay quienes prefieren un aumento de precio de los productos escasos, pero que siempre estén en los anaqueles como unos años atrás, que tanto extrañamos actualmente.

“BACHAQUEROS AUN CON “PRECIO VIEJO”

Estos productos y mucho más se ven en los alrededores de la estación del Metro Petare. Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Aprovechamos para contrastar los precios con el comercio informal y pasamos por los alrededores de la estación del Metro de Petare, vía La Urbina, donde hay un despliegue de buhoneros vendiendo los productos de aseo personal, de limpieza y también de alimentos. Todo lo que no se encuentra en los anaqueles ellos lo tienen, claro al triple del llamado “precio justo”. La sorpresa fue que el lunes a media tarde todavía no estaban enterados de los nuevos precios y mantenían sus costos que triplican y hasta más del “justo”, pero este lunes sin duda se quedaron cortos.

-Tollas sanitarias Mía a Bs. 120, las Stayfree de 32 a Bs. 200,
-Champú P&G: Head & Shoulders y Pantene a Bs. 250.
-Pasta de dientes Colgate Bs. 50.
-Desodorante de barra Bs. 100.
-Jabón de baño Bs. 40.
-Toallas Doncella post-parto de 10 a Bs. 220.
-Pañales desechables de 32 XXG Bs. 550.
-Pañales para adulto Securezza de 6 a Bs. 350.
-Papel higiénico de 4 rollos a Bs. 170.

Son algunos precios de los tantos productos que tienen. Mientras simulaba que les iba a comprar, preguntaba el precio de gran parte de su mercancía y tamaña sorpresa me llevé cuando comentaron que si no tenían la marca que buscaba ellos llamaban para su casa para preguntar si tenían el producto. ¿Qué tal? La economía informal de productos básicos funciona con depósito y todo.

Ah, para completar la foto de los comerciantes informales, conocidos como “buhoneros” o “bachaqueros” que tienen de todo, los policías que pasaban los “martillaban”, en pocas palabras: les quitaban dinero para que pudieran vender tranquilamente. Al señor que me atendía le pidieron Bs. 100, él quiso negociar y darle Bs. 50 al funcionario, pero el uniformado no aceptó, por lo menos durante el poco tiempo que estuve en el lugar. ¿Quién es más descarado?

Mientras la escasez y la especulación predominen en el país, los comerciantes informales o, mejor dicho, los bachaqueros, serán los más beneficiados contribuyendo en esta espiral loca de compras “por si acaso”, colas, recorridos maratónicos, números de cédula y -muchísimas veces- decepción, que ahora llamamos cotidianidad. Esto mientras las familias van brincando de farmacias a supermercados y en el peor de los casos, hacia ellos, que insisto tienen de todo y el Gobierno no hace nada para evitarlo a pesar de diversas medidas anunciadas, entre ellas comprar un día a la semana según el número de cédula, pero claro, cada plan tiene su falla: por ejemplo, si la persona no puede acudir el día que le toca porque está trabajando, tiene que ir obligado el fin o la próxima semana y rogando que tengan algún producto de los tantos escasos. Esto perjudica a quien realmente necesita el producto para su propio uso, quien compra de forma juiciosa solo cuando lo necesita, a la cadena de comercio formal y finalmente a todos, porque de estas tribulaciones hay pocos escapes.  

La lista de los productos que se pueden comprar semanalmente de acuerdo al terminal de número de cédula. Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.