El dilema entre sufrir por un repuesto y andar a pie

La crónica de esta semana semana se basa en un recorrido por varios establecimientos de venta de repuestos, estatus de los más solicitados y más escasos y un balance de precios actuales que van desde una bujía hasta pastillas de frenos.

El dilema entre sufrir por un repuesto y andar a piePara lograr encontrar el repuesto que su vehículo necesita, tiene que recorrer más de tres establecimientos de venta de repuestos. Crédito: Alex Urbina.
Publicada por: el marquezmarielyc@gmail.com @PeriodistaMarie

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- “¡Oh, no! Por favor no te quedes, arranca. No te puedes dañar, los repuestos están difíciles de encontrar y los pocos que se encuentran están muy costosos”, fue el comentario de Gustavo Alejandro Cristacho mientras intentaba encender nuevamente su vehículo en medio de la convulsionada autopista Francisco Fajardo, en Caracas.

Como Cristacho son muchos los venezolanos que ruegan para que sus vehículos no se dañen, en medio de una economía con precios que se incrementan semanalmente generando una elevada inflación, que economistas calculan en más de 100% en el periodo de un año. Sumado a eso, está la fuerte escasez de productos por falta de divisas para importar, moneda que controla el Estado desde el año 2003.

Un recalentamiento de mi carro me puede generar un gasto de 30.000 bolívares, entre la empacadura de la cámara, la rectificadora, las gomas de válvula y mano de obra

Dependiendo del vehículo un recalentamiento puede llegar a costar hasta Bs. 500.000.

En los últimos meses los transportistas de varios estados del país han tenido que llamar a paro y protestas ante la escasez y la especulación con los repuestos para poder reparar sus vehículos.

No sólo los taxistas y choferes del transporte público sufren para poder reparar sus unidades, sino todas la personas que tienen un vehículo particular, tal es el caso de José Romero, quien llegó preguntando por una cruceta 353 para una Ford, por suerte la encontró en su primer intento, en uno de los tantos establecimiento ubicados en Boleíta, al este de Caracas.

La cara de asombro de Romero no era normal cuando el vendedor le contestó: “Sí la tenemos, cuesta 3.500 bolívares”, los ojos se le iban a salir y con las manos en la cabeza lo pensó, pero a pesar del precio se la llevó.

Mientras lo atendían, le pregunté cómo hace para lidiar y poder cubrir los altos costos cuando se le daña su vehículo. “Pido dinero prestado para comprar los repuestos y me libro de la mano de obra porque soy mecánico”, contestó. Efectivamente, contó el dinero que tenía en su bolsillo, le faltaba, revisó su cartera y nada, entonces tuvo que recurrir a su acompañante para que le terminara de completar el pago.

LA ODISEA PARA COMPRAR REPUESTOS 

“No hay nada”, esa fue la respuesta del encargado de un establecimiento de venta de repuestos en el centro de Caracas, quien no quiso ser identificado. “Todo está escaso, trabajamos con lo que nos llega”, agregó.

Juan Quintero ya había visitado dos locales, en su tercer intento, justo donde me encontraba haciendo mi respectivo recorrido, tampoco logró encontrar un sencillo remache para sostener el guarda polvo.

Manifestó que no le quedará otra opción sino recurrir a MercadoLibre, una página web dedicada a la intermediación entre usuarios en servicios de compras y ventas por Internet, a la que actualmente acuden los venezolanos porque pueden conseguir ahí la mayoría de los productos que hoy están ausentes en los anaqueles. “Sale más costoso, pero uno encuentra lo que se necesita”, dijo Quintero.

La odisea para comprar repuestos no sólo la sufre el consumidor final, quienes tienen su negocio tienen que batallar con la escasez y hacer los pedidos con varios proveedores, para que finalmente de una lista de diferentes productos le puedan llegar por lo menos una cuarta parte de lo solicitado.

Muchos de los clientes para evitar perder tiempo y el traslado llaman por teléfono para preguntar por la disponibilidad de los productos. En el breve tiempo que estuve en uno de esos comercios, los dos teléfonos que estaban cerca del mostrador no paraban de sonar, y la repuesta que más se repetía era: “no hay, quizás llegue la próxima semana”.

sumarium

Ageo Rodríguez, encargado de una venta de repuestos de frenos:

“¿Qué no está escaso? Mi principal problema es que tengo que pedir la misma mercancía a los 10 proveedores que me surten para que me pueda llegar algo. Por ejemplo, a la empresa nacional Mamusa pedí 40 productos y sólo me llegaron tres”. Confesó que ya ni pregunta por los precios porque cada día los aumentan. “Cuando llegan muy costosos, lo que hago es ganarle sólo el 20 por ciento, que sirve aunque sea para mantener el negocio”.

Mauricio Costa, encargado de una venta de repuestos:

“No hay nada. Las baterías están escasas, hasta el año pasado dejaban entre 50 a 70, actualmente sólo dos o tres y tiene tiempo que ni eso llega. En cuanto a los aceites Venoco y PDV, estos desaparecieron desde el año pasado, ya no nos llegan. Las bujías importadas Champion costaban Bs. 200 y ahora hasta más de mil bolívares, los amortiguadores es por pedido de los clientes y se pueden encontrar desde Bs. 10.000”. Con lamento recordó que el kit para caja automática se podía comprar entre los Bs. 9.000, pero actualmente cuesta más de Bs. 100.000 dependiendo del vehículo.

sumarium

LOS MÁS DEMANDADOS

Quienes tienen vehículos son expertos en saber cuáles son los componentes que más se dañan, ah… pero los principiantes no y menos yo que no estoy ni cerca de comprarme uno, pues en el comercio formal no hay y en el informal los precios son exorbitantes y los venden hasta en dólares, el más económico USD 23.000 y si es en bolívares es calculado al dólar no oficial del día, que actualmente supera los Bs. 600.

Volviendo al tema… ¿Cuáles son los repuestos qué más se dañan o los más solicitados? Según los expertos: las bujías, baterías, pastillas de frenos, amortiguadores, el aire acondicionado, entre otros.

¿Dónde comprarlos? En eso todos estamos raspados, porque en un solo lugar no se encuentra todo lo necesario para reparar su vehículo, debe recorrer no una venta de repuestos, sino varias, pero dentro de ese laberinto en el mejor de los casos hay una lucecita, porque entre los vendedores saben quién tiene algún producto y dan esa “ayudaíta” a quien desesperadamente busca su repuesto.

“CAUCHOS NACIONALES BRILLAN POR SU AUSENCIA”

Precios actuales de cauchos importados, nacionales no hay. En diciembre el caucho más caro para un vehículo pequeño costaba Bs. 3.500, después de siete meses se ubica en 35.000 bolívares. Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Los cauchos también están escasos, al menos los nacionales que están relativamente a precio justo, pero no se encuentran ni en el centro, ni en el este de Caracas. En algunos comercios se pueden encontrar, pero son importados y el más económico para vehículo pequeño está sobre los Bs 22.000 hasta los Bs. 35.000. Si necesita los cuatro cauchos multiplicados por 22.000 serían Bs. 88.000 que usted tendría que disponer.

Mientras que los cauchos para camionetas se consiguen Bs. 60.000 hasta más de Bs. 120.000, los precios varían casi todos los días dependiendo de cómo se mueva el dólar en el mercado paralelo.

Ricardo Moreira, encargado de un establecimiento de cauchos Pirelli, ubicado en Boleíta, una vez que entramos para saber si hay o no hay cauchos, inmediatamente dijo: “No tenemos nada nacional. No hay producción, la única planta nacional que está trabajando es Goodyear y está trabajando para el Gobierno. Mientras que la planta Pirelli está cerrada desde hace un mes y medio, supuestamente le dieron dólares pero para importar, no para producir”.

Moreira reconoció y lamentó que los precios hayan subido de manera significativa en lo que va de año. Recordó que “en diciembre de 2014, el caucho importado más costoso para vehículos pequeños tenía un precio de Bs. 3.500 y actualmente cuesta Bs. 35.000. Mientras que para las camionetas, para el mismo mes, el más caro costaba Bs. 16.000 y ahora pasa los 120.000 bolívares”.

“DEJARON DE DISTRIBUIR BATERÍAS” 

En unas cinco ventas de repuestos pregunté por las baterías y en todas la repuesta fue la misma: “Ya no las vendemos, no están distribuyendo a los comercios. Ahora el cliente debe ir directamente a la Duncan con su vehículo para que se la puedan vender”. En algunos lugares se pueden encontrar, pero importadas a un costo exorbitante.

¿QUÉ DICE EL SECTOR AUTOPARTES?

Recientemente, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes (Canidra), José Cinnirella, dio pocas esperanza y resaltó que las autopartes que se puedan importar con las divisas asignadas en la primera subasta del Cencoex de este 2015, será “muy difícil” que lleguen antes de que termine el año. Además, enfatizó que existe un desabastecimiento real de repuestos en el país.

Aseguró que la subasta se debió convocar en enero porque la fabricación de los repuestos y el traslado toman tiempo.

Quienes no corren con la suerte de adquirir divisas oficiales, algunos no seguirán importando al cambio del dólar paralelo. Miguel Díaz, quien trabaja en una venta de repuestos en Los Ruices manifestó que “hasta el 2014 se podía importar al cambio paralelo, pero ya no se puede, está muy caro cada dólar”.

¿CUÁNTO SALE LA MANO DE OBRA?

Ante la escasez de algunos repuestos, los torneros se la ingenian para fabricar lo que necesitan al momento de reparar un vehículo. Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

El golpe al bolsillo que pueda generar comprar algún repuesto para el vehículo no termina una vez que logre encontrar el repuesto, finaliza con la mano de obra que también debe tomar en cuenta en su presupuesto.

Tiene dos opciones: perder tiempo buscando el repuesto o llevarlo a un taller donde le coloquen los repuestos más la mano de obra, eso si; un poco más costoso.

SERVICIOS 

Por ejemplo, entonación y mantenimiento para un carro pequeño, según Felice Crudele, encargado de un taller de automecánica, puede costar entre 30.000 y 35.000 bolívares y para una camioneta sobre los Bs. 120.00, el precio depende del costo de los repuestos, del modelo, marca y año del vehículo, además del precio dólar paralelo. El servicio comprende: bujías, cable, filtros de aire, de gasolina y de aceite, limpieza de inyectores, cuerpo de acelerador y mano de obra.

Mientras que un servicio completo de aire acondicionado, que puede comprender el cambio de un compresor, condensador, filtro y válvula, para un carro pequeño puede costar Bs. 490.000.

Pero si lo que quiere es pintar su vehículo haga cuentas, porque para carro pequeño ese servicio cuesta desde Bs. 350.000 hasta Bs. 400.000. Mientras que para camioneta alrededor de Bs. 650.000.

Entre la escasez, la especulación, el alto costo, la inflación el dólar paralelo que está sobre los 600 bolívares, la falta de producción nacional y la falta de medidas económicas eficientes por parte del Gobierno, hacen que sólo reparar un vehículo sea tan costoso. Más de uno tiene su carro parado porque no encuentra lo que necesita para repararlo, no tiene para pagar los altos costos o, simplemente, ante el temor de enfrentarse con este via crucis, prefiere andar a pie que sacar de la casa el carrito que tanto le costó.

Precios de pastillas de freno. Las más solicitadas, para Corola marca Vinter Bs. 5.000; para Aveo y Optra, marca IFK Bs. 7.000; para Fiesta Power, marca Action Brake Bs. 7.000; para camioneta Fortaleza, marca Mamusa Bs. 6.000. Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

La gráfica muestra algunos de los repuestos que todavía hay en el mercado. Crédito: Alex Urbina / Sumarium.

Los lubricantes de la marca PDV y Venoco ya tienen tiempo fuera del mercado, según vendedores. Crédito: Alex Urbina / Sumarium.

Comerciantes luchan contra la escasez para poder surtir su negocio. Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Pintar un vehículo pequeño puede costar entre Bs. 350.000 y Bs. 400.000, mientras para una camioneta el servicio está sobre los Bs. 650.000. Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

El servicio de entonación y mantenimiento para un vehículo pequeño está alrededor de los 35.000 bolívares y para una camioneta sobre los Bs. 120.000. Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.