Crónicas de un comprador: los precios que no dejan de asombrarle

La crónica de esta semana se basa en un recorrido por diferentes lugares para constatar los precios que han asombrado a la mayoría, para no decir a todos los venezolanos.

Crónicas de un comprador: los precios que no dejan de asombrarleCon estos precios resulta imposible comprarse una bicicleta en Venezuela. Crédito: Mariely Márquez / Sumarium.
Publicada por: el marquezmarielyc@gmail.com @PeriodistaMarie

Si tiene tiempo sin salir de compras, no se asuste cuando se encuentre con los actuales precios. No solo han aumentado de precio los alimentos de la cesta básica, sino también los productos de aseo personal, de limpieza, ropa, zapatos, electrodomésticos y pare de contar. Aunque en su mayoría tienen irónicamente el marcaje de precio justo, no son para nada justos, créame, son extremadamente altos.

En los pasillos de cualquier establecimiento se escuchan los gritos incrédulos: ¿Cuánto? A lo que le sigue un lamentado: ¡No puede ser! Hay quienes todavía no lo pueden creer y prefieren acercarse para poder ver detalladamente el precio del producto.

Recientemente realicé un recorrido por los establecimientos de comida rápida en Caracas y casualmente, en su mayoría, estaban actualizando sus precios por el ajuste del salario mínimo que entró en vigencia el 1 de julio, y hasta yo quedé sorprendida que un menú “tipo normal” cueste casi mil bolívares y que con menos de 500 bolívares sea casi imposible darse un gusto.

Pero como se lo comenté en el inicio de este trabajo, no solo los alimentos se han incrementado. A continuación pongo a su disposición los precios de algunos productos que le pueden interesar.

Si usted quiere hacer ejercicios y opta por un gimnasio empiece a sacar la cuenta: la mensualidad en estos establecimientos está sobre los 4.500 bolívares y ni hablar del atuendo deportivo. Los zapatos se consiguen entre los 20.000 y 50.000 bolívares, mientras que los precios de la ropa son exorbitantes.

Pero si su interés es ejercitarse al aire libre, los artículos que le pueden ayudar también están casi incomprables. Los patines en línea están ente 40.000 y 100.000 bolívares, mientras que una bicicleta montañera le puede costar más de 200.000 bolívares. Ni ganado 10 veces por encima del salario mínimo, que actualmente está en Bs. 7.421,67, se podría comprar una bicicleta.

Los hombres también quedan asombrados

Para los hombres que no gastan tanto como las mujeres en artículos de belleza, pero que si se preocupan por lucir unos buenos zapatos, un buen jean y una camisa, también los precios les asombran.

Cuando van a la tienda y ven que los precios superan los Bs. 10.000, la historia es otra. Para Juan González, un joven que solía estar actualizando su closet, casi se le salían los ojos cuando vio un jean sencillo en Bs. 10.000.. “Los precios me asombran porque van aumentando poco a poco, uno se acostumbró a los viejos que estaban entre Bs. 6.000 un pantalón y los zapatos son otro tema, el más barato puede estar entre los Bs. 9.000”.

Mientras el dolor de cabeza para las mujeres son los artículos de aseo personal, maquillaje, peluquería, zapatos y ropa interior, muchas se han limitado de ir al salón de belleza y optan por hacerse las uñas en sus hogares. O si antes iban cuatro veces al mes, ahora van solo una vez. Hacerse las manos y pies cuesta entre los 750 bolívares y hasta más dependiendo del lugar y la zona.

Cambiando a los alimentos, el kilo de carne se encuentra desde 900 bolívares, pero ya este precio no asombra porque tiene así como un mes en el mercado, mientras que el kilo de pollo está sobre los 350 bolívares. Actualmente los venezolanos se han convertido en unos expertos comparadores de precios, y luego de buscar y buscar se deciden por el más económico, para ahorrarse un poquito.

El precio de las verduras, hortalizas y frutas se ha triplicado en los últimos días y ha sorprendido sin duda a más de uno. José Velázquez confesó a Sumarium que ya no sabe cuánto pueda gastar cada vez que va a hacer el mercado.

“Los precios no dejan de asombrarnos”

Manuel Mesa

“¿Qué precio? ¡Todos! Me asombra el costo actual de la ropa, zapatos, entre 30.000 a 40.000 bolívares. En cuanto a otros productos alimenticios, en estos días vi un paquete de caraotas rojas de medio kilo a 400 bolívares, eso es una cosa increíble”. Consideró que en función a los ingresos que se tienen hoy en día es increíble que existan esos precios que son inalcanzables para mucha gente. “No hay un punto de referencia real. ¿Cuál es el verdadero precio del dólar? ¿El paralelo? ¿El Simadi? Estamos viviendo un dólar de casi 500 bolívares con unos ingresos calculados a qué, a 12 bolívares”.

sumarium
sumarium

Juana Somosa

“Los precios que me asombran son los de los buhoneros, no tienen límites, una bolsa de jabón que no cuesta ni 100 bolívares en los supermercados y ellos la venden en 300 y hasta más. Uno tiene que hacer un sacrificio para buscar los productos donde lo vendan más económicos”.

José Velázquez

“Todo está excesivamente caro,en todas las tienda está carísimo, una blusa puede estar en Bs. 9.000, un pantalón en Bs. 17.000… hasta la comida. Uno entra en el supermercado y no sabe cuánto va a gastar así sea en cuatro productos. Un teléfono cualquiera puede estar sobre los Bs. 60.000, y si te lo roban es muy triste. Estos precios me asombran porque podríamos estar en un país mejor, ya que somos un país petrolero, el caso de Dubai que no tenía tanto petroleo como nosotros, pero logró alzarse con el paso del tiempo con un mejor gobierno y una mejor administración”.

sumarium
sumarium

Belzahid Bocoult

“La ropa, una simple camisa puede costar entre 8.000 a 10.000 bolívares y cuando veo la calidad digo ‘yo no voy a pagar tanto por eso’. Mientras los alimentos están en el tope de todo, un mercado que no incluya la carne, ni charcutería puede costar 10.000 bolívares”. Aseguró que realmente le asombran los actuales precios porque el cambio ha sido demasiado rápido. “Uno estaba habituado a nuevos precios a mitad de año y en noviembre, pero ya es cada 15 días o semanalmente”.

Miguel Urbano

“La comida en la calle está en 500 lo más económico, 600, 700 y hasta mil y algo si se come sushi, cada día se hace más difícil. Antes compraba dos y hasta tres veces a la semana, ahora una vez y pensándolo mucho y buscando la mejor oferta”. Sin embargo, dejó claro que estos precios le asombran, “por la situación país, cada día estamos peor. Los que ganan sueldo mínimo es imposible que coman en la calle”. Con poco optimismo Urbano destaco que ya no es accesible para una persona que gane un poco más de sueldo mínimo poder comprarse un carro, mucho menos un apartamente que el más económico en una zona peligrosa puede costar entre cuatro y cinco millones de bolívares

sumarium
Aunque los precios ciertamente asombran y dejan a más de uno en suspenso, no quedan alternativas de ofertas o de encontrar los productos o artículos con un costo más económico, en todas partes y no solo en Caracas, es en toda Venezuela, los precios están por las nubes como nos comentaron los consultados por nuestro equipo de Sumarium. 

La situación económica cada día se vuelve cuesta arriba y el Gobierno le sigue echando la culpa a la “guerra económica” de la oposición y los privados. Mientras que del otro lado, los economistas aseguran que el problema se debe a la falta de producción, a la baja asignación de divisas para importar y a los controles de precios y de cambio.

En imágenes los precios que no dejaran de asombrarle

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.

Crédito: Mariely Márquez/ Sumarium.