Cuando la justicia no es la mejor aliada de una víctima

La justicia que exigían los Vergara se resumió en 730 días de prisión.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)- ‘Katiuska’ y ‘Violeta’, como se hacían llamar, salieron una típica noche a trabajar en las calurosas calles de Maracaibo sin saber que ese sería el final para una de ellas.

Las aceras de la avenida 5 de julio servían de “oficina” para estos transexuales que a cambio de dinero, ofrecían cualquier tipo de servicio sexual.

‘Katiuska’ nunca pensó que esa noche, “un servicio”, que llegaría al volante de un carro fúnebre, acabaría con la vida de su ‘socia’.

LOS HECHOS

Jair José Vergara Conde, alias ‘Violeta’ y Carlos Jesús Soto Soto, conocido como ‘Katiuska’, se encontraban en una esquina de las calles de la avenida 5 de julio donde solían ofrecer sus servicios, cuando un carro modelo ranchera los invitó a “dar unas vueltas”.

“Compraron unas cervecitas y nos fuimos a San Francisco”, cuenta ‘Katiuska’.

El trayecto transcurrió entre “chistes y bebidas”, hasta que llegaron a una estación de servicio donde todo cambió.

“Discutían entre ellos porque el dueño del carro, el “Mudo”, no quería prestárselo a los otros dos que querían irse con nosotras” recuerda.

Con el ambiente no tan festivo, el grupo se dirigió hasta un estacionamiento de una iglesia local donde la pelea trascendió.

“Me bajé para decirles que ya teníamos mucho tiempo con ellos, y me amenazaron con una llave de cruz… Solo pude escuchar cómo ‘Violeta’ le gritaba, mientras se escondía del “Mudo”, quien la persiguió por el estacionamiento, pero tropezó y la alcanzó con el borde de la llave y la mató” comentaba ‘Katiuska’.

Antes de morir ‘Violeta’ gritaba de forma desesperada. “¡Papi, ya no me deis. No me peguéis más!”, clamando por su vida, pero de nada le sirvió ya que murió en manos de José Alberto Fusil Montero, alias el “Mudo”.

EL JUICIO

Armando Guillen, quien era jefe de la delegación de la Policía científica en San Francisco, recordó que José Alberto Fusil Montero, Maiker Jesús León García y Romer Alexánder Mendoza Bracho, quienes andaban en el vehículo esa noche, “se pusieron a derecho ante la Fiscalía 46 del Ministerio Público, buscando un beneficio procesal por admitir su culpa”.

“La jueza temporal Décimo de Juicio, Ana María Petit Garcés, aplicó un procedimiento especial de admisión de los hechos, a los acusados, a quienes se les dio una pena de dos años de prisión por homicidio calificado y lesiones intencionales graves” reza el artículo del diario marabino La Verdad.

En el 2011 los hombres quedaron libres luego de cumplir sus penas, libres para seguir con sus vidas y posiblemente volver a cometer el mismo delito, mientras que la de ‘Katiuska’ jamás será la misma luego de ese costoso “paseo” y ‘Violeta’, simplemente quedó en el pasado.

Categoría: Venezuela | Claves: sucesos