De gilipollas tildó Álvaro Pérez “el Bigotes” a Rajoy

En general, sobre su trabajo con el PP, el acusado ha indicado que trabajar con este partido de un Gobierno nacional conlleva una presión "brutal" y es algo "muy complejo".

De gilipollas tildó Álvaro Pérez “el Bigotes” a RajoyÁlvaro Pérez declara que no se benefició de su relación "amistosa" con Camps. Crédito: EFE
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El supuesto cabecilla de la trama Gürtel en Valencia, España, y jefe de Orange Market, Álvaro Pérez “el Bigotes”, ha tenido que escuchar en el juicio que se sigue contra él y otras 12 personas, una conversación telefónica en la que alude al actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en los siguientes términos: “Cuando dejé de trabajar con Aznar me dejó con Rajoy, que es un gilipollas y un mierda… Y ahora estoy desde hace nueve meses con Camps, que es muy amigo mío…”.

Esta conversación, que tuvo lugar antes de febrero de 2009, se ha escuchado en la Sala del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), donde este viernes declara como acusado Pérez, quien se enfrenta a una pena de 10 años de prisión por delitos de tráfico de influencias, cooperador necesario de malversación de caudales y cohecho.

A preguntas del Ministerio Fiscal, “el Bigotes” reconoció que cuando fue a vivir a Valencia en 2004, una época en la que trabajaba para el Partido Popular “casi a diario”, la relación con el expresidente de la Generalitat Francisco Camps, era amable, puesto que lo conocía de años atrás de actos del PP, y después pasó a ser “mucho más amable, amistosa y cordial”.

Entre 2004 y 2008 esa relación creció pero nunca llegó a ser íntima, según Álvaro Pérez, quien en un momento de su declaración ha explicado que la conversación telefónica en la que el expresidente le llama “amiguito del alma” es un diálogo “entrañable” del 24 de diciembre.

Sobre su trabajo con el PP, el acusado ha indicado que trabajar con este partido conlleva una presión “brutal” y es algo “muy complejo”. Este sentimiento le condujo, según ha dicho, a irse a Valencia y a montar Orange con la ayuda de Francisco Correa, a quien ha definido como “muy rarito”.

Categoría: Mundo | Claves: España