De la A a la Z: los datos curiosos de los JJOO

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Río de Janeiro, Brasil. AFP).- Un abecedario para no perderse nada de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro, que se celebrarán del 5 al 21 de agosto:

A de Atletismo: El deporte rey de los Juegos Olímpicos llega a Rio en medio de una conmoción histórica. La potente delegación rusa no podrá competir en Brasil tras descubrirse un sistema organizado de dopaje en su atletismo. Queda todavía en el aire la participación de 68 deportistas que afirman estar “limpios”.

B de Brasil: El país anfitrión es el gigante de Latinoamérica, el quinto Estado más grande del mundo en superficie -en él cabrían 17 Españas- y en número de habitantes: 206 millones.

C, de Corrupción, Crisis y Calamidad: Es la triada fatal de este año negro para Brasil, que comenzó sacudido por el megafraude a Petrobras, vio cómo se agravaba la recesión económica y, a poco más de un mes de los Juegos, empujó al estado de Rio a declararse casi en bancarrota.

D, de Dilma Rousseff: Cuando asumió su segundo mandato en enero de 2015 parecía claro que la primera mujer en presidir Brasil sería la anfitriona de los Juegos de Rio. Pero tras un año y medio lleno de turbulencias y giros inesperados, la mandataria fue suspendida de su cargo el 12 de mayo, mientras el Senado le juzga por presunto maquillaje de las cuentas públicas. El ministro de Deportes afirmó que Rousseff -quien dijo considerase la “madre” de los Juegos- ya ha sido invitada a la apertura, como todos los “expresidentes”.

E de Exigencia: La vida de un deportista de élite está llena de sacrificios y renuncias, especialmente en las disciplinas minoritarias para las que los Juegos son su única oportunidad. Ya es parte de la historia el agónico final de la maratonista suiza Gabriela Andersen en Los Ángeles-1984. Exhausta y deshidratada, la atleta recorrió los últimos metros tambaleándose y casi sin poder mantenerse en pie. Se desmayó al cruzar la meta, pero cumplió su objetivo: acabar la primera maratón femenina celebrada en unos Juegos.

F de Fuego: La llama olímpica fue encendida el 21 de abril en las ruinas de la ciudad griega de Olimpia, cuna de los Juegos de la Antigüedad, y aterrizó en Brasil el 3 de mayo. Desde entonces recorre los 27 estados regionales del gigante sudamericano en las manos de 12.000 relevistas, hasta que el 5 de agosto haga su emocionante entrada en el Maracaná para la apertura de los Juegos de la XXXI Olimpiada.

G de Golf: El regreso de este deporte a unos Juegos tras 112 años de ausencia es una de las grandes novedades de Rio-2016, junto con la vuelta de otro histórico como el rugby. Pero algunos de los mejores golfistas del mundo -como el número uno Jason Day o Rory McIlroy (4º)- no competirán en Rio por temor a contraer el virus del zika.

H de Hospitalidad: Además de ser una de las ciudades más exuberantes del mundo, Rio de Janeiro es una tierra alegre, cuna de la samba y el carnaval, acostumbrada a recibir millones de turistas cada año. Para los Juegos, se espera que 500.000 visitantes extranjeros se mezclen con los cariocas para asistir al mayor evento deportivo del planeta.

I de Intendencia: Uno de los retos de la organización será gestionar la pequeña ciudad de la Villa Olímpica, que en sus 31 edificios alojará a los 17.000 miembros de las 206 delegaciones participantes. Y a todos hay que darles de comer. Para ello se ha habilitado un restaurante gigante, en el que podrían aparcarse cinco Airbus A380, pero que de momento se contentará con servir 210 toneladas de comida por día, en una sala de casi 7.000 plazas.

J de Juegos: En 1892, el barón francés Pierre de Coubertin tuvo la idea de recuperar los Juegos Olímpicos en la era moderna y, para ello, creó dos años más tarde el Comité Olímpico Internacional (COI). “Lo importante no es ganar, sino competir”, consideraba el fundador, que vio su sueño cumplido en Atenas-1896, cuando se celebró la primera cita del nuevo tiempo. Han pasado 124 años desde su idea y los Juegos son ahora un evento gigante, que en Rio reunirá a 10.500 deportistas de 206 países, compitiendo en 306 pruebas de 42 modalidades.

K de Katie Ledecky: Campeona olímpica en los 800 metros de Londres-2012 cuando apenas tenía 15 años, la última joya de la natación estadounidense podría ser una de las estrellas de Rio. Como aval, presenta los cinco oros -ya suma nueve en su corta carrera- que se llevó del Mundial de Kazan el año pasado.

L, de Lula: El 2 de octubre de 2009, el presidente Lula rompió a llorar en Copenhague: Rio acababa de conquistar los Juegos-2016 y el piloto de aquel Brasil imparable prometió al COI que no se arrepentiría de su decisión. El tiempo, sin embargo, atropelló a los triunfadores, incluido el popular expresidente, cuya estrella está ahora eclipsada por la sombra de la corrupción.

M de Metro: El sistema de transporte es la gran pesadilla de los organizadores en esta recta final. Tras una cadena de atrasos, la nueva línea de metro, clave en el esquema de movilidad, sería inaugurada solo cuatro días antes de los Juegos.

N de Neymar: Es la estrella por la que Brasil siempre espera y sobre sus hombros cae ahora la responsabilidad de conducir a una ‘canarinha’ en depresión por el oro olímpico, el único gran título que le falta a la pentacampeona del mundo. Dos años después de la catástrofe de la Copa-2014, el fútbol le brinda una segunda oportunidad a la ‘Seleçao’ de festejar un triunfo en el mismo Maracaná que se quedó esperándole hace dos años.

Ñ como en hazaña: La proeza de Jesse Owens, el atleta negro que conquistó cuatro oros frente a Hitler en Berlín-1936, el 10 en gimnasia de Nadia Comaneci, el Dream Team de Jordan… Los Juegos son también un vivero de hazañas increíbles, únicamente al alcance de unos pocos elegidos.

O de Oro: Los atletas que competirán en Rio comparten todos la misma obsesión: colgarse uno de los 812 metales dorados -y con un peso de casi 500 gramos- que se repartirán en Rio.

P de Phelps: Con 18 medallas de oro, 22 en total en su currículum, el deportista más laureado de la historia olímpica disputará en Rio sus quintos Juegos. A sus 31 años ya lo ha ganado todo, le ha dado tiempo a descender a los infiernos y volver, e incluso a ser padre. Ahora sólo le falta una despedida a la altura de su leyenda.

Q de Queridos: Son las cenicientas de los Juegos, países pequeños como San Vicente y las Granadinas, Islas Vírgenes Británicas, Tonga o Kiribati. Sus atletas no suelen pasar de las eliminatorias pero se llevan el cariño del público, que recuerda su existencia cada cuatro años.

R de Refugiados: Entre los miles de deportistas que estarán en Rio destacan dos nadadores sirios, cinco atletas de Sudán del Sur, dos judocas de la República Democrática del Congo y un maratonista etíope. Son los diez miembros del primer equipo de refugiados que competirá en unos Juegos. Deportistas de élite a los que la violencia en sus países les rompió una carrera prometedora y que ahora competirán bajo la bandera olímpica.

S de Sudamérica: Han tenido que pasar 120 años, desde que Atenas albergó los primeros Juegos de la era moderna en 1896, para que Sudamérica organice la primera fiesta olímpica de su historia. El honor será para Rio, una de las múltiples joyas de este continente.

T, de Temer: Vicepresidente de Dilma Rousseff durante más de cinco años, Michel Temer acabó convirtiéndose en el enemigo frontal de la mandataria y uno de los arquitectos de su salida. Desde mayo es el jefe de Estado en funciones de Brasil y, pese a que hay sectores que cuestionan su legitimidad, será el encargado de declarar abiertos los Juegos de Rio el 5 de agosto en el Maracaná.

U de Usain Bolt: El hombre más rápido del mundo tiene una cita con la historia en Rio: convertirse en el primer atleta en conseguir la tercera tripleta (oro en los 100, 200 y 4×100 metros, como ya hizo en Pekín-2008 y Londres-2012). Pero una inesperada lesión en la clasificatoria jamaicana ha hecho que el mundo asista con preocupación a su batalla contrarreloj para llegar a tiempo a Rio.

V de Valientes: Competir en unos Juegos es también una cuestión de valor, como el que tuvo el nadador de Guinea Ecuatorial Eric Moussambani en Sydney-2000. Aunque nueve meses antes apenas sabía nadar, el héroe inesperado en Australia saltó por primera vez a una piscina olímpica -en su país no había ninguna- el día de las eliminatorias. Sus agónicas brazadas en un trayecto eterno le convirtieron en una estrella y quedaron para la eternidad.

W de ‘Welcome to hell’: Así recibieron dos veces un centenar de policías de Rio a los viajeros que desembarcaban en el aeropuerto internacional. Sin recibir sus salarios completos desde hace meses, protestaban por la falta de fondos para comprar papel higiénico para las comisarías o gasolina para los coches policiales.

X como en sexo: No todo es disciplina y concentración en la Villa Olímpica, por lo que los atletas tendrán a su disposición 450.000 preservativos, tres veces más que en Londres-2012. Una cifra récord que equivale a la nada despreciable marca de 42 condones por cabeza.

Y, de Yuliya Stepanova: La corredora rusa, especialista en 800 metros, fue quien destapó el gran escándalo del dopaje sistematizado en el atletismo de su país. Exiliada en Estados Unidos, espera la conformidad del COI para competir en los Juegos bajo bandera neutral.

Z de Zika: Pocos habían escuchado hablar de este virus transmitido por mosquitos hace un año, pero su rápido salto desde Brasil al resto de continente y su relación con malformaciones en recién nacidos dispararon las alertas sanitarias. Pese a que el riesgo de contagio ha disminuido por el invierno austral, los Juegos de Rio también serán los del repelente y la guerra a los mosquitos.