Qué es y cómo funciona la Carta Democrática

Son componentes fundamentales del ejercicio de la democracia la transparencia de las actividades gubernamentales, la responsabilidad de los gobiernos en la gestión pública y el respeto por los derechos sociales y la libertad de expresión

Publicada por: el dasilvalissette89@gmail.com

(Caracas, Venezuela) –Los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla… es esencial para el desarrollo social, político y económico”, así inicia el escrito de la Carta Democrática Interamericana de la OEA (CDI), instrumento que han sugerido en innumerables ocasiones se aplique al Gobierno de Venezuela.

Mucho se ha hablado de esto, sin embargo, aún existen dudas en el ciudadano de a pié sobre esta normativa en cuanto a su funcionamiento e impactos. Para despejar esas dudas el equipo de Sumarium.com consultó a diversos especialistas, además del texto legal, para plasmar de forma clara todas las implicaciones que tendría la CDI de ser adherida en el país.

¿Qué es la Carta Democrática Interamericana?

Es un instrumento que se aplica, a los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), en el caso de que se genere un quiebre en los procesos políticos institucionales democráticos o del legítimo ejercicio del poder por parte de un gobierno democráticamente electo.

“El ejercicio efectivo de la democracia representativa es la base del estado de derecho y los regímenes constitucionales de las naciones que conforman la OEA”, reza el articulado de este mecanismo que fue adoptado el 11 de septiembre de 2001 y establece cómo debería ser defendida la democracia contra amenazas.

Venezuela forma parte de las 34 naciones que conforman la OEA, organización que ha asumido un papel activo en la defensa de la democracia de los países miembros, al tiempo que respeta el principio de no intervención establecido en dicha Carta constituyente.

¿Cómo se activa la Carta Democrática Interamericana?

Es un procedimiento complicado solo los países miembros de la OEA pueden activarla.

El primer paso es reunir el Consejo Permanente o los cancilleres de la OEA, donde se discutirá si realmente hay una problemática importante o si existe una violación de los derechos fundamentales que garantice la democracia. Para que este debate se materialice se requiere, primero, del voto de los dos tercios de los Estados que conforman la Organización, que en este caso sería la aprobación de las 23 de las 34 naciones.

Si esto no ocurre, el tema sería eliminado de la agenda. Depende de la magnitud del inconveniente, seguidamente se decidirán las acciones a tomar en contra del Estado.

Cualquier persona o grupo de personas que consideren que sus derechos humanos han sido violados pueden interponer denuncias o peticiones ante el sistema interamericano de promoción y protección de los derechos humanos conforme a los procedimientos establecidos en el mismo, señala el artículo 8 de la ordenanza internacional.

Desde su firma solo se ha efectuado una suspensión, la de Honduras en 2009 como respuesta al golpe de Estado que sacó del poder a Manuel Zelaya.

¿Cuándo se debe aplicar la Carta Democrática?

Según los 28 artículos de la misiva, esta debe aplicarse cuando se produzcan situaciones que pudieran afectar el desarrollo del proceso político institucional democrático o el legítimo ejercicio del poder, cuando se haya atentado contra las libertades fundamentales, los Derechos Humanos o se haya cometido un crimen de lesa humanidad contra una persona o grupo.

También puede activarse frente a una alteración del orden constitucional que afecte gravemente el orden democrático de un Estado miembro, como por ejemplo un golpe de Estado.

Y cuando no se cumplan los siguientes elementos esenciales de la democracia: el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos.

¿Qué sanciones se aplican con la Carta Democrática?

De ser activado este mecanismo, se puede acordar la suspensión temporal del Estado miembro, del ejercicio de su derecho de participación en la OEA, hasta que no haya resuelto el conflicto.

Hecho que entraría en vigor de manera inmediata, con el voto de los dos tercios de los miembros, y traería consecuencias directas en materia político-diplomática, como la suspensión de la Junta Interamericana de Defensa (JID) que forma parte también del sistema interamericano.

Además, de quedar fuera de los convenios y esquemas de cooperación e integración comunes al concierto de naciones del continente.

Esto también implicaría que la OEA dicte las gestiones diplomáticas para reestablecer el orden democrático, en particular en materia de DD HH, y vigilar el cumplimiento de las obligaciones dentro de la OEA del país miembro.

Una vez superada la situación que motivó la suspensión, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá proponer a la Asamblea General el levantamiento de la suspensión. Esta decisión se adoptará por el voto de los dos tercios de los Estados Miembros, de acuerdo con la Carta de la OEA.

¿Por qué se debería aplicar la Carta Democrática a Venezuela?

En los últimos años el Gobierno de Venezuela ha contravenido principios básicos establecidos en la Carta Democrática, como por ejemplo, los elementos esenciales de la democracia representativa, que incluyen la separación e independencia de los poderes públicos.

Esto último aspecto, ha contribuido a que las autoridades cometan impunemente todo tipo de abusos y ha permitido que el Tribunal Supremo en repetidas ocasiones limitara las facultades de la actual Asamblea Nacional.