De los juguetes a las armas, la creciente participación de niños en crímenes

“Estamos ante una situación grave y delicada, en la que los niños y adolescentes asumen conductas delictivas, incluso, bajo la mirada complaciente de padres"

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Revoluciontrespuntocero.com

(Caracas, Venezuela. Sumarium.com) – Muchos son los factores que llevan a un niño a seguir roles sociales incorrectos, sin embargo ante la creciente participación de infantes y adolescentes en actos delictivos en Venezuela cabe espacio a la siguiente interrogante: ¿Cómo llega un niño a ser un azote de barrio?

Para Wilfredo Pirona, jefe del Centro de Operaciones Policiales de Polilagunillas, parte de la responsabilidad de este crítico aumento en la formación temprana para delinquir es la influencia de organizaciones criminales que captan a niños entre ocho y nueve años, valiéndose de carencias familiares, sociales y económicas con el fin de envolverlo dentro de la banda.

“Primero, los atraen con regalos, para crearles curiosidad, desde un juego de video hasta dinero, luego los utilizan para llevar ‘encargos’, con los que ganan más dinero, hasta que el niño es envuelto por completo dentro de la banda”, sostuvo Pirona al diario Panorama.

Sin duda, el banco de “futuros delincuentes” es el colegio, donde adolescentes de cuarto y quinto año de bachillerato son los encargados del reclutamiento de los infantes bajo la ilusión de ganar dinero fácil en poco tiempo.

El poder o el “ascenso” llegan con esfuerzos, donde la droga y el alcohol sirven como estimulantes para escalar a una mejor posición dentro de la organización: “Llegan a creerse invencibles”, reconoce Luceida Gil, defensora estudiantil del municipio Cabimas, quien ve como una necesidad desarticular las bandas y a quienes “captan” a potenciales miembros.

De acuerdo con la información aportada por una fuente del Cicpc en el Zulia, los menores son usados en delitos que van desde el microtráfico de drogas hasta el ocultamiento de armas de fuego, ya sea en sus morrales o sus casas.

Para el abogado y criminólogo Mario Douglas Serrano el país está ante “una situación grave y delicada” que amerita
castigos ejemplares que no se ven reflejados dentro de las legislaciones venezolanas para frenar este hecho. “En otros países las leyes son severas y los menores son juzgados como adultos, además de poseer un sistema que de verdad sanciona, supervisa y controlas sanciones”, sumó.

“Cuando un niño o adolescente es retenido por cualquier delito es entregado a su padre o representante de acuerdo a lo establecido en la Lopna, no podemos ir más allá...”, completó el director de Polilagunillas.

Categoría: Venezuela | Claves: Armas Bandas criminales