De no actuar, la inflación puede llegar a 295% en 2016 según Ecoanalítica

De acuerdo con cálculos de la firma, la inflación promedio mensual está en 9,7% y el acumulado hasta junio es de 74,4%. Para el cierre de año estima que la tasa esté por el orden de 189,2%.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El socio director de Econoanalítica, Asdrúbal Oliveros, informó que la inflación promedio mensual en Venezuela es de 9,7% en lo que va de año y al cierre de junio la acumulada se ubica en 74,4% de acuerdo con los cálculos de la firma.

En el caso de la inflación anualizada para el mes de junio, esta alcanzó el 128,8% según sus estimaciones.

En el programa la Agenda Económica que estrenó este miércoles Ecoanalítica con Román Lozinski, en el circuito radial Exitos, Oliveros recordó que el Banco Central de Venezuela (BCV) cumplió seis meses sin publicar las estadísticas relacionadas con el comportamiento de la economía, entre ellas las cifras de inflación, el balance trimestral del Producto Interno Bruto (PIB), el indicador de escasez, la balanza de pagos, entre otros.

Para el cierre de 2015 Ecoanalítica estima que el Índice de Precios al Consumidor (Inpc) será de 189,2%

“Es una decisión política que ha tomado el Ejecutivo para no asumir el costo que implica unos niveles de desbordamiento en materia de precios, al final la gente en su día a día percibe la inflación cuando va al mercado y cuando siente que su sueldo no le alcanza”, comentó.

Para el cierre de 2015 Ecoanalítica estima que el Índice de Precios al Consumidor (Inpc) será de 189,2%, y del Gobierno no tomar las medidas necesarias, calcula una inflación de 295% para 2016. “Son números extremadamente graves”, agregó.

Oliveros explicó que los cálculos que realiza Ecoanalítica son aproximaciones, “pero son una medida incompleta porque quien debería dar a conocer la cifra de inflación, y quien tiene la metodología completa para hacerlo, es el BCV”.

Descartó que Venezuela haya entrado en un ciclo de hiperinflación, pero considera que “es un peligro latente”.

Señaló que hay características de la hiperinflación que ya Venezuela asoma, “por ejemplo los diferenciales cambiarios, el Banco Central convertido en un financista del fisco, el déficit fiscal (…) son elementos claves que han caracterizado los procesos de hiperinflación” en países de América Latina.

¿Qué hacer para no caer en la hiperinflación?

El economista y director de Ecoanalítica destacó la necesidad de realizar “una convergencia cambiaria, lo que significa tener una sola tasa de cambio; eliminar o desmontar los controles de capitales que tenemos, ir a un proceso de racionamiento del gasto público que está desbordado y recuperar la autonomía del BCV”.

Asdrúbal Oliveros definió la hiperinflación como un crecimiento de los precios extremadamente rápido y fuera de control. Entre sus características mencionó una tasa de inflación muy alta, la pérdida del poder adquisitivo a un ritmo rápido, aumento generalizado y acelerado de los precios de los bienes y servicios, la pérdida de valor de la moneda nacional, en este caso el bolívar, también a un ritmo acelerado.

“Hay cosas que ya están presentes en Venezuela, pero cuando estás en un ciclo hiperinflacionario eso se acelera mucho más y a niveles muy elevados (…) No hemos llegado a esa situación extrema, pero estamos transitando allí”, apuntó.

Refirió que en países de Europa donde ha habido ciclos de hiperinflación los precios se han duplicado cada 13 horas, mientras que en América Latina, en países como Brasil, la hiperinflación obligó a incrementar semanalmente los salarios.

¿Lo qué pasa en Grecia afecta a Venezuela?

Asdrúbal Oliveros también ofreció algunos detalles sobre cómo afectaría la crisis griega a Venezuela, en caso de extenderse y de generar un efecto contagio en Europa.

“Puede tener incidencia en la demanda de crudo hacia la baja y puede profundizar la apreciación de dólar con respecto al euro, esos dos factores pueden llevar a una caída en la cotización del crudo, lo cual es una mala noticia para Venezuela que tiene una dependencia enfermiza de esa renta”, explicó.

También señaló que una crisis como la que vive Grecia genera cambios en los portafolios de la mayoría de los inversionistas, “cambian de activos que son muy riesgosos hacia activos menos riesgosos, sacrificando rentabilidad. Es claro que Venezuela es de los activos más riesgosos que existen, por lo tanto puede haber mucha volatilidad en los precios de los bonos de la deuda venezolana y eso también es un efecto adverso para el país”.

Por último, dijo que la situación de Grecia podría servir de ejemplo para la izquierda latinoamericana y para el Gobierno venezolano, que puede ver ahí “un ejemplo de qué hacer el año que viene, cuando toca afrontar vencimientos fuertes de la deuda externa. El Gobierno podría construir un discurso favorable a un impago, para sacar provecho a una decisión de ese tipo”, dijo.