¿De qué se trata el “trabajo más difícil del mundo”?

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Reuters

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- La campaña para encontrar al sucesor del surcoreano Ban Ki-moon en la Secretaría General de las Naciones Unidas (ONU) empezó el pasado 14 de abril, en un intento por encontrar a una persona capaz de asumir “el trabajo más difícil del mundo”, como aseguraba Trygve Lie, el primer líder de la instancia internacional de la historia.

El Secretario General debe ser una figura conciliadora, capaz de fungir como intermediario entre 193 países y tiene la labor de coordinar 30 programas y organismos especializados, como el programa de ayuda a la infancia (Unicef) o la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Además, según declaró el internacionalista y ex embajador de Venezuela ante la ONU, Adolfo Tayhardat, en una entrevista para el diario 2001 realizada por la periodista, Anyela Torres, el titular del organismo debe ser una persona “objetiva y neutral”.

“La Carta de Naciones Unidas no exige ninguna característica que deba reunir el secretario general”, pero Tayhardat cree que se debe seleccionar a una persona imparcial y que sea cautelosa a la hora de fijar su posición respecto a un asunto de conflicto internacional.

LOS CAMBIOS PARA HACER EL PROCESO MÁS TRANSPARENTE

Para que un candidato sea escogido, la Carta de las Naciones Unidas de 1945 señala que el Secretario General es nominado por el Consejo de Seguridad y ratificado por la Asamblea General. Sin embargo, Tayhardat enfatiza que esa metodología ha sido muy criticada y tachada de “poco democrática”.

“Los grupos regionales proponían un candidato, por ejemplo, cuando a un grupo regional le toca desempeñar la Secretaría General, los países de esa región escogen el candidato y lo presentan al Consejo de Seguridad, éste lo aprueba, y luego la Asamblea General es la que en definitiva decide (…) En esta oportunidad se ha seguido un sistema diferente. Esta vez se lleva a cabo una especie de debate (asamblea informal) con cada uno de los distintos candidatos”, explicó el ex embajador.

Durante la campaña para escoger al próximo candidato, ninguno de los contemplados puede hacer declaraciones sobre algún problema internacional actual y de hacerlo, se arriesga a ser descalificado.

Sobre la gestión de Ban Ki-moon, el internacionalista opinó que la labor del surcoreano ha sido “como debe ser”, asumiendo su papel como corresponde, permitiéndole mediar en diversos conflictos de manera exitosa.