elclarin

De tácticas y sacrificios

Scioli quiere concentrar a todo el peronismo tras de sí. Macri y Massa están frente a una decisión política crucial.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Clarín)- Las razones políticas por las que Néstor Kirchner impulsó las PASO han quedado, finalmente, expuestas tras la elección del domingo. Al ex presidente lo que le interesaba era el poder y cómo conservarlo.

Temía la cariocinesis del peronismo, un modo de reconstruir opciones una vez que se cerraban otras. Kirchner, como muchos otros dirigentes justicialistas, había participado de ese sistema. Y trabajó para obturarlo, después de la derrota sonora que sufrió en 2009.

Las PASO funcionan como primera vuelta electoral, por un lado, y como selección, por el otro. Pero lo más importante es que impide que, luego de las primarias, se pudieran recomponer fórmulas.

Estaba claro, entonces, para todos que la negociación política debía hacerse antes de las PASO. Hubo intentos, ya se sabe, pero no fructificaron y el resultado del domingo dejó una foto que si los protagonistas intentaran modificar deberían mostrar voluntad genuina para encontrar fórmulas que se compadezcan con la ley.

Scioli está ahora cómodo por la ventaja pero, a la vez, no está cómodo por lo que falta y por el reacomodamiento posible de los votos en octubre.

Su objetivo es reunificar el peronismo, atrayendo sobre todo a los que votaron a De la Sota. Hace tiempo que se comenta que Scioli, inclusive, le podría ofrecer el Ministerio de Relaciones Exteriores. De la Sota es uno de los embajadores argentinos más recordados en Brasil por su gestión y por la urdimbre personal que tejió con la dirigencia política y empresaria de ese país.

No en vano Sergio Massa exaltó a De la Sota, en la apertura y cierre de su discurso del domingo. Pero a la vez impulsa una negociación, mientras afirma que será él –y no Macri– el que disputará una segunda vuelta con Scioli.

Macri responde apostando a su estrategia: María Eugenia Vidal hizo una gran elección en Buenos Aires, con el libreto de macrista puro. El éxito refuerza la idea de que sea ella la que concentre el voto opositor. ¿Será sacrificada por un acuerdo?

En la provincia se gana o se pierde por un voto pero la disputa presidencial tiene otras reglas. Scioli espera que Macri quede a más de 10 puntos o que su fórmula llegue a 45 % para ganar en primera vuelta.

El balotaje es un terreno resbaladizo para los oficialismos. Scioli intenta evitar a toda costa esa instancia.

Pero los que deben remar para que se haga realidad son Macri y Massa. El rol de cada uno, aún en fórmulas diferentes, puede determinar si este suspenso llega a noviembre. Para esto habrá que ser imaginativos y generosos.

Categoría: Opinión