¿El probable adiós a dos símbolos de La Roja?

Con algunos jugadores importantes de la época dorada de la selección, como Gerard Piqué, Sergio Ramos, Andrés Iniesta, David Silva o Sergio Busquets, sería una "transición dulce" como la bautizó en su día Vicente del Bosque.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Reuters

(París, Francia. AFP) – La eliminación de España en la Eurocopa, este lunes ante Italia (derrota 2-0) en el Stade de France, conlleva sus daños colaterales. Podría ser el final de dos de los símbolos de la época dorada de la Roja, el técnico Vicente Del Bosque, y el capitán Iker Casillas.

Del Bosque retomó el camino iniciado por Luis Aragonés, que dirigió a la Roja en la consecución del título de la Eurocopa-2008, donde se pusieron los cimientos de la edad de oro de la selección, y continuó la obra ganando el Mundial-2010 y la Eurocopa-2012.

El técnico anunció por activa y por pasiva que dejaría la selección después de la Eurocopa. A sus 65 años, piensa que ya ha cumplido lo que tenía que hacer y que tiene edad para jubilarse, pero se ha encontrado con una campaña de la federación para convencerle de que siga.

Ángel Villar, presidente de la federación española, ya logró que cambiara de opinión tras el Mundial de Brasil-2014.

Esta vez será una tarea más difícil, aunque alguna frase de Del Bosque como la que lanzó el domingo en la previa del España-Italia, hizo caer algunas dudas. “La selección continuará (su rumbo) conmigo o sin mí”, dijo.

Los problemas que puede tener la federación para encontrarle un sucesor, hacen pensar que Del Bosque, un ‘hombre de empresa’, podría ablandarse y seguir en el cargo como un favor a la entidad para la que ha trabajado en los últimos años.

El escaso atractivo económico del puesto de seleccionador hace difícil encontrar un sucesor. Todos los candidatos de los que se hablaba, como Marcelino García Toral (Villarreal), Unai Emery (probable futuro entrenador del PSG), Rafa Benítez (Newcastle), Ernesto Valverde (Athletic Bilbao) o Paco Jemez (Granada) tienen ya compromisos con clubes.

Si se consuma el adiós de Del Bosque, que probablemente pasará a un cargo más administrativo y de imagen dentro de la federación, el candidato mejor colocado en este momento parece Julen Lopetegui, otro hombre de la federación, con mucha experiencia en las categorías inferiores de la Roja, y que está sin trabajo tras dejar este año el Oporto.

RELEVO GENERACIONAL

Crédito: Reuters

Casillas, por su parte, fue el encargado como capitán de levantar esos tres trofeos, en las tres finales dentro de su recorrido de 167 partidos con la Roja. A sus 34 años, se hace difícil su continuidad si tiene que calentar banquillo, ante la irrupción de David de Gea, portero del Mánchester United, de 25, que ha sido el titular en los cuatro partidos de la selección española en la Eurocopa.

El portero tuvo momentos importantes en su amplia carrera en la selección española, con intervenciones decisivas, como cuando paró dos penaltis en cuartos de final a Italia en la Eurocopa-2008, para muchos el nacimiento de la selección española victoriosa, o cuando desbarató con el pie una clara oportunidad de Arjen Robben en la final contra Holanda en el Mundial-2010.

“El tiempo pasa rápido, pero por suerte he disfrutado de muchas cosas buenas y malas. Siempre es un placer acudir a esta selección y mientras tenga ganas de disfrutar e ilusión seguiré“, dijo Iker Casillas en marzo.

Parece difícil que Casillas pueda disfrutar y tener ilusión de estar en el banquillo y se antoja difícil que le puede quitar el puesto a un joven David de Gea que está una línea ascendente, al contrario que el exportero del Atlético Madrid, que en algunos partidos perdió la titularidad en el Oporto.

Si Julen Lopetegui asume el puesto de Del Bosque, sería otro guiño a un cambio generacional. El entrenador guipuzcoano ganó la Eurocopa Sub-21 con David de Gea, Koke Resurrección y Thiago Alcántara en 2013.

Con algunos jugadores importantes de la época dorada de la selección, como Gerard Piqué, Sergio Ramos, Andrés Iniesta, David Silva o Sergio Busquets, sería una “transición dulce” como la bautizó en su día Vicente del Bosque.

Crédito: Reuters