Delcy: “No hay ruptura de la democracia” y la Carta debe autorizarla el Gobierno

Delcy Rodríguez apuntó que la eventual activación de la Carta Democrática obedecería a una "campaña de hostigamiento contra Venezuela" y una "orden de Barack Obama de sustituir al presidente Maduro", pero no habló de ninguna de las acusaciones sobre la democracia en su país.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Marco Bello/ Reuters.

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, dijo este miércoles que en su país “no hay ruptura de la democracia” y que la aplicación de la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA) debe ser autorizada por el propio Gobierno de Nicolás Maduro, el cual sería objeto de la sanción.

“El día de ayer ocurrió un hecho grave”, dijo la canciller sobre la invocación de la Carta Democrática por parte del secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Lea también: Almagro invoca la Carta Democrática para Venezuela y convoca a reunión

En una alocución desde la sede de la Cancillería, la alta funcionaria chavista sostuvo que “no hay ruptura de la democracia” en Venezuela y consideró que una eventual sanción por parte de la OEA sería “una entelequia, un eufemismo”, pues no tendría “una dimensión punitiva”.

“Es justamente para proteger los sistemas democráticos, para proteger las alteraciones del orden constitucional“, recordó, siendo esto justamente lo que está en entredicho en su país. “Se ha creado una imagen distorsionada de Venezuela en el exterior”, insistió.

En tal sentido, aseveró que la “autorización” para aplicar la Carta, la cual requiere del voto mayoritario de los cancilleres de los demás países miembros de la OEA, “tendría que dársela el Gobierno” de Maduro.

“La Carta Democrática es una entelequia, un eufemismo (…) no puede aplicarse carta alguna porque no hay una dimensión punitiva sobre los Estados”, dijo.

INSISTE EN LA TESIS DE “CONSPIRACIÓN” INTERNACIONAL

Asimismo, apuntó que la eventual activación del mecanismo obedecería a una “campaña de hostigamiento contra Venezuela” y una “orden de Barack Obama de sustituir al presidente Maduro”, pero no habló de ninguna de las acusaciones sobre la democracia en su país.

“Nosotros sabemos que lo que viene es una intervención (…) y armada”, subrayó, aunque segundos después dijo que Venezuela “jamás será intervenida”.

“En Venezuela Almagro no da órdenes, así que ese informe pirata que hizo sobre Venezuela ya tú sabes la recomendación que te dio el presidente Maduro”, dijo la canciller, haciendo referencia a la vulgar frase que espetó el martes Maduro, quien mandó a Almagro a “meterse la Carta por donde le quepa”.

Lea también: “Métase su Carta Democrática por donde le quepa”, dice Maduro a Almagro

Por otra parte, Rodríguez insistió en que Venezuela vive un “proceso de agresión permanente de poderes fácticos mundiales que no están sometidos a ningún tipo de normas”, al tiempo que criticó que “en una posición apátrida”, la directiva de la Asamblea Nacional (AN) “traiciona el legado de nuestro libertador” al haber solicitado formalmente a la OEA la aplicación de la Carta.

Lea también: La AN “respalda” la decisión de convocatoria “urgente” del Consejo de la OEA

Por lo anterior dijo, refiriéndose al presidente de la AN, Henry Ramos Allup: “Usted pidió la intervención de esta patria sagrada, de esta tierra de independencia (…); usted como venezolano da vergüenza y denota una profunda ignorancia de nuestra historia”.

Señala Reuters, que si dos tercios de las 34 naciones que integran la OEA votan a favor de la activación de la Carta Democrática, Venezuela quedaría suspendida del organismo hemisférico.

Sin embargo, -sesga la agencia- el gobierno socialista de Maduro contaría con el soporte de gran parte de los países del Caribe y Centroamérica a los que apoya con crudo en condiciones preferenciales bajo el convenio Petrocaribe. Además, aliados como Ecuador y Bolivia no dudarían en darle su apoyo.

Crédito: Marco Bello/ Reuters.