Un año con captahuellas y el bachaqueo no se detiene en Zulia

La distorsión de la economía cautiva a “trabajadores formales que recurren al ‘bachaqueo’ porque saben que no ponen en peligro su trabajo y pueden compensar su ingreso mensual”.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

“Bachaqueo” en el Zulia. Crédito: La Verdad.

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium). Ya se cumple un año desde la instalación de las primeras máquinas captahuellas en el estado Zulia, y del sistema biométrico que frenaría la presencia de “bachaqueros” y permitiría a las familias acceder a comida y bienes, sin embargo, de acuerdo con una publicación del diario La Verdad, la reventa de productos regulados está “indetenible y creciendo”.

Los indicadores de Datanálisis dan cuenta de que 60 por ciento de quienes hacen cola en los supermercados se dedican a la reventa. “El bachaqueo se convirtió en un trabajo dentro de la informalidad”, indica Froilán Barrios, secretario general del Movimiento Laborista.

“Es un trabajo, pero no empleo”, precisa el dirigente. El obtener ingresos por encima del salario mínimo con la venta de productos regulados, a precios del casi el triple, se convirtió en la actividad inmediata. Lo que “evidencia la distorsión del mercado laboral en Venezuela”.

Según datos de la Gobernación del estado, presentados por el diario regional, en Zulia hay 20 mil personas registradas por incurrir en esta actividad. 

Según Barrios, “a pesar de condenar de boca el bachaqueo, en la práctica hay una especie de aceptación (por parte del Estado), porque sabe que un gran contingente de la población está en ese comercio informal”.

Alerta, además, que la distorsión de la economía cautiva a “trabajadores formales que recurren al bachaqueo porque saben que no ponen en peligro su trabajo y pueden compensar su ingreso mensual”. Mientras el Gobierno “no tome políticas antiinflacionarias, monetarias para estabilizar la moneda se va a continuar empobreciendo Venezuela”, sentencia.