La escasez de alimentos se ubica entre 50 y 80%

"Al Gobierno ya no le gusta hablar de escasez sino de acaparamiento".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La escasez de alimentos en Venezuela se ubica entre 50 y 80 por ciento, dependiendo de los rubros, según las cifras que manejan distintos grupos empresariales. “Pero lo más triste es que en muchos de esos productos el Gobierno tiene significativa participación en la capacidad instalada para su elaboración, porque son de empresas que fueron expropiadas”, señaló el ingeniero Rodrigo Agudo, experto en el tema agroalimentario.

“Si hoy hay desabastecimiento, el Gobierno es por lo menos corresponsable: el 70 por ciento de las procesadoras de café están en sus manos, y no hay café; es dueño del 50 por ciento de la capacidad instalada de pulverización de leche, y no hay leche en polvo; es dueño del 55 por ciento de la capacidad instalada para la producción de harina de maíz precocida, y no la hay tampoco; es dueño de 10 de las 16 centrales azucareras del país, y produce sólo el 20 por ciento mientras que los 6 privados producen el 80 por ciento restante; es dueño del 70 por ciento de la capacidad instalada de las envasadoras de atún y sardina, y no se consigue ninguno de los dos. Estas cifras dan para la reflexión”, señaló el experto.

Al Gobierno ya no le gusta hablar de escasez sino de acaparamiento. A confesión de parte, relevo de pruebas. El acaparamiento no es más que la reserva alimentaria que el consumidor está guardando. Antes, la gente vivía con un mercado de una o dos semanas, pero ahora está tratando de ver si llega a los dos meses”, comentó.

PARA ENMENDAR LOS ERRORES

En opinión del experto, el presidente Nicolás Maduro debería reconocer que se equivocó, como primer paso para generar la necesaria confianza que se requiere para sacar a Venezuela de la más grave crisis alimentaria que ha sufrido en su historia republicana.

“¿Cómo genero confianza? Reconociendo que me equivoqué en el modelo económico; y llamando a un diálogo sincero con los académicos y con los productores para, en forma conjunta, buscar una solución que beneficie a toda la población. Pero ese decreto de emergencia económica lo que hace es generar más desconfianza y, por lo tanto, nos aleja más de la solución o del inicio del proceso de recuperación. De ahí que 2016 se presente como un año muchísimo más inestable y con problemas mucho más graves de lo que fue 2015, que ya de por sí fue el peor de los últimos 70 años en términos alimentarios”, agregó.

“Estamos en una situación muy, muy crítica. No hay capacidad nacional para producir los insumos agrícolas que serían transformados en alimentos por la industria, lo cual nos obliga a importar, pero los dólares para importar tampoco los tenemos. Por lo tanto, estamos en presencia de una situación de escasez y, si no se toman las adecuadas medidas de emergencia, vamos a tener una situación de hambre nunca vista en la historia republicana venezolana”, concluyó.

Categoría: Venezuela