Desconcierto total en el balompié inglés tras caer con Islandia

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Niza, Francia. EFE).-

Se busca líder para trabajo discontinuo. Se ofrece contrato bien remunerado.

Razón: Wembley Stadium, Wembley

London SW1P 9EQ, Reino Unido.

La FA (federación inglesa) podría poner en cualquier momento este anuncio por palabras. Con la afición en estado de shock y su selección inmersa en la mayor crisis que ha vivido en más de medio siglo, la FA busca una salida airosa a la dimisión/despido de Roy Hodgson, sin que tenga muy claro qué camino transitar.

Pese a que la afición inglesa se ha acostumbrado a las desilusiones y, de hecho, su selección no ha ganado más que el Mundial que disputó como anfitriona en 1966, la derrota ante Islandia ha supuesto un golpe monumental, “una humillación” en boca de muchos exjugadores, que cargan contra el técnico y los actuales seleccionados y piden una respuesta rápida.

A la cabeza se ha puesto Chris Waddle, el que fuera un fino extremo del Olympique de Marsella y Tottenham, que considera que los jugadores son “niños mimados, siempre con sus auriculares puestos, de los que no se puede sacar nada”.

“Ahora, diremos que estamos construyendo un equipo para Catar (2022), luego que para Tombuctú”, afirmó desde su actual puesto de comentarista.

“HUBO JUGADORES QUE NO MERECIERON ESTAR”

También desencantado se ha mostrado el exdefensa del Manchester United Rio Ferdinand que aseguró que se había “esperanzado” con esta generación, después de que hubiese logrado una clasificación a Francia 2016 tan fácil. “Inglaterra comenzó el torneo sin saber cuál sería su equipo titular, pero yo confiaba en la vitalidad de los jóvenes y no la hubo”, explicó.

Alan Shearer, goleador y excapitán de los “pross”, dijo que el partido contra Islandia fue “la peor actuación de una selección inglesa” que ha visto en su vida. “Hubo jugadores que no merecieron estar en la Eurocopa”.

“Nos creemos que somos la mejor Liga del mundo y dependemos mucho de los extranjeros. No somos tan buenos como pensábamos”, añadió Shearer, que ha desvelado que hace cinco años se ofreció como entrenador y la FA le dijo que no tenía experiencia. “Han tenido técnicos muy experimentados con sueldos millonarios que no han ganado nada”, replicó.

Los medios han comenzado a publicar listas y las casas de apuestas ya ofrecen sus propios candidatos, empezando por el exdefensa Gareth Southgate, de 45 años, actual entrenador del sub’21, que trabajó con muchos de los jugadores de la absoluta.

Southgate, sin embargo, no está respaldado por una trayectoria brillante como entrenador ni tiene carisma, como tampoco lo tiene Brendan Rogers, de 42 años, otro de los favoritos, que pese a llegar a ser subcampeón con el Liverpool luego salió por la puerta de atrás de Anfield.

DESCONCIERTO TOTAL

Técnicos de toda la vida (Alan Pardew o Sam Allardyce), caras nuevas (Sam Dyche o Eddie Howe), o extranjeros (Arsene Wenger, Jürgen Klinsmann). El desconcierto es total, porque se confiaba mucho en una joven generación de jugadores que recordaba a la de 1996, cuando sólo los penaltis les apartaron de la final de la Eurocopa.

Por eso, y por haber sido eliminados por una selección que sólo tiene un jugador en la Premier (Gylfi Sigurdsson del Swansea), y que representa a un país que, como se recuerda, tiene el tamaño de Leicester.

La afición que, ausentes los hooligans, tuvo un comportamiento deportivo con los islandeses, arremetió contra sus propios jugadores a los que en Niza cantó “you’re not fit to wear that shirt” (no mereces llevar esa camiseta) un himno que se escucha habitualmente en la Premier entre aficiones descontentas.

En el Allianz Riviera, además, se lanzaron banderas de San Jorge al terreno de juego en señal de disgusto, porque para muchos esta derrota es aún más humillante que la sufrida en el Mundial de 1950. Entonces, la arrogancia de los inventores del juego, que se creían en poder de la fórmula mágica para ganar, les jugó una mala pasada ante un desconocido equipo estadounidense, sin tradición, pero que estaba formado en su mayoría por emigrantes escoceses.

LECCIÓN ISLANDESA

Ahora, Islandia les dio una lección de carácter, capaz de levantarse del golpe anímico que supuso verse con el marcador en contra desde el minuto 4 y, además, por un ingenuo penalti. Inglaterra, al contrario, se hundió con el empate y entró en pánico con el segundo gol islandés.

Ningún jugador inglés supo imponer su calidad, ni hubo nadie con la personalidad suficiente para tirar del equipo. Sólo el capitán, Wayne Rooney, lo intentó, pero no lo contagió al resto.

Por eso ahora, la FA busca un líder. Preferentemente en el banquillo, pero tampoco le hace ascos a alguno que lo sea en el terreno de juego.