elmundo

Deshielo en las relaciones entre Londres y Teherán gracias al histórico pacto nuclear

Desde el pacto nuclear, diversos diplomáticos europeos se han apresurado a viajar a Teherán para tratar de normalizar relaciones.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Mundo)- La reapertura de la embajada del Reino Unido en Irán, cerrada desde que en 2011 grupos radicales la asaltaron, apuntala un nuevo intento por parte de ambos países de normalizar unas relaciones muy inestables desde la Revolución Islámica de 1979 y casi congeladas tras el ataque a la delegación británica.

El ministro británico de Asuntos Exteriores, Philip Hammond, viajó ayer a Teherán para simbolizar el deshielo, en lo que es la primera visita de un jefe de la diplomacia inglesa al país de los ayatolás desde 2003. Un gesto favorecido por el histórico pacto nuclear sellado el pasado julio entre el Grupo 5+1 (EEUU, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) e Irán sobre su programa nuclear. Un acuerdo que modifica el siempre complejo mapa geopolítico de Oriente Próximo, una región donde Occidente tiene fuertes intereses.

El saqueo a la embajada de 2011 fue la respuesta de radicales al bloqueo económico que había decretado Londres para que ninguna institución financiera británica pudiese hacer negocios en Irán, como sanción por su programa nuclear. Un escenario bien distinto al actual, tras el pacto sellado para impedir que el régimen persa pueda hacerse con la temida arma nuclear y que ha permitido el levantamiento del embargo internacional que ahogaba su economía. El acercamiento entre Occidente e Irán fue propiciado por la llegada a la presidencia iraní del reformista Rohaní en 2013, que ya en su investidura llamó al diálogo y a sacar a su país del «aislamiento». Su elección ya permitió una primera aproximación entre Reino Unido e Irán ese año.

El país persa posee una de las mayores reservas de petróleo del mundo y, sobre todo, es un actor clave en los conflictos que asolan la región.

Desde el pacto nuclear, diversos diplomáticos europeos se han apresurado a viajar a Teherán para tratar de normalizar relaciones. El país persa posee una de las mayores reservas de petróleo del mundo y, sobre todo, es un actor clave en los conflictos que asolan la región. Sin ir más lejos, es el gran valedor en Siria de Asad, quien se mantiene después de tres años de cruenta guerra civil gracias a su apoyo y al de Moscú. Lo que Irán sí comparte con Europa y EEUU es el hecho de tener al IS como su mayor enemigo. Occidente sabe que su cooperación en la lucha contra el yihadismo se antoja cada vez más imprescindible. Por ello, y así se simboliza con gestos como el de ayer, están obligados a entenderse.

Categoría: Opinión