Desperdicios para unos y único pan para otros. Así padecen en Chacao la crisis

Los restos de alimentos que algunos sacan de la basura pueden ser su pan del día.

Publicada por: el jassierachique@gmail.com @jassier6

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– La crisis económica que se vive en Venezuela se ve reflejada cada vez más en los ciudadanos de todo el país, puesto que se ha vuelto frecuente que personas deambulen para pedir un bocado de alimento o busquen las sobras que son depositadas en las bolsas de basuras.

Con una Canasta Básica Familiar que se ubicó en Bs 365.101,19 en el mes de junio, un 20,3% más alto que en mayo, de acuerdo a los recientes trabajos del Centro de Documentación de Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), a los padres se les hace cuesta arriba darle de comer a sus hijos y si les dan algo es solo para calmar el hambre.

Chacao es uno de los municipios con mayor actividad económica del estado Miranda, pero no escapa de la realidad y de la nueva alternativa que han tomado algunos ciudadanos en busca de alimentos en bolsas de basura, actividad que en otrora era solo para personas sin hogar o víctimas de las drogas y el alcohol.

Dueños y trabajadores de locales comerciales donde se expende alimentos han notado el incremento de la indigencia frente a sus negocios. Es la realidad que contó el encargado de una panadería ubicada en la avenida Uslar Pietri de Chacao, quizás la más concurrida de esa municipalidad.

“Desde hace al menos 5 años, solo se nos permite sacar la basura hacia la calle después de las 5:30 de la tarde y desde hace dos meses, cuando sacamos las bolsas con desperdicios, llega un grupo de entre 10 a 20 personas de todas las edades que las rompen para registrarlas”, dijo el trabajador, quien prefirió no identificarse.

“LO MÁS TRISTE DE TODO”

Unos metros más abajo, cerca de la reconocida avenida Francisco de Miranda, en una pequeña pizzería explicaron que “lo más triste de todo” son los niños que se meten en los grandes grupos para buscar alimentos y que hasta llegan a enfrentarse con personas mayores por un pedazo de pollo o algo de arroz, que es lo que más se halla a pesar de estar escaso.

Luis Eduardo, nombre ficticio para resguardar su identidad, indicó al equipo de Sumarium que antes de la escasez de alimentos solía regalar al menos cuatro almuerzos al día a las personas que pedían en su comercio, donde se expenden alimentos de menú ejecutivo. “Llegaban con una pieza de pollo o pescado y les regalaba una ración de pasta o arroz con pan, pero el kilo de arroz que antes costaba unos 20 bolívares ahora cuesta 2.000 y le pierdo. Es lamentable pero ahora le doy solo a uno que es quien viene y saca la basura o me hace diligencias en las tardes”, dijo.

Todos los comerciantes de la localidad se han quejado de la llegada de estas personas y precisan que no saben qué hacer ante la situación, pues consideran que el municipio está siendo afectado por esta actividad y, además, lo hacen frente a los efectivos de la policía.

Sin embargo, los comerciantes aclararon que hay muchas personas que solo recogen cartones y otros materiales de reciclaje para venderlos a las afueras de Caracas y así poder comprar comida o cualquier bien que necesiten.

Cabe destacar que esta práctica no solo ocurre en el municipio Chacao del estado Miranda, sino en otras partes de Venezuela, donde a diario se registran protestas e innumerables colas por la falta de alimentos. Cuando el hambre ataca, no se mira sucio y mucho menos gérmenes; los restos de alimentos que algunos sacan de la basura pueden ser su pan del día. Los altos precios de la comida y la escasez tienen a la mayoría de los venezolanos agobiados y, ante esta situación, el Gobierno no ha aplicado ninguna política efectiva para solucionar la grave crisis alimentaria que padece el país.

Por: Jassier Achique

Crédito: Jassier Achique / Sumarium

Crédito: Jassier Achique / Sumarium

Crédito: Jassier Achique Sumarium

Crédito: Jassier Achique / Sumarium

Crédito: Jassier Achique / Sumarium

Crédito: Jassier Achique / Sumarium

Crédito: Jassier Achique / Sumarium

Crédito: Jassier Achique / Sumarium

Crédito: Jassier Achique / Sumarium