Diario del Estado guyanés carga contra Maduro y Lilian Tintori

El diario tildó a toda la clase política venezolana de "cábala pusilánime que se niega a presentar su falsa reclamación ante la Corte Internacional de Justicia" por el Esequibo.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El diario Guyana Chronicle, prodiedad del estado guyanés y controlado por el Gobierno de ese país, publicó este jueves un incendiario editorial en el que cargó no solo contra el mandatario venezolano Nicolás Maduro sino contra Lilian Tintori, esposa del líder opositor Leopoldo López.

El diario, como es su costumbre, ignoró completamente el Acuerdo de Ginebra que Guyana y Venezuela firmaron en 1966 y tildó a toda la clase política venezolana de “cábala pusilánime que se niega a presentar su falsa reclamación ante la Corte Internacional de Justicia” por el Esequibo.

“Las ambiciones expansionistas de Venezuela no son solo una obsesión de Maduro; también son la obsesión de todos los líderes de la oposición de Venezuela”, sostuvo.

A continuación, el texto completo del editorial del Guyana Chronicle, traducido al castellano:

“Ambiciones expansionistas” de Venezuela son una obsesión nacional

08 de octubre 2015

El presidente David Granger fue decidido y contundente en su intervención en la Asamblea General de las Naciones Unidas la semana pasada, donde expuso su caso para buscar una solución judicial a los falsos reclamos de Venezuela sobre nuestra región del Esequibo. “Guyana no cree que esta reclamación territorial odiosa debería… obstruir la posibilidad de crecimiento económico de Guyana para los próximos 50 años. Necesitamos una solución permanente con el fin de evitar un destino de peligro perpetuo y penuria. Guyana busca una solución judicial a la controversia”, declaró el presidente Granger ante la Asamblea General de la ONU el martes 29 de septiembre.

Más tarde, ese mismo día, en una conferencia de prensa en el edificio de la Secretaría de las Naciones Unidas, el Sr. Granger explicó que el proceso de Buenos Oficios de la ONU, que facilitó el diálogo entre Guyana y Venezuela en los últimos 50 años con el objetivo de resolver el asunto, está ahora “agotado”. “Las opciones de mediación y el arbitraje que han sido agotados, ahora son responsabilidad del Secretario General de la ONU, Sr. Ban Ki-moon, para seleccionar la vía judicial para la liquidación”.

El Vicepresidente y Ministro de Relaciones Exteriores, Carl Greenidge, en la misma conferencia de prensa, expuso el atolladero legal en el que Venezuela se ha puesto: “No existe una legislación internacional que apoye o abrace los reclamos de soberanía de Venezuela del Esequibo”.

Aludiendo a 1994, la Ley de las Naciones Unidas de la Convención del Mar, ratificada por más de 165 países, el vicepresidente Greenidge dijo que la Convención no “otorga a Venezuela la soberanía sobre el mar en el espacio de Guyana”. Agregó que “no existe una fórmula ideada por la Convención que apoye las pretensiones de Venezuela en el territorio de Guyana. De hecho, Venezuela viola la Convención mediante el despliegue de barcos de guerra en aguas territoriales de Guyana y amenazando el uso de la fuerza contra la soberanía de nuestra nación”.

El residente Maduro, por el contrario, es completamente ajeno a las obligaciones de su país en virtud del derecho internacional. Un periodista de la ONU describió al presidente venezolano como “delirante” por su casuística. En referencia a su reunión con el Secretario General de la ONU y el presidente Granger, elpPresidente Maduro declaró que “la diplomacia de la paz prevaleció y pudimos tomar una decisión positiva y resolver el problema”.

La resolución a la que Maduro se refería no era la solución judicial que exige el presidente Granger sino a una fantasía que juega en su cabeza. Las ambiciones expansionistas de Venezuela no son solo una obsesión de Maduro; también son la obsesión de todos los líderes de la oposición de Venezuela. Lilian Tintori, esposa del encarcelado líder de la oposición venezolana, Leopoldo López, que encabeza el partido político Voluntad Popular, visitó los Estados Unidos recientemente para obtener apoyo para la liberación de su marido. Se reunió con el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, y miembros del aparato de seguridad nacional de Estados Unidos.

La señora Tintori es una portavoz de todos los partidos de la oposición en Venezuela y está en “comunicación constante” con todos los líderes. Consultada sobre si la oposición gana las próximas elecciones en diciembre su país renunciaría a sus reivindicaciones sobre la región del Esequibo, ella fue ambigua y explicó las amenazas del presidente Maduro contra Guyana como “una distracción para sabotear el proceso electoral”.

Consultada sobre si su marido sale victorioso presentaría la reclamación de Venezuela contra Guyana ante la Corte Internacional de Justicia, como un arreglo judicial, la Sra Tintori se negó a responder la pregunta. Está claro que el problema de Guyana es no solo con el gobierno de Maduro, es con toda la clase política venezolana, una cábala pusilánime que se niega a presentar su falsa reclamación ante la Corte Internacional de Justicia, con un arreglo judicial pleno y definitivo. Guyana debe permanecer firme y constante frente a esta amenaza existencial para nuestra soberanía nacional e integridad territorial.

Crédito Guyana Chronicle

Categoría: América Latina Venezuela | Claves: Esequibo Guyana