Diligencias y colas: la rutina de los viernes libres

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. AFP).- Hoy es un viernes diferente para Isleida. En vez de atender al público en su escritorio de burócrata, hace los quehaceres de la casa y luego buscará alimentos escasos en Venezuela, aprovechando el asueto que decretó el presidente Nicolás Maduro para ahorrar energía.

No desperdiciará los viernes feriados que regirán por los próximos dos meses para el sector público, aunque no está muy de acuerdo con la medida porque cree que afectará al país y se gastará más energía en casa.

“No debería ser porque estamos paralizando el país, se dejan de hacer muchas cosas. Yo trabajo en la parte de información al ciudadano”, dice a la AFP Isleida -nombre ficticio-, una cincuentona que trabaja desde hace 32 años en el Ministerio de Transporte.

La jornada en el sector estatal se reduce así en un 40%, pues las autoridades ya habían bajado el horario a seis horas diarias en ministerios y empresas públicas.

“El impacto de la crisis eléctrica será demoledor sobre la capacidad productiva del país, que ya estaba claramente deprimida. Es espeluznante la condición en la que se encuentra la economía y la infraestructura, pero más espeluznante es que la única respuesta oficial a que no haya luz es apagar la luz”, comentó el economista Luis Vicente León.

Venezuela, que vivió una dura crisis eléctrica en 2010, sufre apagones sobre todo en las provincias, y racionamientos de agua, lo que aumenta las dificultades cotidianas en un país sumido en una aguda crisis económica, con la inflación más alta del mundo (180% en 2015) y una escasez de alimentos que provoca largas colas en los supermercados.

“Todos los trámites se atrasan. Esto es un atraso para el país, vamos para atrás como el cangrejo. Estamos mal”, dijo Carmen Avendaños, jubilada del Ministerio del Interior, de 62 años, molesta frente a la Caja de Ahorro que encontró cerrada.

EN EL PUNTO EXTREMO

La medida, que no afecta sectores estratégicos como la educación y los hospitales, forma parte de un “plan especial” que anunció Maduro para enfrentar la severa sequía provocada por el fenómeno El Niño, que mantiene en niveles críticos los 18 embalses del país.

“Vamos a tener fines de semana largos donde tenemos que incrementar el aporte de la administración pública”, destacó el gobernante, al explicar su plan de ahorro de energía.


Maduro extendió a nueve horas diarias el racionamiento eléctrico para grandes consumidores
-como los hoteles-, que deben generar su propia energía, una medida que arrancó en febrero con cuatro horas, y llevó a centros comerciales a acortar su horario de atención.

El presidente también exigió que las industrias estatales de mayor consumo reduzcan el uso de electricidad en un 20% y pidió a los inspectores, con el apoyo de la Fuerza Armada, garantizar el cumplimiento del plan.

Maduro ya había decretado la Semana Santa como no laborable para el sector público y privado, lo que consideró exitoso.

La Central Hidroeléctrica El Guri, principal embalse ubicado en el estado Bolívar (sureste) y que abastece 70% de la electricidad que consume el país, está apenas 3,66 metros por encima del punto extremo de 240 metros sobre el nivel del mar, precisó el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez.

“El 20% de mis clientes son de los ministerios, pero el embalse está crítico, hay que poner de nuestra parte”, expresó Adalberto en su puesto de golosinas frente al Ministerio de Transporte.

“REVANCHA Y DISPARATE”

Anticipándose a las críticas de la mayoría opositora en el Parlamento, que ha cuestionado la gestión gubernamental de la crisis eléctrica, Maduro aseguró que “no vale ni el odio, ni la revancha ni la diatriba pequeña” en esta circunstancia.

El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, no tardó en su crítica mordaz: “Para resolver caos eléctrico genio Miraflores extiende disparate de días no laborables. Para resolver plenamente, que lo extienda por 365 días”, escribió en Twitter.

Otros sectores también cuestionaron el plan. “No va a haber incidencia importante con esa medida”, opinó Joel Carrillo, de la Comisión Eléctrica del Colegio de Ingenieros de Venezuela.

Esa institución pidió al gobierno dedicarse a la recuperación de las plantas termoeléctricas que podrían amortiguar el colapso de El Guri, que según sus expertos podría ocurrir en las siguientes tres semanas.


Venezuela, con las mayores reservas petroleras del mundo, no considera eficiente la estrategia de quema de petróleo para producir energía y suple su mayor demanda de las hidroeléctricas.

Maduro dijo confiar en el éxito del plan para evitar medidas más drásticas, para lo que pidió tomar “conciencia” apagando luces y usando menos el televisor y el secador de cabello.

Categoría: Venezuela