Dilma dice tener coraje para enfrentar a los “atropelladores” de la democracia

La mandataria insistió en que no existe ningún fundamento jurídico en el trámite autorizado por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, para abrirle un juicio político con fines de destitución.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Río de Janeiro, Brasil. EFE) – La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó hoy que cuenta con coraje para enfrentar a quienes quieren “atropellar la democracia”, en una referencia a los sectores que propusieron un juicio político en su contra en el Congreso sin, en su opinión, “fundamentos legales”.

“Recibí 54 millones de votos (en las elecciones presidenciales de 2014) y la mejor forma de agradecer esa votación es teniendo coraje para enfrentar las dificultades de este momento de crisis y enfrentado a todos aquellos que creen que la mejor forma de llegar a la Presidencia es atropellando la democracia”, afirmó.

La jefe de Estado, en un discurso que pronunció este martes durante la ceremonia de entrega de viviendas populares en el estado de Bahía (noreste), reiteró que no va a permitir que atropellen la democracia.

La mandataria insistió en que no existe ningún fundamento jurídico en el trámite autorizado por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, para abrirle un juicio político con fines de destitución.

El jefe de los Diputados, un legislador que se defiende en varios procesos por corrupción, aceptó darle trámite a una petición de partidos de la oposición para enjuiciar a la presidenta por los “delitos de responsabilidad” que supuestamente cometió al avalar unas maniobras contables con las que el Gobierno maquilló sus malas cuentas fiscales en 2014 y 2015.

“ABSOLUTAMENTE SIN MANCHAS”

“No hay fundamento legal para eso porque tengo una vida limpia. Tengo una biografía y una vida pública absolutamente sin manchas y estoy comprometida con los recursos públicos de este país. Ni en mi pasado ni en mi presente hay acusaciones contra mí”, respondió la presidenta.

Según Rousseff, la Constitución brasileña es clara al prever el “impeachment” (nombre en inglés de la figura con que Brasil se refieren al proceso de destitución del presidente) tan solo en casos de crímenes de responsabilidad del jefe de Estado, lo que, afirmó, no es el caso.

Admitió que el país vive una grave crisis política y económica pero negó que el Gobierno esté paralizado.

“Es verdad que estamos pasando por dificultades, pero también es verdad que, incluso con esas dificultades, no estamos parados. Seguimos, como hoy, construyendo viviendas familiares, distribuyendo subsidios para los más pobres y construyendo obras de infraestructura. Puedo garantizarles que el país no va a parar”, dijo.

Y en ese sentido, enfatizó: “Seguiremos generando empleo y renta. Lucharemos todos los días para vencer esta crisis”.

El juicio político contra la mandataria quedó paralizado tras la decisión de la semana pasada de la Corte Suprema de ordenarle a la Cámara Baja que reinicie todo el trámite por “errores de procedimiento” en sus fases iniciales.

Como el Congreso entrará en receso el miércoles, el presidente de la Cámara baja anunció que reiniciará los trámites cuando se reanuden los trabajos legislativos, el 2 de febrero próximo.

Categoría: América Latina | Claves: Brasil Dilma Rousseff