Diosdado Cabello y Thomas Shannon, juntos

El encuentro más inesperado tuvo lugar en Haití

Diosdado Cabello y Thomas Shannon, juntosThomas Shannon y Diosdado Cabello se reunieron en Haití
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) La noche de este sábado trajo una gran sorpresa, posiblemente el más inesperado de los encuentros inmortalizado en fotografías: juntos en Haití, Diosdado Cabello y Thomas Shannon.

Las imágenes se difundieron esta noche

Sobre las 10 de la noche se difundieron imágenes del presidente de la Asamblea Nacional junto al Consejero del Departamento de Estado Norteamericano, sosteniendo una reunión de alto nivel lograda con la mediación del mandatario de Haití, Michell Martelly. De acuerdo a un boletín de prensa, les acompañaron Pamela White, embajadora de Estados Unidos en Haiti y Thomas Adams coordinador del Departamento de Estado para esta nación, así como la canciller Delcy Rodríguez y el encargado de negocios de Venezuela en Estados Unidos, Maximilien Sánchez Arveláiz.

Tal vez como una suerte de preámbulo Nicolás Maduro dijo esta tarde en un acto de gobierno que había enviado a Cabello y Rodríguez, en representación de Venezuela, a reunirse con “importantes personalidades”.

“Sostuvimos reunión de trabajo en Haití con el comisionado Tom Shannon y delegación estadounidense en ruta por normalizar las relaciones”, informó a través de su cuenta en Twitter la canciller venezolana Delcy Rodríguez, la madrugada del domingo. La reunión fue privada y duró una hora aproximadamente.

Si bien la reunión pilla por sorpresa a todo el país, es importante destacar que se da en un momento en que las tensiones entre Washington y Caracas han pasado por puntos muy altos luego que Barack Obama firmara un decreto para declarar “emergencia nacional” por la situación en Venezuela y establecer sanciones contra siete funcionarios del gobierno venezolano, congelación de sus activos y prohibición de entrar al país.


Este decreto llevó al gobierno de la república bolivariana a volcar sus esfuerzos comunicacionales y diplomáticos en una campaña para pedir apoyo a sus aliados internacionales, advirtiendo que se trataba de una injerencia por parte del gobierno estadounidense y hacia lo interno, para convencer a la población del peligro que, según estimaban, una medida de este tipo representaba.

En la Cumbre de las Américas celebrada en Panamá en abril, el presidente estadounidense, Barack Obama, mantuvo un breve diálogo con Nicolás Maduro, al margen de la agenda oficial. Allí, Obama dijo que “el interés de Estados Unidos no era amenazar a Venezuela, sino apoyar la democracia, estabilidad y prosperidad en Venezuela y en la región”. Maduro, por su parte, indicó entonces que “le tiendo mi mano para resolver los asuntos” entre Estados Unidos y Venezuela.

Además, en los últimos meses ha sido precisamente el presidente de la Asamblea Nacional el sujeto principal de litros de tinta -líquida y digital- con los que decenas de diarios han publicado reportes sobre sus presuntos vínculos con ilícitos, lo que ha llevado al funcionario a demandar a diarios nacionales y a anunciar acciones legales contra medios internacionales para exigir además la presentación de pruebas de sus alegaciones.

Pero, y esto es un gran pero, el encuentro de hora y media de esta noche en el que se les ve a Shannon y Cabello sonrientes, casi informales para los estándares de los reuniones de este tipo, vendría a ser una señal de que los esfuerzos por normalizar relaciones entre ambos países que no cuentan con embajadores desde la época de Patrick Duddy (ese mismo que Chávez expulsó gritando en un acto de masas “¡Go home! Yanquis de mierda”), estarían rindiendo frutos. O al menos, por ahora, estarían alcanzando las buenas voluntades para una reunión.

El encuentro se produce en un momento en que Venezuela y Estados Unidos buscan normalizar relaciones