Diputado venezolano admite que el país no cuenta con suficientes divisas

"No hay la suficiente existencia o disponibilidad de divisas para seguir satisfaciendo todas las necesidades, hay que establecer prioridades", reconoció Ricardo Sanguino, presidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional.

Diputado venezolano admite que el país no cuenta con suficientes divisas"Hay una serie de ciudadanos que cometieron ilícitos cambiarios que están siendo juzgados por la Fiscalía", indicó el diputado por el Psuv. Crédito: AVN
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El diputado venezolano y presidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, Ricardo Sanguino, admitió este domingo que el gobierno de Nicolás Maduro no cuenta con suficientes divisas “para seguir satisfaciendo todas las necesidades” y destacó la necesidad de dar prioridad al impulso de la actividad productiva.

“No hay la suficiente existencia o disponibilidad de divisas para seguir satisfaciendo todas las necesidades, hay que establecer prioridades. En el Plan de la Patria se establecen prioridades para impulsar la actividad productiva en el país”, dijo en una entrevista en un canal de televisión local.

Los ingresos de Venezuela -más del 90% provenientes de la venta de petróleo- se redujeron dramáticamente en un aproximado de 35.000 millones de dólares frente a los 75.000 millones obtenidos en 2014, según analistas y economistas venezolanos, por el desplome de los precios del crudo que iniciaron su retroceso en septiembre del año pasado cuando se cotizaba a 90,19 dólares y que cayeron de manera consecutiva hasta llegar a los 40 dólares el barril en enero de 2015.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, reconoció el pasado sábado que “los ingresos de la nación bajaron en más de 60% con la caída de los precios del petróleo”, lo que lo pudo haber llevado “a decretar emergencia económica”, y dijo que el país debe “pensar cada dolarito” que asigna.

En Venezuela rige un severo control de cambio desde 2003 que impide el libre acceso a las divisas y sanciona a quienes acudan a mercados paralelos. Ese control ha sufrido variaciones en sus tasas a lo largo de 12 años, ha recortado el cupo de dólares que se le asigna a las personas naturales para consumos electrónicos y viajes al exterior y ha disminuido la asignación a los sectores industriales, empresariales y comerciales. El último recorte se realizó a los cupos viajeros.

“Fuimos muy laxos en el control y la supervisión en la asignación de divisas”, diputado Ricardo Sanguino. 

Actualmente, el sistema cambiario venezolano opera con tres mercados legales, uno preferencial con una tasa a 6,30 bolívares por dólar (solo para alimentos y el sector salud), una tasa Sicad a 12 bolívares para el resto de los sectores productivos, empresariales y de comercio al que se accede a través de subastas, pero que no opera desde octubre de 2014; y un tercer mercado, el Sistema Marginal de Divisas (Simadi), que registra la tasa oficial más alta, que cotizó el viernes 197,89 bolívares y que ha abierto aun más la brecha con el dólar “no oficial” que superó los 300 bolívares.

El diputado Sanguino reconoció este domingo que ese control de las divisas generó acciones perniciosas por parte de “empresarios venezolanos, seudo empresarios, lo que hemos llamado “empresas del maletín”, pero también de algunos funcionarios de la administración pública. “Fuimos muy laxos en el control y la supervisión en la asignación de divisas”, dijo.

El pasado 12 de mayo la fiscal general de la República, Luisa Ortega Diaz, publicó una lista de 259 personas condenadas por haber incurrido en irregularidades en el uso de divisas otorgadas por la extinta Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), ahora Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex).

“Hay una serie de ciudadanos que cometieron ilícitos cambiarios que están siendo juzgados por la Fiscalía (…) también hay empresas que están siendo investigadas y recientemente una serie de funcionarios de Cencoex fueron detenidos o privados de libertad por acciones indebidas con empresas que estaban siendo suspendidas de la asignación de divisas y ellos les habilitaron vía los sistemas electrónicos”, indicó el parlamentario.

Sin embargo, poco se sabe de la investigación que se sigue a las denominadas “empresas del maletín” que se robaron más de 20.000 millones de dólares en 2012, según denuncias del exministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, y de la expresidenta del BCV, Edmeé Betancourt.

Además de la caída de sus ingresos en divisas, Venezuela enfrenta un panorama económico desalentador, con un Producto Interno Bruto (PIB) en recesión desde finales de 2013 y que se estima sufra “una grave contracción este año” de 7% según el Fondo Montenatario Internacional (FMI); además de una tasa inflacionaria, la más alta de América Latina, que cerró en 2014 en 68,5% y que prevén este año en tres dígitos.

El país registra también niveles altos de escasez, principalmente de bienes esenciales, por la baja asignación de divisas para importar y las deudas que mantiene la nación con proveedores internacionales que alcanzan los 15.000 millones de dólares, y atraviesa también por una caída de sus reservas internacionales que hasta el pasado 14 de mayo totalizaban 17.930 millones de dólares.

Los vencimientos de deuda, pago de bonos y préstamos también presionan al gobierno de Nicolás Maduro. De acuerdo con datos de Barclays Capital, reseñados por AFP, la nación deberá cancelar este año un aproximado de 11.000 millones de dólares entre bonos soberanos y deuda de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa). Sin embargo, el mandatario ha asegurado en diferentes oportunidades que el país cuenta con los recursos para honrar sus compromisos nacionales e internacionales. En marzo pasado, realizó un pago de deuda externa por 1.000 millones de euros, correspondiente al vencimiento del Eurobono, y de 70 millones en intereses.

Ante el estado de su economía, el Gobierno sigue apostando al recorte de la producción en el seno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que permita estabilizar los precios y recuperar parte de los ingresos por concepto de esa renta, y continúa implementando mayores controles en su economía. “Se están creando organizaciones para el control en la distribución de bienes y servicios”, informó el diputado venezolano, quien agregó que el país petrolero desarrolla a la par redes de producción de carácter comunal, impulsa algunas actividades industriales y creará un nuevo esquema para el control de precios según se anunció recientemente.

Por último, el Presidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional consideró que la decisión del Ejecutivo nacional de permitir a la Ford Motors Venezuela la venta de vehículos en dólares debe ser estudiada para así evitar repercusiones. “Hay que estudiar cómo esto va a afectar la presión sobre el dólar Simadi y el paralelo. Tienen que hablarlo con quienes saben de eso, no te puedes dejar llevar por lo que te digan los empresarios”, afirmó.