Dos años harían falta para normalizar el abastecimiento de alimentos

Rodrigo Agudo insistió en lo equivocado del diagnóstico que hace el Ejecutivo sobre las causas la crisis alimentaria –guerra económica y caída de los precios del petróleo- que sufre el país, la “más grave desde la Guerra de Independencia”

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – En opinión del experto agroalimentario, Rodrigo Agudo, “la mejor respuesta” que se le puede dar a la recién designada ministra de Agricultura Urbana, Lorena Freitez, sobre la gravedad de la crisis socio-económica que sufre el país, son las gigantescas colas que se han visto frente a los expendios de alimentos de todo el país.

Las redes sociales estuvieron encendidas este fin de semana luego de que Freitez opinara que los anaqueles de los supermercados están vacíos pero las alacenas en los hogares supuestamente están llenas “porque la gente compra todo”. En un tono similar se pronunció la ministra de Salud, Luisana Melo, quien aseguró que la escasez de medicinas se debe al “uso irracional” de los fármacos.

“Si yo tuviera suficientes reservas en mi casa no iría a pelearme con mis vecinos o con otras personas en una cola para buscar comida”, comentó Agudo en relación con los altercados que se registraron en varios supermercados de Pdval en La Guaira, donde el sábado estaban vendiendo pollo; y al cierre de la autopista Guarenas-Guatire, que protagonizaron unas cien personas que hacían cola en el Pdval de esa localidad, ante la molestia que les causó el saber que después de horas de espera se habían acabado los productos regulados que estaban en venta ese día.

VENEZUELA “NECESITA AYUDA EXTERNA”

El experto insistió en lo equivocado del diagnóstico que hace el Ejecutivo sobre las causas la crisis alimentaria –guerra económica y caída de los precios del petróleo- que sufre el país, la “más grave desde la Guerra de Independencia”, según Agudo. Las medidas que está tomando hacen pensar que “lo que está padeciendo Venezuela es una gripe que se aliviará con una simple pastilla de acetaminofén. No. Venezuela sufre un cáncer, curable, pero es cáncer y lo que necesita es una quimioterapia”, comparó.

“Venezuela necesita ayuda externa para poder solucionar la crisis. La única manera de conseguir esa ayuda es cuando tirios y troyanos, opositores y oficialistas, sector privado y academia, se pongan de acuerdo en un plan nacional para la recuperación de la producción interna que permita rescatar los niveles de autoabastecimiento, que ciertamente podemos hacer. Tenemos el potencial, tenemos a las personas, hay una Venezuela ávida porque se recupere la actividad económica del país. Lo que no hay es la voluntad política por parte del gobierno para solucionarla”, aseguró.

Agregó que el presidente Nicolás Maduro y sus ministros han estado reuniéndose en los últimos días con algunos sectores del empresariado “para ver cuáles son sus sugerencias y complacerlos, pensando que así arreglarán los problemas en dos o tres meses”. “Venezuela, efectivamente, tiene potencial para autoabastecerse en nueve de los 10 principales productos básicos de alimentación, salvo en trigo. Pero esos resultados no los vamos a ver en menos de dos o tres años, y eso si empezamos a trabajar hoy, y hay que hacerlo. ¿Pero qué va a pasar en los próximos 36 meses? La única perjudicada con todo esto es la población venezolana”, reflexionó.

“EL COMUNISMO, NI CON PLATA FUNCIONA”

Al consultársele cuáles serían las instancias internacionales a la cuales el país debe solicitar ayuda, indicó que esa es una decisión que le corresponde tomar al sector político, sin embargo, “puede ser ayuda financiera por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI); o humanitaria, ante la organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), o ambas. Hay varias posibilidades”, indicó, recordando también que Europa se reconstruyó después de la II Guerra Mundial con el Plan Marshall, una iniciativa de desarrollo financiada por Estados Unidos.

“Pero – aclaró seguidamente – no será fácil que nos den ese apoyo. Al pedirlo, lo primero que va a decir el mundo es ´¿cómo te vamos a ayudar si estas ayudando a otros?´ Nos van a decir ´coge esa plata que regalas y utilízala primero en Venezuela y después veremos cuánto es la ayuda que necesitas. Pero no te voy a dar dinero para que sigas utilizando parte de los recursos para mantener un poder geopolítico que además hoy ya no es tal´. A Venezuela le pasó como al muchacho del barrio con quien todo el mundo quería andar porque tenía plata para brindar el desayuno, pero que cuando se le acabó le pasaban de largo y no volteaban ni a verlo. Ya hay países que no quieren retratarse con el gobierno venezolano. Brasil tiene problemas, Ecuador tiene los suyos, Chile y Argentina también, y etratarse con el gobierno venezolano ahora les trae problemas en sus realidades internas”, indicó.

60.000 MILLONES DE DÓLARES

Agudo refirió que de acuerdo a cifras estimadas por el economista venezolano Ricardo Hausmann, director del Centro para el Desarrollo Internacional y profesor de Economía del desarrollo en la Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, Venezuela requiere al menos de 60.000 millones de dólares para retomar la senda del crecimiento.

“Venezuela no tiene recursos ni siquiera para cubrir sus obligaciones. Le debe 20.000 millones de dólares al sector privado interno, en términos de lo que fue el manejo de la economía en los últimos dos años; y le debe más de 3.500 millones de bolívares al sector agroalimentario. ¿Cómo quieren que el sector agroalimentario reinvierta si no le han pagado las deudas?”

“Venezuela financiaba 40% de sus importaciones con exportaciones, hoy sólo financia 5%. En términos alimentarios, financiaba 43% de sus importaciones con exportaciones alimentarias, hoy es 0.5 %. El comunismo, ni con plata funciona”, concluyó.