DSK, amante del “sexo brutal”

El exdirector del FMI aseguró que el relato de Iacub es "fantasioso e inexacto" y lo considera "un despreciable atentado" a su "vida privada y a la dignidad humana".

DSK, amante del “sexo brutal”Iacub explicó que en las orgías "cada uno podía ser lo que quisiera, nadie es excluido, ni los viejos, ni las feas, ni los pequeños". Crédito: Gonzálo Fuentes / Reuters
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- “Medio hombre, medio cochino”, así describe la ensayista Marcela Iacub al exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn, con quien tuvo una relación sentimental de algunos meses, y de la cual escribió un libro. “El hombre es horrible, el cochino es maravilloso, pese a ser un cochino, es decir, un ser intratable, es un artista de las alcantarillas, un poeta de la abyección y de la suciedad”.

Iacub, en una entrevista al semanario Le Nouvel Observateur, aseguró que Strauss-Kahn, mejor conocido como DSK, es “cochino” a nivel sexual. “No soporta ninguna autoridad ni jerarquía social. El cochino es el presente, el placer, lo inmediato (…) Y al tiempo es un ser asqueroso”.

DSK fue acusado de proxenetismo agravado, el también candidato a la presidencia de Francia, descendió los últimos peldaños que conducía a los más bajos antros donde podía practicar la sodomía acompañado de sus “amistades”, quienes lo acompañaban a organizar sus orgías.

ACTOS LASCIVOS

Iacub explicó que en las orgías “cada uno podía ser lo que quisiera, nadie es excluido, ni los viejos, ni las feas, ni los pequeños”.

En su libro “Belle et bête” la escritora explica que la empleada del hotel, quien acusó a DSK de haberla violado, “fue horriblemente ofendida, pero no fue violada”.

En su tercera y última sesión de interrogatorios, DSK reconoció su “afición” por un sexo “más brutal que el del promedio de los hombres”.

“Afición” muy particular por la sodomía, con violencia física para las mujeres contratadas por los empleados del exdirector del FMI para sufrir sucesivas penetraciones anales, servidas en bandeja de plata.

SALVAJISMO

Entre sus abogados, DSK eligió a una mujer para que interrogase, en su favor, a una de las prostitutas contratadas. La abogada pagada por DSK intentó confundir a la meretriz sugiriendo que la sodomía podía ser una práctica aceptable para cualquier mujer, con su esposo, compañero o amigo. La prostituta, en lágrimas, respondió que DSK “siguió riendo cuando rompí a llorar cuando me penetraba con violencia”.

En ese momento, DSK se limitó a comentar que “no guardaba el mismo recuerdo” de aquellos “asaltos” consumados en un club y en un hotel belga.

Categoría: Mundo | Claves: DSK Juicio de Strauss-Kahn