El 6D se decide entre “el retroceso del Psuv” o “las soluciones” de la MUD

"En diciembre los venezolanos decidimos cómo queremos vivir". Es momento de “reconocernos como hermanos en un país en el que durante mucho tiempo nos dividieron entre bandos y entre sesgos ideológicos”.

El 6D se decide entre “el retroceso del Psuv” o “las soluciones” de la MUDCrédito: Vía "A todo momento".
Publicada por: el maumaitreb@gmail.com @Mariang_ab

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – “Compromiso político y organización en torno a la solución de los problemas”, es una de las claves con las que Miguel Pizarro, candidato al Parlamento venezolano por el circuito 3 de Miranda, describe su andar por las calles en zonas donde anteriormente “era imposible hacer activismo político” y en las que hoy la oposición, favorita para ganar los comicios del 6D, ha logrado ganar espacios.

“Una de las cosas importantes por las que en este país nos corresponde luchar, es que la política vuelva a ser sinónimo de servicio, y que el político vuelva a ser una persona cercana a su elector. Que no haya nada más que la transacción de una campaña electoral y que luego de ahí los compromisos queden en el aire, sino que el contacto directo y la conexión diaria puedan volverse en adelante una norma”.

A su juicio, es momento de “reconocernos como hermanos en un país en el que durante mucho tiempo nos dividieron entre bandos y entre sesgos ideológicos”.

El parlamentario, que aspira a repetir un puesto en la Asamblea Nacional, relató a Sumarium que unas de las cosas que más se repite en sus recorridos es el lamento ante un escenario social, económico y político deteriorado, que golpea a todos los sectores sin distinción. “¿Qué hemos hecho para merecer estar así?”, es la constante en las calles.

PRIORIDADES “EQUIVOCADAS”

La actual Asamblea “es una institución que está de espaldas a la gente, que tiene las prioridades equivocadas”. Pizarro la define como un festival de epítetos, calificativos y peyorativos, que “privilegia a la politiquería” por encima de la discusión estructural y de fondo de los problemas que azotan a los venezolanos.

¿Las consecuencias? “Una crisis política y económica sin respuesta inmediata, unas medidas sin ningún tipo de control del Ejecutivo y un diseño presupuestario económico y de inversión que está muy alejado de conseguir soluciones a la realidad de los venezolanos, a la gente no le alcanza el salario para lo básico. Conseguir medicinas y alimentos se ha vuelto un calvario”, denunció.

“El 6 de diciembre la gente tiene en su voto la opción de premiar o castigar a quienes han estado del lado de las soluciones y quienes han logrado hablar de sus problemas”, planteó.

Pero, ¿por qué seguir votando por los mismos candidatos opositores que componen esta Asamblea? En 2014, por ejemplo, el chavismo tuvo récord en acudir a las sesiones ordinarias, mientras que la oposición tiene diputados con un 50% de asistencia y el otro 50% con inasistencias en todo el año.

Al respecto, Pizarro, quien se ha caracterizado por debatir enérgicamente los temas de interés social en el Parlamento y es una de las figuras más jóvenes de la política nacional, reconoce que la bancada de la oposición “ha tenido deficiencias”.

“Tal vez no ha tenido el peso necesario para poder dar las discusiones que ha tenido que dar, pero sin duda alguna ha hecho un esfuerzo titánico en un escenario de minoría circunstancial, pero, además, de control institucional y del secuestro del reglamento interior de debate para mantener viva la llama de la discusión y del planteamiento oportuno”, sostuvo.

PRESUPUESTO DE LA NACIÓN

El Gobierno de Venezuela estima que el precio del barril de crudo promedie 40 dólares (USD) en 2016, según el proyecto de Ley del Presupuesto para el próximo año presentado este martes por el ministro de Finanzas, Rodolfo Marco Torres.

Según el representante de la cartera de Finanzas, con este presupuesto “se mantiene la política de no financiar gastos corrientes con endeudamiento (…) por segundo año consecutivo”.

Sobre este específico, Miguel Pizarro se refirió a tres pasos a seguir para cubrir lo que “faltó en el discurso de Marco Torres”: en primer lugar, sincerar el presupuesto de la nación en base a la realidad económica del país; luego, estimular la producción nacional y acabar con la dependencia de las importaciones; y finalmente, combatir la corrupción.

“Tenemos que sanear el sistema de la administración y el sistema público. La política no puede seguir teniendo gente que entre a esto para hacerse millonario. Al que le guste la plata hay que sacarlo de la política, porque esos son los capaces de vender el alma con tal de ellos vivir bien”, espetó.

Lea también: Presupuesto 2016 apenas supera lo aprobado en 2015 con créditos adicionales

GARANTÍAS EN MOMENTOS DE CRISIS

Crédito: Vía Caraota Digital.

“Cuando tienes un Cestaticket que llega a 6.700 bolos contra una canasta alimentaria que cuesta 60.000, ahí claramente ves que hay una diferencia abismal que no subsana la política demagógica de quienes hoy en día están gobernando (…) La solución no es nada más aumentar lo salarios. Si no corriges el espiral de inflación, si no produces en el país, si no das seguridad jurídica, si no das garantías al pequeño y al mediano empresario de que su esfuerzo valga y de que tengas reglas claras en una economía como la que hoy en día nosotros tenemos, no vamos a resolver el problema económico”, sentenció.

Y a esto agregó que el colapso de los controles no se resuelve endureciéndolos, “sino entendiendo que el modelo fracasó”. Para el parlamentario, el modelo de fiscalización, de control, de persecución de todo el esfuerzo privado “nos ha llevado hasta un punto” de crisis, por lo que es preciso entender que el sector público y el privado “deben ser aliados”.

Añade que “sin duda alguna” se deben mantener ciertos controles, pues cree que el Estado determina la economía y debe tener un peso y una opinión al respecto, pero advierte que esto solo es posible si hay garantías para quienes invierten capital en el país.

AVALES ELECTORALES

El tema electoral debe contemplar varias cosas, de acuerdo con el parlamentario. Entre ellas el control de los medios públicos; el control del financiamiento de las campañas electorales por parte de los entes del Estado para “ponerlos al servicio” del partido político; y la observación internacional de la OEA, ONU y la EU antes, durante y después del proceso.

Detalló que todavía hay tiempo para contar con observación electoral calificada el 6-D, siempre y cuando exista voluntad política. “Lamentablemente quienes tienen perdida la elección no tienen voluntad política para que haya observación (…) y buscarán de aquí hasta el 6 de diciembre llenarnos de obstáculos, de triquiñuelas y de mensajes que busquen que el electorado se desmotive”, dijo.

Sin embargo, sesgó que ante esta realidad, la respuesta opositora es clara: “En diciembre los venezolanos decidimos cómo queremos vivir. Decidimos entre el retroceso, el odio o las colas que representa el Psuv, o la puerta abierta a las soluciones, al futuro, a la inclusión que representa la Mesa de la Unidad Democrática”.

ROSALES, UN “REVULSIVO” EN EL ZULIA

Su retorno tiene mucho que ver con el estímulo de votos en sitios donde es importantísimo sacar una brecha electoral muy amplia, para poder, no solamente ganar los circuitos, sino empujar las listas y tener la mayoría parlamentaria”, expuso el dirigente de PJ sobre el retorno del exgobernador del Zulia, Manuel Rosales, quien volvió de su exilio el pasado 15 de octubre, y hoy está en prisión por investigaciones de corrupción.

Según Pizarro, el testimonio de sacrificio de quienes están privados de libertad y de quienes son tratados como delincuentes, debe tener una expresión política el 6-D. “Hablamos de las cosas de los políticos, pero lo que hoy sufren Leopoldo y Manuel ¿cuántas personas no lo sufren?”, puntualizó.