El adiós a las víctimas de la mayor tragedia de Salgar

Más de 330 familias han sido atendidas por la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres (UNGRD)

El adiós a las víctimas de la mayor tragedia de SalgarColombianos dieron entre lágrimas el último adiós a las víctimas. Crédito: Fredy Builes / Reuters
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Salgar. Colombia. Redacción Sumarium).- Los habitantes del municipio colombiano de Salgar despidieron el jueves en un emotivo sepelio colectivo de 33 de las 84 víctimas fatales causadas por una avalancha que en el amanecer del lunes arrasó casas con familias enteras.

El sepelio colectivo de las víctimas. Crédito: Cablenoticias

Los 33 féretros habían llegado desde la ciudad de Medellín hacia las 3:30 de la tarde hora local y fueron instalados en la plaza principal del pueblo. Apenas los carros mortuorios empezaron a recorrer las calles del lugar empezaron a sonar los pitos y las campanas de la iglesia.

La ceremonia religiosa estuvo encabezada por monseñor Noel Antonio Londoño, obispo del municipio de Jericó, cercano a Salgar.

Durante los más de 60 minutos que duró la misa, un gran número de mujeres no paró de llorar y apenas monseñor Londoño dijo “podéis ir en paz”, esas mismas mujeres se aferraron de los féretros como para evitar que se llevaran a sus seres queridos hacia el cementerio municipal, su última morada.

El canal de televisión local Cable Noticias mostró a un grupo de obreros en el cementerio, a unas cinco cuadras de la plaza, metiendo los ataúdes en bóvedas.

El expresidente colombiano y actual senador, Álvaro Uribe, acudió también este jueves a acompañar a los familiares de los fallecidos.

Vine a hacer “compañía a esta comunidad por la que siento tanto afecto”, dijo a la AFP Uribe, que se crió en una finca en el municipio de Salgar.

LOS TESTIMONIOS

Colombianos dieron entre lágrimas el último adiós a las víctimas. Crédito: Fredy Builes / Reuters

John Edison Londoño, el enterrador de Salgar, perdió en la avalancha del lunes a ocho parientes por parte de su madre y a siete allegados de su padre. Los cadáveres de sus familiares todavía están en la ciudad de Medellín para la respectiva necropsia. En breve tendrá que darles sepultura.

Para mí este día va a ser muy duro porque vamos a sepultar cuerpos de las víctimas de la avalancha”, comentó Londoño en entrevista con The Associated Press. “Hay que estar en pie de lucha para ayudar a sepultar a nuestros compatriotas y me han estado apoyando sepultureros de otras poblaciones”.

El enterrador explicó que el cementerio cuenta con 101 bóvedas disponibles pero que no están habilitadas porque en diferentes secciones hay mucha humedad. Informó que el camposanto tiene capacidad para unas 500 sepulturas.

El campesino Álvaro Hernández, quien perdió a 16 de sus familiares, será otro de los asistentes al sepelio. Entre los pocos que se salvaron de su familia está su nieto de 11 meses, Jhosep Díaz, quien fue encontrado en medio del lodo un par de horas después del alud.

“Ya me encuentro en Salgar… Dejé a mi nieto Jhosep en la clínica”, informó Hernández, de 59 años, en diálogo con la AP. “Estoy contento porque los médicos me dijeron que está sanando de a poquito. Espero que dentro de cuatro o cinco días me le entreguen”.

A Jhosep, observó, “Dios le dio una segunda oportunidad… Hay que protegerlo porque desafortunadamente perdió a su mamá (en la avalancha) y hace un año había perdido a su padre” en un homicidio.

De los 33 muertos que fueron enterrados el jueves siete eran familiares de Hernández, entre ellos la madre de Jhosep.

No está claro aún cuántas personas permanecen desaparecidas, pero las autoridades han dicho que las posibilidades de hallarlas con vida son mínimas.

EL APOYO DEL PAPA FRANCISCO

A través de su secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, el papa Francisco se solidarizó con Colombia y con las víctimas de Salgar y ofreció “sufragios al Señor por el eterno descanso de los fallecidos”.

En el mensaje enviado al obispo Londoño, el papa también pidió caridad para las personas que perdieron sus hogares o sus bienes personales.

COMUNIDAD DE LUTO

El ambiente en esa zona de cafetales y verdes montañas era triste, pero tranquilo a pesar del temor de una nueva riada como la que hace tres días los sorprendió a todos durmiendo, arrastrando familias y hogares entre agua, barro y palos.

La incertidumbre es lo que más angustia a los habitantes de este municipio de poco más de 17.000 pobladores, acostumbrados a las borrascas de mayo, pero devastados por la magnitud de esta tragedia.

“A diario que empieza a caer una gota de agua tenemos que pararnos en las puertas y alistar nuestros hijos con mantas o algo para poder correr”, dijo a la AFP Luis Cuartas.

Más de 330 familias han sido atendidas por la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres (UNGRD), a cargo de las labores de rescate.

En alocución desde Bogotá, el presidente Juan Manuel Santos dijo que sigue habiendo una decena de desaparecidos, pero confió en el éxito del operativo desplegado para apoyar a la comunidad.

A pesar de las intensas lluvias en la noche, “la maquinaria que está trabajando 24 horas al día logró que el cauce de la quebrada se mantuviera”, dijo el mandatario.

Socorristas preveían que una lancha continuaría surcando las aguas del cercano río Cauca en busca de cadáveres. Tres fueron recuperados de esa forma el miércoles, según un reporte oficial, que también daba cuenta del restablecimiento de los servicios de agua potable, electricidad y gas.

Muchos en la zona dicen sentir que están vivos “de milagro”.

A Jhon Edinson Pino el agua lo cubrió hasta las rodillas el día de la avalancha, pero se salvó, y ahora, en medio del luto deberá enterrar este jueves a 15 familiares.

“Lo que me nace en el corazón ahora es estar aquí, hacer esto y hacerlo bien, ya después descansaré”, dijo Pino al diario El Tiempo.

Colombianos dieron entre lágrimas el último adiós a las víctimas. Crédito: Fredy Builes / Reuters

Colombianos dieron entre lágrimas el último adiós a las víctimas. Crédito: Fredy Builes / Reuters

Colombianos dieron entre lágrimas el último adiós a las víctimas. Crédito: Fredy Builes / Reuters

Colombianos dieron entre lágrimas el último adiós a las víctimas. Crédito: Fredy Builes / Reuters

Colombianos dieron entre lágrimas el último adiós a las víctimas. Crédito: Luis Benavides / AP

Colombianos dieron entre lágrimas el último adiós a las víctimas. Crédito: Luis Benavides / AP

Colombianos dieron entre lágrimas el último adiós a las víctimas. Crédito: Luis Benavides / AP

Colombianos dieron entre lágrimas el último adiós a las víctimas. Crédito: Luis Benavides / AP

Colombianos dieron entre lágrimas el último adiós a las víctimas. Crédito: Luis Benavides / AP

Colombianos dieron entre lágrimas el último adiós a las víctimas. Crédito: Luis Benavides / AP