El bachaqueo aumenta y es ahora proveedor de los mercados municipales

“Para seguir trabajando le compro a los bachaqueros que vienen inesperadamente un día a la semana, pasan puesto por puesto y ofrecen la mercancía que tienen. No se les conoce el nombre ni dejan teléfono”, dijo un comerciante del mercado de Chacao al diario El Nacional.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El bachaqueo, el nuevo oficio que genera grandes dividendos por una mínima inversión, sigue aumentando en Venezuela tanto en el número de personas que lo practican como en formas.

Este, que durante años fue un fenómeno peculiar en las zonas fronterizas, hoy no sólo comercializa productos al detal en la economía informal con precios que golpean los bolsillos, sino que además se ha convertido en el principal proveedor de los comerciantes en los mercados municipales.

Así lo reseña un reportaje publicado por el diario local El Nacional, que recoge algunas declaraciones de los comerciantes del mercado municipal de Chacao, quienes aseguraron al rotativo que son los bachaqueros quienes les surten con productos de primera necesidad y demás bienes esenciales, que adquieren a precio regulado por el Gobierno pero que ellos fijan a su conveniencia.

“Para seguir trabajando le compro a los bachaqueros que vienen inesperadamente un día a la semana, pasan puesto por puesto y ofrecen la mercancía que tienen. No se les conoce el nombre ni dejan teléfono”, dijo uno de los comerciantes de Chacao.

En el mercado municipal de Chacao se consigue la mayoría de los productos que están ausentes de los anaqueles de las redes de comercialización tradicional (supermercados, abastos, bodegas), pero a precios bastante elevados y muy lejos de los regulados por el Gobierno.

De acuerdo con El Nacional, un litro de leche descremada se vende en 120 bolívares, mientras que un pote de leche en polvo a 1.100 bolívares, esta última está regulada en 70 bolívares. Por su parte, el café en presentación de 500 gramos se expende en 250 bolívares, a pesar de que su precio regulado es de 46 bolívares el kilo.

Para los comerciantes “ese es el precio que se paga por la escasez” . Afirman que contar con los productos básicos les ha atraído clientes.

“La gente necesita pañales para sus niños, fórmula, champú y jabón para lavar. Pagan lo que sea por estos productos. Se los llevan porque los necesitan y terminan comprando otras cosas más”, dijo una vendedora.

En este mercado los pañales se venden con un aumento de 2.619%. Un paquete talla pequeña se consigue en 900 bolívares, el precio regulado es de 33,09 bolívares.

Según la empresa de investigación de mercado Datanálisis, el 60% de quienes hacen cola para comprar alimentos en la red estatal Mercal, que vende productos subsidiados por el Gobierno, son bachaqueros.

De acuerdo con Datanálisis, por cada 400 bolívares que invierte un bachaquero en la compra de productos regulados, obtienen ganancias de hasta 5.600 bolívares. “Si va tres veces por semana a bachaquear puede lograr ingresos de 60.000 bolívares mensuales”, agregó el presidente de la empresa Luis Vicente León.

Estos datos explican el porqué del auge del bachaqueo como forma de negocio, en una economía con fuertes problemas de escasez y desabastecimiento.