El camino que llevó a la publicación de la fecha

Las huelgas de hambre marcaron fuertemente los días previos a la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de anunciar la fecha de las elecciones parlamentarias.

El camino que llevó a la publicación de la fechaJóvenes en huelga de hambre hicieron sus peticiones a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV). Crédito: Alex Urbina / Sumarium / Archivo
Publicada por: el andreduardo@gmail.com @AndrEduardo

(Caracas, Venezuela) – Finalmente, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, anunció la fecha de las elecciones parlamentarias, que serán el 6 de diciembre. Pero el camino hasta este punto no fue corto; por el contrario, una larga espera antecedió al anuncio.

Presos políticos y dirigentes de movimientos estudiantiles venezolanos venían ejerciendo presión para que el CNE diera a conocer cuál es el día en que se medirán las fuerzas políticas que componerán la Asamblea Nacional (AN). También organismos internacionales se ofrecieron a observar los comicios.

El más emblemático de los huelguistas es, tal vez, Leopoldo López. El líder del partido político Voluntad Popular, encarcelado desde el 18 de febrero de 2014 en la cárcel militar de Ramo Verde, sin que hasta ahora le haya sido dictada sentencia alguna, inició el pasado 24 de mayo una huelga de hambre que aún mantiene.

Uno de los petitorios de la misma era la publicación de la fecha de las elecciones parlamentarias; otro es que se permita la observación internacional de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la unión Europea (UE).

Sobre este último, Lucena solo dijo en su alocución de este lunes que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) fue el único organismo internacional que “se autorizó” para la observación.

López inició la huelga junto a Daniel Ceballos, exalcalde de San Cristóbal también perteneciente a la tolda política de López, Voluntad Popular (VP) Ceballos dejó la huelga el pasado 11 de junio, tras permanecer 20 días sin ingerir alimentos.

Pocos días después de iniciar, se unieron a la huelga de hambre dirigentes estudiantiles y miembros de movimientos políticos tanto en iglesias como en plazas públicas. Inclusive, la huelga llegó hasta el Vaticano, donde dos concejales tachirenses mantuvieron por días la protesta hasta que lograron hablar con el Papa Francisco sobre sus peticiones; las mismas de López y Ceballos.

También frente a la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York, Estados Unidos, tres venezolanos hicieron presión por varios días, también en huelga de hambre, para que se cumplieran las peticiones opositoras, entre éstas, por supuesto, la publicación de la fecha de las elecciones. El general retirado Antonio Rivero se encontraba en este grupo.

Ante todo esto, el CNE solo se había referido, en un breve comentario de Lucena, que las elecciones serían en el último trimestre. Por su parte, el rector Luis Emilio Rondón se limitó a decir en Twitter que era “indispensable anunciar al país la fecha de las elecciones”.

En cuanto a los organismos internacionales que se pronunciaron, la OEA, en la voz de su secretario general Luis Almagro, se ofreció a que el ente acompañara a Venezuela en sus comicios, en calidad de observador internacional. Lo propio hicieron la UE y la Unasur. Solo la última fue tomada en cuenta.

Aunque ya se conoce la fecha, el camino a las elecciones parlamentarias aún no termina, pues falta la realización de las elecciones primarias del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y la publicación de las candidaturas opositoras decididas por consenso, es decir, las que no fueron sometidas a votación en las primarias opositoras del 17 de mayo.