elclarin

El chico al que nadie salvó

Agustín fue muerto a golpes por su padrastro. Dos docentes fueron separadas. Habrá paro. La política interesa más.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Clarín). Agustín tenía apenas 5 años, era golpeado en su casa y llegaba a la escuela con las marcas del maltrato en el cuerpo. Nada o casi nada se hizo para salvarlo.

Ya lo contamos en esta misma columna: en una cámara Gesell, su hermanita Valentina, de 7, contó que vio a su padrastro golpear y patear a Agustín. Una bestia. La autopsia confirmó ese ensañamiento criminal: le reventó el hígado.

También reveló que el nene tenía rastros de golpes de cuatro o cinco meses atrás. Hasta le faltaban algunos dientes. La mamá de Agustín tapaba a su pareja: en su Facebook publicó que los golpes habían sido al caerse en la bañera.

El Gobierno porteño sancionó a la maestra y a la directora del Jardín. Las separó preventivamente para saber si ellas cumplieron su obligación de denunciar el abuso. Es lo que las normas imponen a los maestros: “Toda persona que tomare conocimiento de la existencia de abuso físico, psíquico, sexual, trato negligente, malos tratos o explotación de niños, niñas y adolescentes debe comunicarlo inmediatamente a los organismos competentes … Si fuere funcionario público, su incumplimiento se hará pasible de sanciones”.

Las docentes se defienden. Dicen que advirtieron las lesiones y llamaron a la mamá de Agustín, quien les dio la misma versión que había difundido por las redes sociales. Dicen también que ella presentó un certificado médico.

Según expertos, muchas veces los abusadores son los padres y todas las veces ellos niegan haber abusado de sus hijos. Por eso recomiendan denunciar. Explican que hay maestros que prefieren no hacerlo o hacerlo anónimamente para evitar trámites molestos y eventuales represalias.

El punto aquí es que llamaron a la familia pero las palizas a Agustín siguieron hasta la muerte. Y el punto es si Agustín pudo haberse salvado.

Como es de manual, los gremios protestaron y anuncian un paro para mañana. Los gremios sacaron el problema de las maestras y lo pusieron en Macri, de quien son explícitamente opositores.

Casi no hay vez que la política no aparezca en estos temas. Apareció en tres audios que se viralizaron en las redes en defensa de las docentes. En uno, supuestamente la supervisora dice: “¿Uno qué tiene, la bola cristal? ¿Vamos casa por casa para ver si a los chicos los tratan bien?”

Nadie les pide eso. El maltrato es una plaga y como con los icebergs lo que se ve es una pequeña parte de lo que se ignora. Lo que se les pide es que asuman su responsabilidad y ante cualquier sospecha hagan la denuncia. Para proteger una vida no es pedirles demasiado.

Categoría: Opinión