El CNE no habría entregado a la MUD los resultados del proceso de transcripción del 1%

El ingeniero y militante de la Unidad, Roberto Picón, denunció que el alcalde Jorge Rodríguez divulgó la cifra final de supuestos fallecidos firmantes antes de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) publicara un reporte final.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Este jueves, dirigentes de la Mesa de la Unidad Democrática ofrecieron una rueda de prensa para “desmentir” al alcalde del Municipio Libertador de Caracas, Jorge Rodríguez, y a sus “muertos firmantes”.

El ingeniero y militante de la Unidad, Roberto Picón, denunció que Rodríguez divulgó la cifra final de supuestos fallecidos firmantes antes de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) publicara un reporte final.

Asimismo, condenó que el CNE “no ha entregado” a las organizaciones con fines políticos la base de datos con las planillas transcritas y las causas de rechazo de cada renglón, por lo que emplazó a las autoridades electorales a “explicar cómo una base de datos de supuestos electores fallecidos incluidos en las planillas llegó a manos del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv)”.

Tras un análisis detallado de las planillas, la Unidad determinó que aproximadamente 0.5% de los renglones con cédulas transcritas no aparecen en el Registro Electoral y tienen código de exclusión 3 (fallecido). Asimismo, muestran que “en 97% de los registros con código de exclusión 3 (fallecido), el nombre en la planilla es distinto al nombre correspondiente a esa cédula, de acuerdo al último registro electoral disponible para esa persona”.

“A menos que los números o nombres sean ilegibles, es posible establecer cuál es el error de transcripción (error al transcribir la cédula en la planilla) o en la digitación (error al digitar la cédula en el computador) que genera un registro con una cédula de fallecido, pero que no corresponde con el elector que realiza efectivamente la manifestación de voluntad”, señaló Picón.

Según el dirigente opositor, casi la totalidad de los números de identidad que corresponden a fallecidos en las planillas de recolección del 1% es “producto de errores humanos”.

El CNE reconoce en su informe que sus operadores tuvieron un error de digitación del 2.84%. “Es decir, al menos 55.000 personas fueron excluidas por el diseño del proceso de transcripción de las planillas. Parte de estos excluidos son personas que fueron clasificadas como fallecidos”.

A estos errores de digitación se suman dos tipos de errores que tienen tanto o más peso: Las ambigüedades en números de cédula que no pudieron ser corregidos por los operadores del CNE, porque el sistema de validación no lo permitió; y los errores que se cometieron al llenar las planillas.

Para Picón, la manera de corregir cualquier falla en el proceso era con las captahuellas “y se hizo perfectamente, pese a las trabas”.

“El proceso de validación de captahuellas sirvió para confirmar que los firmantes son de carne y hueso (…) Si fuera por fallecidos el CNE debería estar ilegalizado, porque se sabe que el Registro Electoral los contiene”, expuso.

Agregó que “un proceso en el que participaron millones de personas con un error del 0.1% es absolutamente aceptable”. A su juicio, las acusaciones de fraude por parte de oficialistas son “totalmente ridículas” y forman parte de “una maniobra política sin fundamento técnico que busca impedir el referendo revocatorio”.

Por su parte, el diputado a la Asamblea Nacional por el estado Vargas, Juan Guaidó, alertó que el Partido Socialista Unido de Venezuela intenta “montar una olla” para “desmotivar” a los electores.

“Los derechos de los venezolanos los haremos respetar en la Toma de Caracas (…) Desde ya nos estamos organizando para que el 1° de septiembre toda Venezuela esté en Caracas exigiendo sus derechos (…) Hay un país que quiere cambio, que quiere vivir bien, por eso pide revocatorio y elecciones regionales para este año”, sentenció .





Categoría: Venezuela