El comunicado que envía la Fanb a Barack Obama

Explica que no están de acuerdo con la decisión de Obama de extender la emergencia nacional.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El Ministerio de la Defensa, se pronunció ante las últimas medida tomada por el gobierno de los Estados Unidos y por su presidente Barack Obama, ante el Ejecutivo Nacional.

Desde un comunicado la FANB, explica que no están de acuerdo con la decisión de Obama de extender la emergencia nacional sobre Venezuela y que cumplirán con el Artículo 328, de la constitución la cual les explica que deben “garantizar la independencia y soberanía de la nación y asegurar la integridad del espacio geográfico”.

En el texto, exponen que no es Venezuela quien hace daños en otros países del mundo y que el país se ha encargado de promover la paz en todos los territorios.

A CONTINUACIÓN EL COMUNICADO COMPLETO:

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en estricto cumplimiento a lo consagrado en el artículo 328 de nuestra carta magna, que nos asigna la sagrada misión de “…garantizar la independencia y soberanía de la nación y asegurar la integridad del espacio geográfico…”, de nuevo eleva su voz por y ante el pueblo de Venezuela y el mundo entero, para manifestar su profunda indignación y rechazo absoluto a la infeliz y absurda decisión del presidente de los estados unidos de américa, Barack Hussein Obama, de extender por un año más las sanciones, arbitrarias y sin sustentación jurídica, contra ciudadanos venezolanos y ratificar el decreto que califica a nuestra nación como “una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de EE UU…”

Resulta inconcebible que el gobierno de la mayor potencia militar del mundo, adopte una medida de esta naturaleza, de carácter eminentemente injerencista, de marcado acento imperialista, absolutamente irrespetuosa del principio de autodeterminación de los pueblos y carente de la más elemental lógica política, en contra de nuestro pueblo, sus autoridades y su gobierno legítimamente constituido, elegido por voluntad popular, de vocación estrictamente pacifista y respetuoso de los derechos humanos.

¡No es Venezuela el país que interviene en distintas partes del mundo para promover y ejecutar guerras atroces que generan miles de víctimas entre fallecidos, heridos y desplazados, incluyendo ancianos y niños!

¡No es Venezuela la que promueve actos desestabilizadores en gobiernos de otras latitudes!

¡No es Venezuela quien decide y ejecuta bloqueos comerciales, económicos y financieros a otros pueblos del mundo!

¡No es Venezuela el mayor consumidor ni productor de drogas a nivel mundial, ni cuenta con un arsenal nuclear como medio de amenaza!

Muy al contrario, Venezuela, su gente, su gobierno y su institución castrense, han promovido siempre la paz y la libertad. Venezuela es verdaderamente una esperanza que se construye día a día, al calor de una democracia auténtica, popular, participativa y protagónica.

En los actuales momentos, cuando la revolución, a través de la agenda económica bolivariana, realiza ingentes esfuerzos para reactivar la economía nacional, afectada precisamente por una crisis promovida por el mismo sistema capitalista, el gobierno norteamericano lanza esta nueva arremetida que parece obedecer a oscuros intereses y son parte de una campaña sistemática orquestada por élites, externas y otras internas, embriagadas de poder, en contra de Venezuela, para desprestigiar el proceso revolucionario iniciado por nuestro comandante supremo y eterno Hugo Chávez y que hoy conduce acertadamente el presidente Nicolás Maduro moros, comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Pero tenemos la certeza que la sociedad venezolana sabrá comprender adecuadamente la naturaleza vil de estas maniobras y junto a su gobierno, se sobrepondrán a la adversidad para seguir construyendo su propio destino de manera soberana e independiente y alcanzar el progreso, desarrollo y prosperidad anhelados por todos nuestros compatriotas, a quienes les reiteramos, independientemente de sus tendencias políticas, la necesidad imperante de mantenernos unidos monolíticamente, pueblo y Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en perfecta sinergia, para enfrentar la hostilidad de la antipatria y preservar los más altos intereses de la nación.