Los días anteriores a un desahucio de vivienda

Adriana ha crecido en el barrio de la Ventilla, una zona que cambió hace cinco años por la localidad de Arroyomolinos. ¿El motivo? Fue allí donde le adjudicaron un piso del Plan de Vivienda Joven.

Los días anteriores a un desahucio de viviendaAdriana Müller lleva todo el verano esperando la orden de desahucio de su casa, que será el 13 de septiembre. Crédito: El Mundo
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El pasado 29 de agosto de 2013 el Instituto de Vivienda Pública de Madrid (Ivima) adjudicaba a la sociedad anónima “Azora” 32 promociones de vivienda en alquiler y en arrendamiento con opción de compra, garajes, trasteros y locales por 201 millones. Tan sólo dos semanas después, el 12 de septiembre del mismo año, creaba, como socio único, la sociedad limitada Encasa Cibeles, con el capital social mínimo, 3.000 euros.

Su objeto, “la compra y venta o disposición de bienes inmuebles de naturaleza urbana, así como la tenencia, gestión, promoción de obras, reformas y mejoras de los indicados bienes inmuebles de naturaleza urbana y su explotación en arrendamiento”.

Desde la Consejería de Transportes, Infraestructuras y Vivienda aclaraban que junto a Azora había entrado en el accionariado de la sociedad uno de los grupos de banca de inversión y valores más grandes del mundo, Goldman Sachs, reseña una nota de El Mundo.

Este mes se cumplen dos años de ese convenio, un aniversario en el que hay poco que celebrar. Adriana Müller lo sabe bien, es una de las afectadas de esta venta de vivienda pública, lo que le ha llevado a día de hoy a enfrentarse a una orden de desahucio, el próximo 13 de septiembre, tras una denuncia interpuesta por la empresa Encasa Cibeles.

Adriana ha crecido en el barrio de la Ventilla, una zona que cambió hace cinco años por la localidad de Arroyomolinos. ¿El motivo? Fue allí donde le adjudicaron un piso del Plan de Vivienda Joven. No rechazó la oportunidad. El precio del alquiler era 380 mensuales, que en su caso se convirtieron en 198 euros más 65 de comunidad debido a que disfrutaba de una reducción del 40% por estar en paro.

En aquel momento las condiciones contractuales del piso le permitían llevar una vida normal pese a las dificultades del desempleo o trabajos esporádicos que nunca sobrepasaron los 800 euros mensuales. Hasta que en 2013 Encasa Cibeles se convirtió en su casero. “Nadie me notificó nada y las casas se habían vendido”, asegura Adriana. Según la chica, a sus vecinos tampoco, pero saltó la voz de alarma cuando algunos inquilinos observaron que el recibo del banco lo cobraba la empresa Encasa Cibeles en lugar del Ivima.

Una vez hecha la venta, la entidad pública envió una circular “en la que aseguraban que no cambiarían ninguna de las condiciones de alquiler”. Pero aquello no ocurrió. Las personas que disfrutaban de la reducción de las mensualidades, no tuvieron opción a renovarla. Adriana es una de ellas. De febrero a marzo de 2014 pasó de pagar 198 euros a encontrarse con un recibo de 416 euros.

No obstante, en el último punto de las conversaciones que ha mantenido con Encasa Cibeles, sí que ha notado una predisposición más favorable a un pacto, lo que Adriana achaca a que la maniobra del fondo de inversión con el Ivima están en el punto de mira. Tanto es así que el PSOE interpuso una querella por malversación de caudales públicos y prevaricación continuada, a la que se sumó la Asociación de Afectados por la Venta de Viviendas del Ivima.

En los últimos pasos de la negociación, “proponen un acuerdo por un año, en el que pague 250 mensuales por el alquiler y una cantidad simbólica de la deuda acumulad” a lo que añaden “una cláusula en la que si dejo de pagar un mes, tengo que abandonar voluntariamente la casa y ponen una puerta de metal en la entrada”.

El “miedo, la incertidumbre, la soledad e incomprensión” le acompaña estos meses de verano. Este tiempo de espera, en el que aún su “cabeza no asimila” que el 13 de septiembre su vida puede dar un giro. Aunque advierte, con un arranque de coraje, que “el día del desahaucio no lo va a poner fácil” y buscará todos los medios para no perder su casa.

Categoría: Mundo | Claves: España