El día que San Félix perdió la calma

- El relato del diario regional nos lleva de la mano por los sucesos que originaron las protestas

- El punto de ebullición fue una protesta por mal servicio del transporte público

El día que San Félix perdió la calmaCrédito: Wilmer González / Reuters
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) El país se mantuvo en vilo el viernes al conocer la compleja situación que se desarrollaba en San Félix: saqueos a comercios, fuerte presencia policial, decenas de detenidos y una persona fallecida. Correo del Caroní informó minuto a minuto lo que sucedía y hoy nos presenta un relato de cómo se originaron los hechos, lleno de detalles que hasta ahora resultaban ajenos para quienes no viven en Bolívar.

Lea también: “Aquí nadie está pasando hambre… no hay excusas” para saquear

A continuación, el relato que publica Correo del Caroní, firmado por la periodista Oriana Faoro:

Crédito: Correo del Caroní

Claro que se veía venir algo así. La gente ahorita no trabaja. Bachaquea. Ese es el negocio y el pueblo pasando hambre”, señala Oscar Hernández, uno de los testigos de los saqueos de abastos que tuvieron lugar en la avenida Manuel Piar de San Félix este viernes, cuyo punto de ebullición fue una protesta por mal servicio del transporte público.

El desorden comenzó después de las 5:00 de la mañana en la parada de La Económica. Tal y como sucedió la semana pasada en paradas de Alta Vista y en el Centro Comercial Trébol, los pasajeros protestaron por la falta de unidades “porque no pasan, y cuando pasan no quieren cargar o quieren cobrar 50 bolívares”, es decir, 40 bolívares más de la tarifa establecida.

La intención de tomar las unidades de Transbolívar, administradas por la Gobernación del estado Bolívar, fue impedida por la Policía Municipal de Caroní (PMC), según relatos recabados en el sitio, pero como si de un chispazo se tratara la protesta mutó a los destrozos de comercios y al enfrentamiento en la avenida Manuel Piar.

UN MUERTO

Lea también: Maduro dice que los saqueos fueron “planificados” y ordena OLP en Bolívar
A las 8:30 de la mañana comenzaron los asaltos violentos a varios establecimientos. Mientras una turba saqueaba el supermercado Uniferia y el comercio Confitodo, en la avenida Manuel Piar, caía al asfalto Gustavo Patinez Gómez, de 21 años de edad, a causa de una herida de bala en el pecho.

Para este momento ya estaban en el lugar efectivos de Patrulleros de Caroní, Policía del estado Bolívar (PEB) y Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Este último escuadrón disparaba perdigones para disipar a los ciudadanos que cargaban con todo tipo de alimentos y productos plásticos de ambos comercios.

Unos metros más adelante, frente a la estación de servicio de Chirica, se produjo el saqueo de un camión de cereal que llegaba a despachar un negocio, contó Ángel Zambrano, quien iba caminando desde el sector Primero de Mayo hasta una fábrica de bloques cercana a Uniferia, donde trabaja como gandolero.

“Cuánto te cuesta comprar una harina, o cualquier cosa, y es en los bachaqueros porque en otro lado no hay. En algún momento la gente iba a reaccionar”, opinó Zambrano sobre los hechos violentos.

SAQUEAN MERCADO DE CHIRICA

Lea también: Imágenes de los sucesos que estremecieron San Félix

La presencia policial no amainó los ánimos de los ciudadanos. Tampoco el crimen de Gustavo Patinez. Después de las 10:00 de la mañana un nutrido grupo de personas continuaba saqueando comercios ubicados frente al mercado municipal de Chirica.

Mientras agentes de la Policía Municipal detuvo forzosamente a un individuo que tenía en sus manos un lavamanos, la gente vociferaba su rechazo a la escasez y al bachaqueo.

En simultáneo, la GNB controló varios conatos de saqueo en el centro de San Félix, el Centro Comercial El Centro y una tienda en la calle Ramírez con calle Mariño trataron de ser devastadas por un grupo de personas. En este lado de San Félix las tiendas atacadas no eran de alimentos: se trató de comercios de ropa y línea blanca, según reportaron funcionarios castrenses que aseguraron haber retomado el orden del lugar.

En la avenida Manuel Piar la situación se tornó difícil. Las patrullas de la PEB, que mantenían trancada la vía de los acontecimientos, no ejercían una intimidación determinante para los manifestantes que, cercano al mediodía, ingresaron de forma violenta al mercado municipal de Chirica, que ante la tensión de las 8:00 de la mañana había decidido cerrar sus puertas para resguardarse.

80 DETENIDOS

A las 3:00 de la tarde ya todo “se había calmado” en la avenida Manuel Piar y la Unidad de Investigación Criminal del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) levantaba la planimetría balística frente a comercial Uniferia.

Media hora después se desplegaron patrullas, motorizados e inclusive una tanqueta de la GNB hacia la vía a Upata ante un rumor de saqueo en negocios del semáforo de El Rosario, los cuales también permanecían cerrados desde la mañana. El asalto nunca ocurrió.

El comandante del Destacamento de Seguridad Urbana (Desur) de la GNB, Ramón Cedeño, informó que este escuadrón logró apresar 44 ciudadanos, mientras que la PEB reportó 27 aprehendidos hacia las 4:00 de la tarde.

El comandante del Destacamento 625 de la GNB, John Moncada, informaba a las 5:00 de la tarde que todos los detenidos por los tres cuerpos de seguridad eran procesados en el Centro de Coordinación Policial de Guaiparo, en donde se instaló un Tribunal Superior para procesar a los más de 80 apresados que habían confirmado a esa hora.

PATRULLAJE Y CALMA

No queda claro el hilo conductor entre una manifestación y otra en San Félix, pero mientras iniciaban las pesquisas, tanto el Destacamento 625 como Desur desplegaron patrullajes en las parroquias Chirica y Vista al Sol.

Como efecto de la violencia, la mayoría de los comercios de San Félix y Puerto Ordaz bajaron sus santamarías y pocos peatones deambulaban en las calles, algunas de ellas desiertas.

Extrañamente la calle Ramírez del centro de San Félix lucía limpia e íngrima un viernes de quincena, mientras efectivos militares cuidaban que no ocurriera otro estallido.

La calma había retornado al que una vez se llamó Puerto de Tablas, luego de una jornada que patenta el descontento popular cultivado en las largas colas causadas por el desabastecimiento de productos básicos.

Categoría: Venezuela | Claves: San Félix