El diagnóstico de Henkel García sobre los controles de la economía

"La intención de los controles es tratar beneficiar a los ciudadanos pero al final termina en contra"

Publicada por: el dasilvalissette89@gmail.com

(Caracas, Venezuela) – Desde 2003, con la implementación del régimen cambiario, la economía venezolana se ha entrampado en una especie de “círculo vicioso” producto de los controles implementados desde la fecha. Hoy, frente a una de las más severas crisis que ha atravesado el país, el Analista e Instructor en Finanzas y director de Econométrica Henkel García ofreció su diagnóstico de la debacle.

“Uno de los principales problemas que se debe atacar es desmontar los controles”, estas fueron las primeras palabras de García, al iniciar la entrevista vía telefónica, quien además consideró que aunque en su momento las restricciones se establecieron para el beneficio de los ciudadanos hoy son insostenibles para la marcha saludable de la economía.

Explicó que Venezuela tiene hoy un sistema discrecional para la asignación de recursos, que deja en mano de un reducido grupo la potestad de diseccionar capitales, creando una red de corrupción que evidencia la aparición de fenómenos como el contrabando, convirtiéndolo en un método ineficiente.

La intención de los controles es tratar beneficiar a los ciudadanos pero al final termina en contra, porque tienes una economía paralizada con una asignación de divisas deficiente y empieza a ver los cuellos de botellas en la producción

Para el director de Econométrica, ante la caída de los precios del petróleo la asignación de los recursos debe hacerse de una manera más eficiente, mediante un mecanismo más abierto que permita que sea la sociedad que indique los puntos prioritarios a invertir.

ALTERNATIVAS

R. “La manera más eficiente de asignar recursos a una sociedad es a través de un sistema de economía de mercado, eso no es nada neoliberal aunque así suene. Hay muchos países socialistas que tienen economía de mercado como Nicaragua, Bolivia, Ecuador. Y uno no pudiese decir que son países neoliberales. ¿Qué pudiese ser una alternativa? Restituir un sistema de precios de mercado para que la asignación de bienes y servicios y divisas sea a través de las preferencias de la gente”.

Agregó que de la mano debe existir e implantarse un plan de subsidios directos temporales que amortigüen la implementación de un modelo de precios de mercado.

“Los subsidios se deberían mantener hasta que la producción y productividad del país empiecen a crecer y proyectarse. Una vez que estas suban el poder de compra de los venezolanos también se recuperará, siendo el momento propicio para retirar el sistema de subsidios. Estos, claro, no pueden ser eternos ni para todo el mundo. Deben ser a los hogares que tiene mayor dependencia a los productos regulados, así como a desempleados“.

Se puede creer en la economía de mercado, pero esto no significa que los mercados se auto-regulan, no. Los mercados tienen que ser supervisados y bien diseñados, pero los precios que allí se fijen tienen que ser de mercado.  

LO PRINCIPAL, DESMONTAR EL CONTROL DE CAMBIO

Para iniciar el levantamiento del control de cambio en el país, como lo ha hecho recientemente Argentina, es necesario un plan y un equipo que goce de credibilidad y confianza.

“Por el otro debe haber una legalización del mercado paralelo, en otros controles anteriores la cotización paralela era legal. Este es el único en el que no”, dijo.

Detalló que de legalizarse el tan conocido mercado negro la fluctuación del dólar dependerá de la participación o no de la estatal petrolera Pdvsa en este sistema.

R. “Si Pdvsa resultase autorizada a vender parte de sus ingresos en ese mercado, entonces pudiésemos entender que el precio de mercado será por debajo al precio del mercado paralelo actual, como especie de un precio de equilibrio, eso claro si se desmonta por completo el control de cambio. Sin ningún tipo de intervenciones y manteniendo el control de cambio el precio del mercado legal podría ser igual o superior al precio del mercado paralelo actual”.

PRECIOS Y APERTURA PETROLERA

García señaló que “el control de precios iría de la mano del desmontaje del control de cambio, así como del plan de subsidios que comentaba. Tener precios de mercado se puede hacer de un día para el otro, en cuanto a eso no hay ningún tipo de procedimientos”.

Argumentó que con las medidas antes expuestas se pueden ver resultados en el corto plazo. Sin embargo, todo esto debe venir de la mano de una apertura petrolera y un plan de financiamiento con organizaciones internacionales.

“Una apertura petrolera influiría en fondos divisas que podrían ayudar, en buena manera, ese requerimiento de divisas que se necesitaría para iniciar el desmontaje del control de cambio”, sumó.

Un equipo creíble, una apertura petrolera y un plan de financiamiento con organizaciones internacionales, todos estos factores, harían que el tipo de cambio en Venezuela fuese más bajo y eso aliviaría el impacto que podría tener la restitución de precios del mercado

TIEMPOS Y MEJORAS

Restituir el sistema de exportaciones, para cuestiones de abastecimiento, puede llevarse a cabo entre dos o tres meses, según las estimaciones del especialista.

Los controles están actuando en detrimento de los venezolanos, hay que repensar la dinámica de la economía venezolana.

No obstante, el inicio de la normalización de la economía estaría viéndose proyectada en un período no mayor a seis meses, tiempo en el que se resolvería los cuellos de botella en materia de producción y la productividad se dispararía.

Según las proyecciones de Henkel García, volver a obtener la calidad de vida que tenía el ciudadano en referencia a 2012 puede tardar al menos 2 años, tiempo en el cual la economía venezolana debería estar estable. Esto siempre y cuando se levanten los controles y se implemente una economía de mercado.

¿POR QUÉ HEMOS LLEGADO HASTA AQUÍ?

R. “Hay dos grandes grupos, el Gobierno que se siente cómodo con los controles y que piensa por ideología que una economía se puede llevar a través de un sistema de control central. Y también hay otro grupo, que está dentro de los factores de poder, que hacen vida o se benefician del sistema de control.

Esos dos grupos siempre han estado, en casos anteriores detuvieron cualquier tipo de iniciativas para flexibilizar o desmontar los controles.

Hay que recordar lo que pasó con el mismo Nelson Merentes cuando intentó de flexibilizar los controles y Rafael Ramírez cuando intentó tener un esquema con mayor flexibilidad. Estas personas salieron de sus carteras cuando eso se propuso, esto porque hay factores de poder que tanto por razones ideológicas y económicas lo han impedido”.

PANORAMA Y FUTURO

Para finalizar, García aseguró que en las próximas semanas “vamos a presenciar un colapso en la fuerza global de bienes y servicios, que vendrán por la caída abrupta del aporte de importaciones y la caída importante de la producción nacional. Todo esto comparado con 2015 que fue un año malo”.

“En este tipo de situaciones, con más razón, hace falta la restitución del sistema de precios de mercado. Es algo duro que vamos a vivir los venezolanos pero cuando veamos que los controles sean totalmente desmontados será el punto de inflexión para que la economía venezolana pase del caos que hoy se encuentra a retomar su potencial”, sumó.