El dramático final de las “mulas” colombianas en China

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia señaló que al menos 138 colombianos están presos en China, país donde este delito se castiga con cadena perpetua y hasta de muerte.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: La Semana

(Redacción Sumarium).- Las autoridades colombianas detectaron una ruta de ‘mulas’ del narcotráfico que van desde el Eje Cafetero hacia Bogotá por tierra, para luego tomar un vuelo a Leticia, para posteriormente emprender una escala que los lleve a su destino final, China.

Juliana López, modelo colombiana, fue acusada de llevar cocaína dentro de un computador portátil a ese país.

El caso de Juliana y el de su exnovio Juan Esteban Marín, detenido dos días después en el Aeropuerto Internacional de Guangzhou Baiyun, provincia de Cantón, resultó ser un escándalo y que destapó cómo algunas bandas están transportando drogas al gigante asiático.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia señaló que al menos 138 colombianos están presos en China, país donde este delito se castiga con cadena perpetua y hasta de muerte.

De esa cifra, 11 fueron condenados a cadena perpetua, 12 a pena de muerte, dictamen que para nueve de ellos está suspendido por dos años, un congelamiento que significa para los familiares de los detenidos una esperanza de que ambos gobiernos firmen un acuerdo que estipule que a los connacionales no se les impongan penas que no existen en Colombia y, por otra, que se logre ser repatriados para que terminen de cumplir sus condenas en prisiones nacionales.

Sin embargo, China no ha manifestado interés en adelantar un acuerdo de este tipo con Colombia.

En conclusión, los colombianos (u otros extranjeros) que son detenidos, terminan en un estricto sistema carcelario donde muchas veces se les violan sus derechos y sufren la angustia de estar incomunicados por no manejar el idioma mandarín.

LOS TESTIMONIOS

Diana Pérez es hija de Luis Leoncio Pérez, un campesino nacido en Caquetá, detenido el 9 de febrero de 2013 en Shanghái con droga en su maleta, y por ello condenado a pena capital.

La cancillería colombiana consiguió la suspensión de dos años, pero sus días están contados, porque ese tiempo ya terminó.

Diana, que no justifica el delito de su padre, no deja de pensar en si su padre logrará salir con vida de la Unidad no.8 de extranjeros de la cárcel del condado de Gingpu, de Shanghai.

“Nosotros no sabíamos nada del viaje. A mi papá se le habían muerto los cultivos, por lo que trató de pedir un crédito con el Banco Agrario, pero no se lo otorgaron. Desesperado intentó vender la finca. Y ahí fue cuando cometió el peor error de su vida, uno no sabe si presionado. El caso es que nosotros, de haberlo sabido, no lo hubiéramos permitido. Yo misma lo dejé en el terminal de buses y nunca más lo volví a ver”, declaró.

LAS BANDAS

Las bandas que se dedican a traficar drogas hacia China no son muy grandes, en la mayoría son pequeños carteles como la Cordillera de Pereira y Dosquebradas.

No tienen la capacidad de enviar grandes cargamentos y por ello se valen de las “mulas”.

El modus operandi es escoger personas que generalmente nunca han pisado una escuela o con muchas deudas. “Estas bandas los siguen, les dicen que conocen a sus familias, que saben dónde viven. Es un acoso constante hasta que logran convencerlos”, dijo un funcionario de la Sijín de Pereira.

Según informaciones de la policía un kilo de coca puede costar 2.500.000 pesos en Bogotá. Al salir del país se transa en dólares: 10.000 en México, 20.000 en Miami, 70.000 en Londres y 120.000 en China. Sin embargo, los narcos le ofrecen generalmente a una ‘mula’ no más de 30 o 40 millones de pesos, reseña Semana.

Claro, la mayoría de los viajeros en estas circunstancian saben de lo que están haciendo.

Jorge Mendoza, jefe de puertos y aeropuertos de la Policía Nacional, dice que cuando los aprehendidos se sienten atrapados terminan por confesar, entre lágrimas, su delito.

Categoría: América Latina | Claves: Colombia Narcotráfico