El emotivo discurso de Michelle Obama a las jóvenes argentinas

"No importa qué obstáculos o desafíos enfrenten, quiero urgirles a que se den la educación que necesitan para hacerse oír en el mundo".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: REUTERS/Marcos Brindicci

(Buenos Aires, Argentina. EFE) – La primera dama estadounidense, Michelle Obama, llamó hoy a las niñas argentinas a educarse para convertirse en “agentes de cambio” y para empoderar a las mujeres, en una charla de su programa “Let Girls Learn” en Buenos Aires, donde se encuentra de visita oficial con el presidente Barack Obama.

“Gracias a mi educación tuve oportunidades que mis padres nunca pudieron soñar para ellos. Estoy aquí porque quiero lo mismo para todas ustedes. No importa qué obstáculos o desafíos enfrenten, quiero urgirles a que se den la educación que necesitan para hacerse oír en el mundo“, expresó la primera dama, frente a un auditorio con medio millar de niñas argentinas adolescentes.

Uniformes escolares y caras ilusionadas llenaron hoy el barrio de Barracas, en la zona sur de la capital argentina (más humilde que la parte norte), para escuchar a la esposa del mandatario estadounidense, que apareció vestida de azul y sonriente tras una breve presentación por parte de su homóloga argentina, Juliana Awada.

En un país en el que cada año unas 180.000 chicas de entre 14 y 18 años abandonan la escuela sin completar la educación secundaria, la esposa de Mauricio Macri agradeció la “inspiración” de Michelle Obama en la lucha por la igualdad de las mujeres.

“Yo crecí en un barrio como este, en la parte sur de Chicago (…) Tuve la fortuna de ser criada por padres muy trabajadores. Ninguno de ellos tenía un título universitario y no hacían mucho dinero”, contó la primera dama estadounidense.

En una pequeña habitación compartida con su hermano, cuyo ancho apenas daba para abrir los brazos, Michelle Obama soñaba con ir a la mejor universidad, convertirse en abogada y ayudar a familias trabajadoras como la suya.

Llegó hasta Harvard, pero el camino no fue fácil: encontró maestros que no creían que fuera suficientemente lista, hombres que tratan a las mujeres como si fueran objetos que se pueden poseer, gente que no creía que una mujer deba tener ambiciones…

“Empecé a darme cuenta de que las esperanzas que tenía para mí entraban en conflicto con los mensajes que recibía de la gente a mi alrededor. Mensajes que decían que, de alguna manera, mi voz era menos importante, que el aspecto de mi cuerpo era más importante que cómo funcionaba mi mente”, prosiguió.

Problemas compartidos por mujeres de todo el mundo, como los salarios más bajos, la violencia doméstica o la imposibilidad de conciliar la vida familiar con la carrera profesional, ocuparon otra parte de su discurso.

“Necesitamos que todas ustedes consigan su educación y se levanten como líderes”, recalcó e instó a las asistentes a escoger una causa para luchar, a criar hijas fuertes e hijos respetuosos, a crear empresas y a desbancar “el mito” de que la ciencia y las matemáticas son para los hombres.

“¿Cómo van a ser un agente de cambio en su país y en el mundo?”, cuestionó.

La primera dama celebró que el Congreso argentino tenga uno de los mayores porcentajes de mujeres del mundo y que haya habido presidentas y vicepresidentas, un “hito” que aún no ha conseguido su país.

También puso como ejemplo la figura de la política argentina María Eugenia Vidal, primera gobernadora de la provincia de Buenos Aires, y a la activista social Margarita Barrientos, conocida en Argentina por su trabajo en los asentamientos precarios de Buenos Aires, llamados “villas”.

Pero la mención más especial fue para las mujeres que promovieron el año pasado la movilización contra la violencia de género más importante de la historia de Argentina.

“Ni una menos”, pronunció en español Michelle Obama, sumándose al eslogan que lidera la lucha contra el maltrato a las mujeres en el país suramericano.

En frente, jóvenes de colegios privados y públicos de la zona cercana a Barracas, más o menos humildes, escuchaban con la misma atención.

“Es una experiencia única. Aparte podemos transmitirlo en nuestro colegio”, explicaron a Efe Diana Estigarribia (19) y Ángeles Rebollar (18), alumnas del Instituto Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé, del asentamiento precario Villa 21-24, justo antes de entrar al evento.

“El hombre todavía no acepta mucho el lugar de la mujer en la sociedad. Yo personalmente he tenido amigas, de mi misma edad, que sus novios les pegaban”, indicó por su parte Maia Bircz (16), del Colegio Urquiza.

Crédito: REUTERS/Marcos Brindicci

Crédito: REUTERS/Marcos Brindicci

Crédito: REUTERS/Marcos Brindicci

Crédito: REUTERS/Marcos Brindicci

Crédito: REUTERS/Marcos Brindicci