El emotivo homenaje a Chapecoense en Colombia y en Brasil

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Fútbol Internacional

(Chapecó, Brasil. Agencias).- Tras dos días en la oscuridad, Chapecó se desahogó unida este miércoles como se sacan las penas en un campo de fútbol, con tambores, banderas y cantos de aliento a un equipo que ya no está, pero que nunca se irá del Arena Condá.

Las mismas gradas que rebosaban hace una semana, cuando el Chapecoense vivió la noche más importante de su historia, volvieron a llenarse como si la hinchada de este club al que le robaron la vida las montañas de Medellín quisiera desafiar a la tragedia.

Volaban los jóvenes de la barra, cantando los himnos de sus guerreros más fuerte que nunca, mientras la ciudad vestía de verde y blanco un Arena Condá rabioso con su suerte.

Con la que les obligó a despedirse de su equipo sin que nadie lo supiera, en la noche de éxtasis donde el poderoso San Lorenzo cayó en Chapecó y el arquero Danilo se hizo héroe.

Una noche que parece de hace siglos en un estadio al que la tragedia le ha robado el balón y el arco de aquella atajada memorable ha dejado sitio a las estructuras donde se prepara el velorio colectivo que el viernes espera reunir a 100.000 personas.

“El equipo era nuestra ciudad, nuestra alegría del fin de semana, era algo inexplicable para nosotros. Creo que, de alguna manera, el partido de la semana pasada fue una despedida”, afirmó emocionado Ghetly Ranzan, un funcionario de 37 años que todavía recuerda el primer encuentro del Chapecoense al que asistió, en 1985.

¡CAMPEONES!

La hinchada, la ciudad y un Brasil de luto seguía cantándole a sus campeones como en las numerosas noches de derrotas y sinsabores del fútbol humilde, que aún podían ganar: “¡Vamos, vamos, Chape!”.

La realidad volvió a abrirse paso a codazos cuando los tres pastores que oficiaron la ceremonia comenzaron sus oraciones frente a un altar donde brillaba la copa del Campeonato Catarinense, el triunfo con el que el ‘Huracán del oeste’ empezó un año que iba a ser suyo.

En primera fila, desgarraba el dolor de unos familiares destrozados y el silencio del luto congeló las gradas durante las oraciones, hasta que los miles de celulares al aire las convirtieron en un cielo estrellado que hace días que no se ve en las desapacibles noches de Chapecó.

“No conseguía dormir aquel día porque estaba muy nerviosa, no sabía qué me pasaba. Cuando lo supe, me parecía mentira. No puedo creer que murieron, todavía no lo asimilo”, contó a la AFP Marta Sonia Morais, un ama de casa de 54 años que junto a su marido, un apasionado del equipo, no se perdía un partido.

Los niños de las categorías de base saltaron entonces en tromba a darle la vuelta a un estadio que les aplaudía con la euforia que emerge de la conmoción. Algunos lloraban mientras corrían con sus uniformes verdes, otros saltaban y saludaban orgullosos, como ellos, pasarán meses hasta que Chapecó entienda qué pasó en esta semana traidora.

La que comenzó con la clasificación a la primera final de su historia y terminó con la peor tragedia de esta austera ciudad del interior de la sureña Santa Catarina.

Y como en las grandes noches continentales del ‘Verdao’, las de la victoria a River el año pasado, los cuatro penales atajados al laureado Independiente, la goleada a Junior y la gesta ante San Lorenzo, a las 21H45 se aplaudió a rabiar la alineación en el videomarcador.

Pero esta vez no era una presentación, sino una despedida. La de los sonrientes futbolistas vestidos de verde que aparecían uno por uno en la pantalla. La de los directivos y empleados que ayudaron a reconstruir el club y viajaban con ellos y a los periodistas que le contaron a Brasil la historia de la Cenicienta sudamericana.

Tras verlos de nuevo a todos, el Arena Condá explotó en el grito de “¡Campeones, campeones!”.

COLOMBIA

Los miles de colombianos que asistieron el miércoles por la noche al estadio Atanasio Girardot en Medellín para homenajear al Chapecoense pidieron con un sonoro y emotivo coro que el título de la Copa Sudamericana le sea entregado al conjunto de Chapecó.

“No los olvidaremos, esta Copa se va al cielo”, fue el canto de los asistentes como un tributo a los jugadores del conjunto que fallecieron en el accidente aéreo ocurrido cuando se dirigían a Medellín para jugar frente a Atlético Nacional la final del certamen continental.

Un magnetismo especial acompañó la ceremonia, avivada por los pétalos de flores lanzados desde dos helicópteros que fueron utilizados en el rescate de los cuerpos de las 71 víctimas que dejó la tragedia aérea.

“A todos nos duele esto. Hay que darle el campeonato a Chapecoense, ellos hicieron un gran esfuerzo para llegar a Medellín a jugar. Es una lástima que el destino nos los dejara”, expresó a Efe Nelson Jesús Arroyave, uno de los tantos espontáneos que se citaron en el estadio con un motivo distinto a ver rodar el balón.

Palomas, globos, flores, lágrimas, gratitud y dolor fueron los protagonistas de una sobria jornada que reemplazó de manera abrupta al espectáculo futbolístico.

Al final, el “campeón, Chape, campeón” cerró una ceremonia en la que el propio técnico Reinaldo Rueda agradeció al fútbol brasileño por ser su inspiración y resaltó ese “jogo bonito” que mostró Chapecoense que le valió que Nacional prometiera emularlo como un eterno homenaje a esos jugadores que se quedó esperando para enfrentar

“El mayor honor que le podemos hacer a Chapecoense es seguir defendiendo los colores verde y blanco”, expresó el presidente de Nacional, Juan Carlos de la Cuesta, para ilustrar la hermandad que se creó con el equipo de Chapecó.

Crédito: EFE

Crédito: EFE

Crédito: EFE

Crédito: EFE

Crédito: EFE

Crédito: EFE

Crédito: AFP

Crédito: AFP

Crédito: AFP

Crédito: AFP

Crédito: AFP




Categoría: Mundo | Claves: Brasil Chapecoense Colombia