“El error más grande” de abril de 2002, según Pedro Carmona Estanga

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Pedro Carmona Estanga, expresidente de Fedecámaras, recordado por aquel gobierno de horas en Venezuela tras los sucesos del 11 de abril de 2002 habló de la crisis actual que enfrenta el país y de aquellos acontecimientos del pasado que pudieron evitarla.

En una entrevista vía Skype, a El Estímulo, desde Colombia dónde, dice, encontró asilo al “no tener garantía alguna de un debido proceso, ni de legítima defensa, frente a la investigación de la que era objeto luego de los hechos de abril de 2002”, ve hoy a “un país fracturado, donde han sembrado odio y lucha de clases que no existían” bajo una crisis económica fundamentada en la “politización de Petróleos de Venezuela (Pdvsa)”.

Esa “autocracia” en la estatal petrolera que, recalca, “se veía venir” en 2002, ahora “ya es un hecho” que tiene a “la que fue la segunda empresa energética del mundo, manejada con meritocracia convertida en la peor empresa energética del mundo. Entonces, ¿se tenía o no razón por la protestas del 2002?”.

Sin arrepentimientos, Carmona recuerda que “se trató de protestar en ese momento e impedir que estas cosas se materializaran”. “El tiempo nos dio la razón cuando hoy vemos la entrega de nuestra soberanía, la entrega de recursos, la violación de derechos humanos y la enajenación de la independencia de poderes”, suma.

No obstante, lamenta que lo de abril de 2002 “fue un tsunami político” que no respondía a una estrategia. “Ojalá hubiera sido con planes preconcebidos, otro gallo cantaría”, afirma.

En este sentido, sostiene que “el error más grande fue la oposición que hicieron algunos altos oficiales a que Chávez saliera a Cuba. Alegaban que debería ser juzgado, que el país no entendería, que tenía las manos manchadas de sangre por las muertes de puente Llaguno. Si Chávez se hubiera ido a Cuba se constipaba su renuncia, aunque luego con la ayuda de Fidel Castro hubieran tratado de incendiar el país pero se trataba de un presidente que confirmó su renuncia a través del más alto poder militar, ejercido por el General Lucas Rincón”.

Por lo anterior, Carmona reconoce que “podían haberse hecho mejor” las cosas, “pero nadie tiene la facultad de avizorar cuales pueden ser los elementos de un momento tan complejo como la situación política de abril de 2002”.

“A veces no se eligen las circunstancias de la vida, ni tampoco puede uno arrepentirse de haber sido llamado, sin buscar, a participar en un hecho que era noble en medio de una crisis, de vacío de poder, de unas circunstancias de renuncia anunciada del presidente de la República y tratar de convocar a elecciones limpias bajo la supervisión internacional para restablecer el orden constitucional que había sido vulnerado”, reflexiona Carmona.

Para leer la entrevista completa, pulse aquí




Categoría: Venezuela | Claves: Pedro Carmona Estanga