El escabroso relato de un latino sobre el atacante de San Bernardino

A Márquez se le imputan los cargos de conspiración para facilitar armas a terroristas, mentir en la compra de las armas y participar en un matrimonio de conveniencia

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Tras la masacre en un centro de salud en San Bernardino, California, EE UU, perpetrado por un trabajador del lugar llamado Syed Farook, un latino de 24 años, llamado Enrique Márquez, tenía las respuestas de lo ocurrido, reseñó el diario El País.

Este joven que trabajaba en un Walmart cercano al lugar de los hechos, llamó al día siguiente de lo ocurrido al 911 informando que quería suicidarse.

– ¿Qué ocurre? ¿Por qué te quieres suicidar?

No sé. Mi vecino. Es el tirador de San Bernardino.

– ¿Tu vecino estaba en el tiroteo de San Bernardino? ¿Murió o era el tirador?

– Era el tirador.

– ¿El tirador?

El gilipollas ha utilizado mi arma.

Márquez había tomado nueve botellas de cerveza y luego llegó hasta un hospital donde fue ingresado en el pabellón de psiquiatría.

Desde el 6 de diciembre hasta el jueves 17 del mismo mes, los agentes del FBI interrogaron al latino diariamente, sin embargo, ese mismo día (jueves) fue detenido y puesto a disposición judicial.

Enrique Márquez se mudó a Riverside, ubicado en los suburbios de Los Ángeles en 2004. A los 13 años se hizo amigo de su vecino de 17, Syed Farook, estadounidense hijo de inmigrantes paquistaníes.

Según se pudo conocer, Farook tenía cierta influencia sobre Márquez. En 2007, el latino se convirtió al islam. Ambos escuchaban las enseñanzas de Anuar El Aulaki, líder de Al Qaeda en Yemen, en su discurso “El más allá”.

Asimismo, Farook le facilitaba a Márquez todo tipo de material fundamentalista: la revista “Inspire Magazine”, la publicación oficial de Al Qaeda en la Península Arábiga, y vídeos de la milicia Al Shabab, según el relato de la Fiscalía basado en los interrogatorios.

Para 2011, los jóvenes planearon realizar atentados: Se les ocurrió, según ha relatado Márquez, atacar la biblioteca de la universidad local pública de Riverside, a la que habían acudido ambos. El plan constaba de lanzar bombas caseras en el interior y después disparar contra la gente mientras salía por la puerta.

Los ataques no solo quedarían allí, pues el latino reveló que querían atentar contra los conductores de una autopista: Tirarían bombas a la calzada para bloquear el tráfico. Posteriormente, Farook caminaría entre los carros ejecutando a tiros a los conductores atrapados.

Por su parte, Márquez disparar dispararía desde una colina contra los policías y las ambulancias que se acercaran a auxiliar a los heridos. Márquez aseveró que ambos estaban seguros de lo que harían, que compró los dos rifles de asalto que Farook utilizó para atacar el centro de salud. Las armas le costaron 750 dólares cada uno.

El latino manifestó que se distanció en 2010 de Farook, sin embargo, en 2014 Márquez accedió a casarse con una familiar del hermano de su vecino para conseguir la residencia a cambio de 200 dólares al mes.

A Márquez se le imputan los cargos de conspiración para facilitar armas a terroristas, mentir en la compra de las armas y participar en un matrimonio de conveniencia. Las penas máximas sumarían 35 años. Fue enviado a prisión sin fianza.

Recuerda que puedes recibir las noticias más importantes al momento en tu teléfono, solo sigue estas instrucciones.
Categoría: Mundo | Claves: EE UU Masacre en San Bernardino