bbc-bar

El escándalo de la Fifa llega al césped en A. Latina

“Los árbitros Carlos Amarilla y Rodney Aquino, en principio, no serán tenidos en cuenta para su designación en los partidos del Campeonato Clausura”, informó la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF).

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

bbc-footer

El partido en el que están involucrados los árbitros enfrentaba a Boca y Corinthians. Crédito: AFP.

Tres árbitros paraguayos dejaron de ser tenidos en cuenta para pitar en partidos de su país por denuncias que los salpican en un juego de Copa Libertadores 2013 entre el club argentino Boca Juniors y el brasileño Corinthians.

“Los árbitros Carlos Amarilla y Rodney Aquino, en principio, no serán tenidos en cuenta para su designación en los partidos del Campeonato Clausura”, informó la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) en un comunicado este lunes.
Luego agregó que la medida también afecta al árbitro Carlos Cáceres.

El texto señala que la decisión fue adoptada por la Comisión de Árbitros de ese país “hasta tanto sean dilucidados los supuestos hechos denunciados mediáticamente”, sin que sea “una sanción o pena alguna que afecte la dignidad” de los involucrados.

La medida surge después que un canal argentino de TV informara que el expresidente de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona, dijo en una conversación telefónica de 2013 que Amarilla fue “el refuerzo más grande que tuvo Boca en el último año”.

Según medios argentinos, la charla fue grabada en medio de una causa judicial y su divulgación el domingo en el programa “La Cornisa” de canal América se suma al escándalo de corrupción que golpea a la Fifa y a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

Hasta ahora esas denuncias tocaban decisiones estratégicas o comerciales de la dirigencia del fútbol, investigadas por la justicia de Estados Unidos, pero este nuevo episodio también genera dudas sobre resultados deportivos.

Amarilla, que en 17 años de carrera ha arbitrado en torneos locales e internacionales, rechazó públicamente las sospechas y sostuvo que “es problema de los dirigentes que están por mal camino, no de nosotros los árbitros”.

Aquino y Cáceres, que el domingo fueron asistentes en el partido entre Brasil y Venezuela por la Copa América de Chile 2015, no se han pronunciado públicamente por ahora.

“SALIÓ BIEN”

Hasta su muerte el año pasado, Grondona era también vicepresidente de la FIFA: muchos lo consideraban el hombre más poderoso del fútbol argentino y posiblemente de toda Sudamérica.

Canal América divulgó diferentes escuchas telefónicas a Grondona realizadas en el marco de una investigación judicial por presunta triangulación y lavado de dinero en pases de futbolistas.

Los periodistas de “La Cornisa” precisaron que la charla sobre árbitros de fútbol ocurrió el 17 de mayo de 2013, cuando Grondona hablaba con Abel Gnecco, representante de la AFA en el Comité Arbitral de la Conmebol.

En la conversación aluden a un partido de octavos de final de la Libertadores entre Boca y Corinthians donde Amarilla fue juez y Aquino y Cáceres líneas. El equipo brasileño tuvo un gol mal anulado y protestó por dos penales no cobrados.

El juego en Brasil acabó 1-1 y Boca clasificó a la siguiente ronda del principal torneo sudamericano de clubes porque había vencido el primer encuentro en Argentina 1-0.
“Salió bien al final”, se escucha decir en la grabación a la voz atribuida a Grondona. “El refuerzo más grande que tuvo Boca en el último año fue Amarilla”.

También se escucha a su interlocutor realizar una aparente alusión al presidente de la comisión de árbitros de la Conmebol, el paraguayo Carlos Alarcón, y sugerir que Amarilla fue designado por voluntad argentina.

“A Alarcón, poneme a Amarilla y dejame de joder. Bueno, así fue, lo puso y bueno… Y salió bien porque bueno, tiene que ser así”, sostiene la voz atribuida a Gnecco.

Amarilla admitió que él y sus asistentes cometieron “errores” en ese partido, en declaraciones formuladas este lunes a la radio paraguaya 970 AM, pero afirmó que fueron involuntarios.

“De ningún modo que quieran embarrar o ensuciar el nombre de nosotros”, dijo. “Nos quieren meter en una bolsa de gatos”.

También aseguró que “nunca” se vendió para favorecer a un equipo. “Nosotros somos los hermanos pobres del fútbol”, sostuvo.

Los dirigentes de Corinthians se retiraron indignados de aquel partido de Libertadores 2013 y reclamaron una sanción para Amarilla.

“Nosotros no perdimos; nos hicieron perder”, aseguró entonces el presidente del club, Mário Gobbi.

Tras la divulgación de las grabaciones telefónicas en Argentina, el gerente de fútbol de Corinthians, Edu Gaspar, aseguró este lunes que el club acompañará “de cerca” el caso.

bbc-footer