Estado Islámico pone en riesgo el patrimonio cultural de Palmyra

Palmyra no sólo se destaca por su valor arqueológico, sino que también es una de los principales enclaves penitenciarios del país

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Damasco, Siria, 14 de mayo. DPA) – Combatientes de la milicia terrorista Estado Islámico (EI) y fuerzas leales al régimen sirio libran intensos combates cerca de Palmyra, en el centro del país, y ponen en peligro el patrimonio cultural de esa histórica ciudad, informó hoy el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Las partes en conflicto intentan conquistar un cerro de relevancia estratégica situado al oeste de Palmyra, a aproximadamente un kilómetro de los famosos yacimientos arqueológicos de esa ciudad, que ya sufrió daños en enfrentamientos de 2012 y 2013.

Palmyra fue declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco. La ciudad alberga ruinas únicas de una cultura que alcanzó su apogeo en los primeros siglos después de Cristo. Las edificaciones antiguas en Palmyra son consideradas como unas de las más importantes en Oriente Próximo.

En marzo en el norte de Irak combatientes del EI destruyeron varios yacimientos arqueólogicos únicos, entre ellos la ciudad de Nimrud, de varios miles de años de antigüedad, y las ruinas de Ninive. En el museo de Mosul destruyeron valiosas estatuas de la era asiria.

Palmyra, enclave penitenciario de Siria

Palmyra no sólo se destaca por su valor arqueológico, sino que también es una de los principales enclaves penitenciarios del país, donde las fuerzas de seguridad mataron a cientos de prisioneros islamistas en 1980 tras un intento de asesinato del presidente Hafez al Assad, padre del actual presidente Bashar al Assad.

Al noroeste de la ciudad el EI ejecutó a 26 civiles por colaborar con el régimen sirio, aseguró hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, mientras que el gobierno dijo haber matado y herido a numerosos yihadistas en la región y no reportó ninguna baja en sus filas, indicó la agencia estatal SANA.

“Las familias ya no pueden aprovisionarse por sí mismas”

El EI, cuyos principales territorios de acción son en Siria e Irak, ha provocado la huida de unas 2,8 millones de personas en suelo iraquí. En parte se trata de desplazados internos y en parte de gente que ha buscado refugio en otros países, indicó hoy la coordinadora de ayuda de emergencia de la ONU, Valerie Amos.

Al pronunciarse ante el Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York, Amos advirtió que la mitad de dicha cifra son niños, a los que se suman unos 250.000 refugiados procedentes de Siria.

La ayuda humanitaria es cada vez más requerida en Irak. Según Amos, actualmente 8,2 millones de personas en el país la necesitan, lo que representa tres millones más que cuando se presentó el último informe, hace cinco meses.

“Las familias ya no pueden aprovisionarse por sí mismas. No quedan recursos en muchas regiones y los servicios públicos y la infraestructura están totalmente sobreexigidos”, advirtió.

Categoría: Mundo | Claves: Estado Islámico Irak Palmyra Siria