Maduro, uno de los dilemas del ELN en las negociaciones de paz

“Al Eln se le está acabando el tiempo para hacer parte de la solución política del conflicto armado”.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) -El Ejercito de Liberación Nacional (ELN) comandado por ‘Gabino’ está atrapado en dos dilemas que le impiden dar el salto en la negociación con el gobierno de Juan Manuel Santos y que hace más de tres años dieron las Farc.

De acuerdo a lo reseñado en el diario El Tiempo de Colombia, los dilemas son el presidente venezolano de Nicolás Maduro y Aníbal Giraldo Quinchía, alias Pablito.

“Hoy cuando Venezuela vive una profunda crisis económica, política y social que tiene en jaque al régimen chavista y al presidente Nicolás Maduro, el Eln querría darle juego internacional al mandatario con un papel protagónico en una negociación de paz“, dice el texto.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO COMPLETO PUBLICADO POR EL MEDIO

Hoy, cuando el proceso de paz con las Farc se aproxima a un final exitoso, una buena parte del país se pregunta qué va a pasar finalmente con el Eln. Sobre todo, porque se esperaba que para estos días se estuviera anunciando el inicio formal de la negociación de esta guerrilla con el gobierno de Juan Manuel Santos.

Pero no fue así porque el grupo armado comandado por ‘Gabino’ está atrapado en dos dilemas que le impiden dar el salto que hace más de tres años dieron las Farc. Y esos dilemas tienen nombres propios: Nicolás Maduro –el presidente venezolano– y Aníbal Giraldo Quinchía, alias Pablito.

Este último, un mando guerrillero que apenas hace un año fue integrado al Comando Central (Coce) del Eln, se resiste a una negociación de paz con dejación de armas

Y lo que piensa ‘Pablito’ tiene un enorme peso porque es el comandante del frente de guerra Oriental, que concentra el 60 por ciento del poder militar y financiero de ese grupo insurgente. Ha logrado ese poder a través de la extorsión a las petroleras y la cooptación de los dineros públicos de los municipios araucanos.

Además, en las zonas bajo su control –Arauca y la frontera con Venezuela por este departamento, Casanare y Boyacá– está la mayor base social del Eln. Por si fuera poco, tiene influencia en los frentes de guerra Suroccidental y Occidental. Es decir, tiene poder sobre casi todas las estructuras que le quedan a ese grupo guerrillero.

Frente al proceso de paz, ‘Pablito’ representa la línea radical del Eln. Varias veces ha dicho que esa guerrilla no entregará las armas y que será “la reserva activa” de la insurgencia en Colombia.

Esta postura ha puesto al ala moderada del Eln en el dilema de negociar la paz con el Gobierno incluso con el riesgo de una fractura en la organización, o de dar prioridad a la cohesión interna.

“Hasta ahora, parecen estar privilegiando la unidad interna”, le dijo a EL TIEMPO una fuente cercana a los diálogos exploratorios con esa guerrilla.

EL FACTOR MADURO

El segundo dilema que enfrenta el Eln tiene que ver con el país que sería la sede de una eventual negociación con el Gobierno colombiano.

Aunque hasta hace unos meses Ecuador se había posicionado como el escenario ideal para llevar a cabo ese proceso de paz, en la organización armada de ‘Gabino’ ha comenzado a pesar la deuda de gratitud que siente con el Gobierno venezolano.

Para nadie es un secreto que los mandos centrales del Eln llevan mucho tiempo viviendo en el país vecino.

Y hoy, cuando Venezuela vive una profunda crisis económica, política y social que tiene en jaque al régimen chavista y al presidente Nicolás Maduro, el Eln querría darle juego internacional al mandatario con un papel protagónico en una negociación de paz.

En especial, después de las elecciones legislativas venezolanas del pasado 6 de diciembre, en las que la oposición arrebató el control de la Asamblea Nacional al chavismo. La opositora MUD ya, incluso, estudia escenarios constitucionales para la salida anticipada de Maduro del poder.

Esta circunstancia política habría llevado al Eln a insistir en darle relevancia al presidente venezolano en un proceso de paz. Podría ser designando a Venezuela como sede de los diálogos o, al menos, como sede alterna.

Como dice una fuente que conoce al Eln, no es Maduro quien ha puesto obstáculos, sino que el grupo armado se ha enredado en el dilema de ser solidario con el Gobierno venezolano o resignarse a que Ecuador –donde han ocurrido algunos de los encuentros de los diálogos exploratorios– tenga el papel central en un proceso de paz.

CON EL TIEMPO EN CONTRA

Mientras el Eln sigue en la encrucijada que le crean ‘Pablito’ y Maduro, en La Habana está en su último tramo el proceso de paz con las Farc. Y en Colombia ya se habla del posconflicto.

Incluso, el presidente Santos logró esta semana en Washington un replanteamiento estructural del Plan Colombia, que ahora se llamará Paz Colombia y tendrá entre sus ejes una significativa ayuda de Estados Unidos para la reincorporación de los guerrilleros de las Farc a la vida civil.

Es decir, mientras el país se mueve hacia un escenario en el que su principal guerrilla se transformará en partido político, el Eln sigue sin tomar la decisión de terminar el conflicto armado.

Y si bien se esperaba que en algún momento el proceso de paz con el Eln confluyera con el de las Farc, los tiempos parecen agotados para la guerrilla de ‘Gabino’. Esperarla significaría quitarle ritmo a la recta final del proceso de paz con las Farc, y eso no se justifica.

Por eso, en las actuales condiciones lo más conveniente sería que el Eln tomara la decisión política de hacer la paz.

El 15 de febrero se cumplen 50 años de la muerte de Camilo Torres, un personaje emblemático para esa guerrilla, y esa fecha es propicia para un pronunciamiento significativo del Eln.

Como dice el senador Iván Cepeda, “sería una insensatez echar por la borda lo que se avanzó en los diálogos exploratorios, como sería también insensato pensar en un fin del conflicto sin el Eln”.

YA VAN DOS AÑOS DE DIÁLOGOS EXPLORATORIOS

Esta semana, a través de los medios de comunicación, el Gobierno y el Eln se cruzaron varios mensajes que dejaron claro que algo no está fluyendo entre las partes dos años después del inicio de los diálogos exploratorios, en enero del año 2014.

Los diálogos exploratorios con las Farc duraron solo seis meses.

El pasado domingo, solo un día después de que Humberto de la Calle se dirigió abiertamente al Eln para decirle que era hora de que entrara a las conversaciones de paz, esa guerrilla afirmó en un comunicado que desde noviembre estaba esperando ser convocada por el Gobierno al último ciclo para definir los detalles del comienzo de la fase pública de las conversaciones.

El martes, Frank Pearl, quien ha encabezado los acercamientos con el Eln, desmintió al grupo guerrillero y dijo que este no ha respondido las opciones que el Gobierno le ha planteado desde finales del año pasado para realizar ese encuentro.

“Al Eln se le está acabando el tiempo para hacer parte de la solución política del conflicto armado”, dijo Pearl antes de señalar que esa guerrilla no ha sido capaz de tomar decisiones.

‘LOS ESTÁ DEJANDO EL TREN’: SANTOS

Tras un conversatorio en la Casa de Nariño, el presidente Santos le envió ayer un mensaje al Eln: “Los está dejando el tren de la paz”. Ellos saben que estamos listos a continuar aplicando la contundencia de nuestras FF. MM. y de la ley en contra de ellos.