El Gobierno “no tiene la fuerza” para accionar medidas de cambio

"En este momento no son importantes los partidos, mucho más importante es la unión que debe haber alrededor de los intereses superiores del país".

"El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente. Lo que estamos viviendo es el poder absoluto en mano de un grupo".

El Gobierno “no tiene la fuerza” para accionar medidas de cambioCrédito: Mariely Márquez / Sumarium
Publicada por: el maumaitreb@gmail.com @Mariang_ab

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) En medio de un escenario social, político y económico que no parece encontrar conciliación entre los factores que disienten sobre el rumbo que debe tomar el país, surgen voces que mantienen firme el discurso que apela por la convivencia y el entendimiento, pese a las críticas, incluso de sus afines.

Para Pedro Pablo Fernández, diputado a la Asamblea Nacional por el partido Copei, la solución de los problemas que aquejan a los venezolanos pasa por un cambio de Gobierno, pero señala que ese cambio debe tener bases suficientemente sólidas para que perdure en el tiempo.

Dice, además, que hay medidas cuyo accionar no puede seguir retrasándose, pues va en detrimento de los ciudadanos, entre ellas, los ajustes económicos, ya que, a su juicio, “hoy todas las familias venezolanas nos estamos empobreciendo”.

La inflación, la escasez de medicamentos e insumos de la cesta básica, la deficiencia en la prestación de servicios públicos, la demora en la toma de decisiones, y el descontento de un porcentaje importante de la población electoral, son elementos que les corresponde canalizar a la oposición en víspera de unas elecciones parlamentarias que pueden ser cruciales para el futuro político de la nación suramericana.

S: ¿Es tiempo de diálogo o de calle?

PPF: La primera cosa que tengo que decir es que aquí nunca ha habido voluntad de diálogo. El Gobierno, que es el principal responsable de que haya diálogo, ha establecido desde el principio una estrategia de confrontar. Toda la estrategia del Gobierno se basa en la confrontación. El problema está en que, en la medida que confrontamos con todo el mundo, el país se va perdiendo, se va deteriorando. El país está viviendo una crisis económica muy fuerte que está afectando profundamente a las familias venezolanas. Hoy todas las familias venezolanas nos estamos empobreciendo, porque a nadie le suben los ingresos al mismo ritmo que sube la inflación. Es decir, las cosas suben de precio todos los días y el ingreso de nadie sube a ese ritmo. Estamos viviendo un proceso de empobrecimiento general y hay familias que viven en unos niveles de pobreza muy fuertes y que están pasando una tragedia en este momento.

¿Qué es lo que yo pienso? que nosotros tenemos que abordar eso como prioridad, es decir, la prioridad hoy en Venezuela es ver cómo hacemos para detener un proceso de deterioro de la economía, que nos va a ser muy difícil superar si no hacemos cosas ya. Y la superación de todos esos problemas pasa porque haya entendimiento entre el Gobierno y los sectores productivos. No puede haber crecimiento económico, no puede haber inversión mientras el Gobierno está enfrentado con todos los sectores que producen. Ahí tiene que haber diálogo, tienen que haber políticas concertadas ¿en beneficio de quién? ¿en beneficio de los empresarios?, no ¿en beneficio del Gobierno?, tampoco, en beneficio del venezolano. Nosotros tenemos que trabajar por reactivar el aparato productivo para que en los anaqueles haya productos, para que venzamos el problema del abastecimiento, el problema de las escasez. Para que eso se logre tiene que haber diálogo entre el Gobierno y los sectores productivos, y en general, en el país. Un país no puede progresar en estos niveles de confrontación permanente.

S: ¿Será este Gobierno quien logre el cambio?

PPF: Nosotros tenemos que trabajar, y yo estoy trabajando todos los días, para que logremos cambiar al Gobierno. Al Gobierno tenemos que cambiarlo. Este es un Gobierno que no genera confianza. Este es un Gobierno que ha desarrollado un modelo económico que ha traído como consecuencia esta crisis que estamos viviendo. Este Gobierno lo tenemos que cambiar y tenemos que trabajar por construir una mayoría que nos permita cambiar este Gobierno en el momento que podamos hacerlo, el tema es ¿qué hacemos de aquí hasta allá? nos quedamos simplemente luchando contra el Gobierno hasta que podamos producir el cambio de Gobierno o tratamos de que el Gobierno cambie.

El problema es el deterioro de la economía. Si no se toman medidas ya, la situación económica cada vez va a ser más difícil de superar y cada vez va a tener consecuencias más dramáticas sobre la gente. Los niveles de desequilibrio que hay en la economía, componerlo, reponer la economía, arreglar la economía venezolana va a requerir un ajuste que va a tener consecuencias sociales muy fuertes, y eso tiene consecuencias sobre familias, sobre seres humanos venezolanos. Mientras más nos tardamos en tomar las medidas, más duras van a ser las consecuencias. Y nosotros tenemos la obligación moral de trabajar hoy porque el Gobierno cambie hoy, mientras creamos las condiciones que nos permitan cambiar al Gobierno en el momento en el que eso se pueda producir.

S: ¿Cuáles son esos ajustes que deben hacerse de manera inmediata y qué va a pasar si no se hacen?

PPF: La primera cosa que se tiene que hacer es acabar con la inflación. La inflación es la agresión más perversa que se hace contra las familias pobres en Venezuela. La inflación hay que controlarla ¿Qué genera inflación? El Gobierno tiene una maquinita en el Banco Central de Venezuela que imprime billetes y el Gobierne imprime billetes como loco para pagar todas las cosas que tiene que pagar. Eso es dinero que no está soportado por la producción nacional, lo que hace es general inflación ¿Qué es lo que termina pasando? cuando tú pones esa maquinita a imprimir billetes sin ningún control terminan siendo billetes de monopolio que no valen nada. Eso es lo que está pasando, que el billete cada vez vale menos, porque no tiene un soporte en lo que la economía produce.

Para resolver el problema de la inflación, que es el problema que más está afectando a los venezolanos, el Gobierno tiene que reducir el gasto público, esa es la primera medida, eso tiene consecuencias en la población. Cosas muy puntuales: el Gobierno ha anunciado varias veces el aumento de la gasolina, la gasolina le cuesta al país una fortuna ¿Por qué? no solamente por lo que cuesta refinarla, sino que la gasolina refinada genera contrabando de extracción. El país produce dos millones 700 mil barriles de petróleo diarios. 500 mil barriles de ese petróleo se van en contrabando de extracción de gasolina, eso es una cifra enorme, eso es un montón de dinero que el país está perdiendo; la única manera de resolver el problema de contrabando de extracción de gasolina es subiendo el precio de la gasolina, eso tiene consecuencias sociales muy importantes.

La primera cosa, además, que creo yo que tiene que hacer el Gobierno para subir la gasolina, es establecer- con la cantidad de recursos que va a obtener por el aumento de la gasolina- un subsidio directo al transporte público, de manera que una familia de los sectores populares que sale a trabajar, que el sueldo se le va -o la mitad del sueldo- en pagar simplemente el transporte para ir al sitio de trabajo, si tú le subes el transporte público, simplemente no va a poder seguir trabajando.

Hay que tomar medidas ya ¿Por qué el Gobierno no las toma? porque esas medidas son impopulares, entonces está retrasando la toma de las medidas. Pero este Gobierno no las toma porque se siente que no tiene la fuerza suficiente para poder desarrollar esas medidas, y ¿cuánta fuerza va a tener el próximo Gobierno? ¿El próximo Gobierno que venga a sustituir a este va a tener la fuerza para implementar estas medidas? No la va a tener si llega al poder en un esquema de confrontación con el otro lado.

En este país no es viable, ni un gobierno chavista que pretende imponerse a la otra mitad, ni si la otra mitad pretende imponerse. La posibilidad de que un Gobierno pueda superar la crisis económica que hay en Venezuela pasa porque creemos un gran entendimiento, un consenso alrededor de unas políticas mínimas. 

Crédito: Mariely Márquez/Sumarium

S: ¿Este cambio de Gobierno tiene que pasar por un proceso netamente pacífico y electoral? ¿Qué pasa con los llamados a la calle?

PPF: Aquí yo distingo dos cosas, la protesta es perfectamente legítima. Yo creo que en Venezuela, si en algún momento ha habido razones para protestas es este: por el alto costo de la vida, por el desabastecimiento, por la crisis de los servicios públicos. Creo que hay miles de razones legítimas para protestar y eso no puede verse como violencia, porque este es un derecho que nos asiste a los venezolanos.

Si los médicos en estos días estaban protestando. Un médico gana un salario de hambre, que no es compatible con la función que tiene que cumplir; los médicos y los maestros. Un bachaquero gana cuatro o cinco veces más de lo que gana un maestro en Venezuela. Todo está funcionando mal en Venezuela y hay razones para protestar.

Lea también: Federación Médica cuestiona las “aberraciones” del Gobierno

El tema es que entendamos que no es posible en un esquema de confrontación que el país salga adelante, no es posible para el chavismo, para el oficialismo en este momento, y tampoco va a ser posible para nosotros. Si nosotros no creamos las condiciones para que haya un mínimo de entendimiento en función de resolver los problemas del país, este país no va a salir adelante. El temas es ¿cuánto tiempo nos tardamos en entender eso?

Hay muchos países en el mundo que han vivido procesos como el nuestro de confrontación política, donde la gente que, como yo, piensa que nos debemos entender es acusada por los dos lados. Ese proceso lo han vivido muchos países, lo vivió España y lo vivieron varios países de América Latina, donde simplemente yo me niego a hablar con el adversario, porque yo lo que quiero es vencer al adversario. En esa lucha han llegado al extremo de ir a guerras civiles, miles de muertos para, al final, las partes que se negaron a dialogar en un principio, han tenido que terminar dialogando, es decir, lo países han terminado dialogando, pero sobre la tumba de un montón de gente que perdió la vida inútilmente. Seamos nosotros capaces de observar la experiencia de esos otros países y vamos a ver si tenemos la capacidad de dialogar antes de que vengan los muertos.

Este es un Gobierno que no dialoga (…) por el otro lado hay sectores también radicalizados de la oposición que tampoco les interesa el diálogo, porque también se alimentan de la confrontación.

S: ¿El país necesita nuevos rostros y propuestas dentro de la política nacional? y en este sentido ¿qué opinión le merece el posible regreso de Manuel Rosales como candidato a la Asamblea Nacional?

PPF: Al país le hacen falta más y mejores líderes políticos, líderes que piensen más en los intereses de los venezolanos y no en los intereses de una parcialidad. Yo celebraría con una alegría inmensa el regreso de Manuel Rosales. Yo creo que Manuel Rosales es un líder muy positivo que hizo una gestión extraordinaria en el Zulia, fue muchísimo tiempo alcalde de Maracaibo y como gobernador del Zulia, creo que es un tronco de líder. Creo que el país no le ha reconocido suficientemente que nos metió por el camino electoral de nuevo. El país estaba muy desorientado cuando llegó Manuel Rosales a la candidatura presidencial y Manuel, que hizo campaña en las circunstancias más difíciles, porque cuando a Manuel le tocó ser candidato era el momento de mayor bonanza petrolera, donde la economía estaba creciendo, no producto de las buenas políticas del Gobierno, sino producto de que los precios del petróleo a nivel internacional había subido de manera significativa. A Manuel le tocó competir cuando el Gobierno estaba en su mejor momento y cuando el presidente Chávez estaba en su mejor momento. Yo creo que hizo un gran esfuerzo, yo quisiera ver a Manuel Rosales de regreso en Venezuela, como quisiera ver a todos los líderes políticos libres en la calle haciendo los planteamientos que cada uno tenga que hacer libremente sin temor a ninguna persecución.

S: ¿Como diputado?

PPF: ¿A Manuel? Sí, la verdad que si es candidato a diputado, me parece que podría hacerlo extraordinariamente bien como diputado.

S: ¿Considera el movimiento de Lilian Tintori, Patricia de Ceballos y Mitzy de Ledezma como nuevos liderazgos dentro del ámbito político?

PPF: No creo, yo creo que ellas están cumpliendo un papel muy importante, pero no las veo como nuevos líderes políticos, porque eso creo que no es lo que están trabajando ellas, sino como unas esposas que tienen a sus maridos presos en unos procedimientos donde, evidentemente, está metido el poder del Estado ejerciendo una persecución indebida sobre líderes políticos por su forma de pensar. Creo que ellas están dando una lucha más por la democracia, por los valores democráticos, por la libertad que por un tema político. Yo creo que ese es el papel que les corresponde, no ser líderes políticos. Bueno, particularmente Lilian Tintori y Mitzy Capriles, porque la esposa de Daniel es alcalde de San Cristobal y bueno, ella resolvió asumir la política, ella personalmente.

S: ¿Apoya la huelga de hambre de los presos y políticos opositores? ¿Cree que es la vía para obtener respuestas positivas a sus exigencias?

PPF: Entiendo perfectamente y los apoyo desde el punto de vista personal, que ellos vienen siendo víctimas de un montón de cosas y que están, de alguna manera, manifestando con esa huelga de hambre- una medida extrema- exigiendo que se le respeten sus derechos y que se respeten, además, los derechos de los venezolanos, por ejemplo, de tener una fecha para las elecciones. Que en el país haya necesidad de ir a una medida extrema como una huelga de hambre para exigir derechos es una cosa que ya dice que no estamos funcionando bien, porque una sociedad donde las cosas funcionan, pues, los derechos simplemente se respetan y nadie tiene porque incurrir a una medida extrema como esa, es un problema de la ausencia de Estado de Derecho en Venezuela.

Yo los apoyo desde el punto de vista personal, yo no sé si yo lo estaría haciendo, pero si ellos tomaron la decisión, yo creo que deberían contar con el apoyo de todos nosotros y, además, sumarnos a la exigencia de que se cumpla con las cosas que ellos están planteando.

S: Dentro de los planteamientos está que se fije una fecha para las parlamentarias ¿Qué lectura le da al retraso que ha hecho el CNE para informar la fecha de lo comicios?

PPF: Yo creo que el CNE juega a crear un ambiente se zozobra y de confrontación, que es el ambiente que favorece a la estrategia del oficialismo.

La fecha la van a poner, la tienen que poner, todavía están en el lapso, porque las elecciones se supone que deberían ser en diciembre de este año, probablemente den la fecha en los próximos días, es lo que yo creo que deberían hacer, si no dan la fecha en el mes de junio, ya estamos hablando de que las elecciones pasarían a ser el año que viene, porque la fecha tiene que estar dada seis meses antes de la elecciones. De manera que el CNE para hacer las elecciones en los primeros días de diciembre está tarde.

Yo creo que eso es una exigencia que tenemos que tener todos los venezolanos, tener unas reglas claras, un CNE que convoque a elecciones cuando debe.

En una democracia el cronograma electoral tiene que ser un cronograma claro, transparente, abierto y conocido por todos los electores. Esto de que no sepamos y que haya incertidumbre, creo que el CNE las genera adrede y creo que nosotros lo que debemos es no caer en el juego del CNE.

Yo particularmente pienso que debemos esperar la fecha, debemos esperar este mes, que todavía están a tiempo de convocar las elecciones para este año. Si este mes no convocan la fecha ya estamos hablando de un CNE que está retrasando una convocatoria a una elecciones que tendrían que haberse producido este año, para el año que viene. Creo que ese sería más el momento para ejercer acciones de protestas.

(Silencio…)
¿Qué es lo que va a hacer el CNE? El CNE no va a convocar a elecciones. No tenemos elecciones de Asamblea Nacional.

Crédito: Mariely Márquez/Sumarium

S: ¿Qué tiene que hacer la oposición?

PPF: ¿Qué tiene que hacer la oposición? ¿guarimba? Luchar contra este Gobierno es difícil, porque hasta hoy se han respetado, por lo menos las elecciones, relativamente. Hay cosas como por ejemplo, unos concejales que teníamos que haber elegido a los tres años y pasaron cinco años y los concejales en ejercicio sin que se hiciera elección. Yo creo que ahí fallamos, ahí teníamos que haber denunciado eso y haber trabajo mucho más activamente porque se respetara el cronograma electoral, porque cuando tú permites que pasen esas cosas (…) eso crea un precedente para que lo hagan con otras cosas.

Estamos en un Gobierno que desde el año 98 ha celebrado elecciones en medio de un ventajismo gigantesco por parte del Gobierno. Ha celebrado elecciones, además, con un sistema electoral, que, si bien ha habido un ventajismo gigantesco en cada elección, a la hora de contar votos, los votos se cuentan. Por eso seguimos participando en elecciones. Por eso María Corina Machado, que ha objetado tanto el proceso electoral, termina participando en elecciones, porque tanto ella como Leopoldo, como Henrique, como todos sabemos, que al final los votos se cuentan como los votos se emiten, más allá del ventajismo que hay en las elecciones. Entonces, eso a nosotros nos ha puesto a competir electoralmente, que es como debemos dirimir las diferencias políticas, desde el punto de vista electoral.

Si el Gobierno resuelve no convocar a elecciones de la Asamblea Nacional, que todavía no está planteado, bueno, vamos a otro esquema distinto, porque bueno, ya esto no es un régimen democrático, ya esto sería una dictadura y entonces, veríamos qué hacemos en esa hipótesis. El problema es que la hipótesis que está planteada ahora es que nosotros vamos a tener elecciones en la Asamblea Nacional.

S: ¿La oposición tiene que ir con lista y tarjeta única?

PPF: Yo creo que la oposición debe ir con tarjeta única. Yo creo que en este momento no son importantes los partidos, mucho más importante es la unión que debe haber alrededor de los intereses superiores del país, el interés más importante en este momento es que se logre construir una plataforma unitaria que se convierta en mayoría. Creo que la tarjeta única pondría de manifiesto que los partidos le dan más importancia a la unidad superior que a cada una de sus organizaciones.

S: ¿Cree en el acuerdo que propuso el presidente Nicolás Maduro para reconocer los resultados de las elecciones?

PPF: Yo creo que lo importante en esta cosa son dos temas fundamentales. Uno: que el CNE, que es el árbitro electoral y el que debe garantizar las elecciones limpias y transparentes, haga cumplir la legislación electoral donde se establecen un montón de cosas que nunca se cumplen, particularmente que haya igualdad de condiciones en la competencia. No puede haber una democracia donde las partes no participan en igualdad de condiciones. Eso no es democracia. Eso pasa por respetar toda la normativa electoral, el hecho del uso de los recursos del Estado en la campaña electoral, el uso de las cadenas, el uso de los medios de comunicación del Estado en favor de una parcialidad política, etc.

Yo creo que el CNE debe comportarse de manera que todos tengamos las mismas garantías en la competencia electoral, pero efectivamente todos debemos comprometernos a acatar el resultado.

S: ¿Camina Venezuela por la senda de la autocracia?

PPF: Aquí ha habido una concentración patológica del poder en manos el Ejecutivo. Es decir, una democracia se sustenta en instituciones y en instituciones dependientes. Para que haya una democracia tiene que haber un Poder Ejecutivo que gobierne, un Poder Legislativo que legisla y que además controla la gestión del Ejecutivo, y un Poder Judicial que administra justicia, aparte de los otros poderes que se han creado aquí: el Poder Electoral y el Poder Ciudadano. Pero supone una democracia que haya instituciones que funcionen. En Venezuela lo que hay es un secuestro de todas las instituciones por parte del Gobierno nacional. Las instituciones no funcionen como deberían funcionar, ciertamente hay un poder patológico en manos de los que gobiernan, y hay una frase muy repetida que dice que el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente. Lo que estamos viviendo es el poder absoluto en mano de un grupo.

S: ¿La visita de Felipe González es injerencista u oportuna en el apoyo a los casos que se siguen contra presos políticos?

PPF: Yo creo que la lucha por el respeto de los Derechos Humanos es una lucha universal, no está circunscrita a las fronteras de ningún país. De hecho, Venezuela ha suscrito convenios internacionales que han sido ley para Venezuela- este Gobierno ha suscrito muchos convenios internacionales- que nos comprometen a todos por los Derechos Humanos más allá de las fronteras. En materia de Derechos Humanos uno no puede hablar de soberanía. Felipe González entiende que se le están violando los derechos a los políticos que están presos en este momento y tiene todo el derecho de participar en la defensa de ello sin que pueda ser acusado de injerencista.

Lea también: El “regulador de voltaje ideológico”, el “garante” de los DD HH en Venezuela

S: ¿Cómo evalúa el liderazgo de María Corina, Leopoldo y Henrique?

PPF: Creo que los tres son líderes muy valientes con mucho coraje, muy convencidos de lo que están haciendo, que luchan por sus convicciones y yo creo que eso es, de alguna manera, lo que necesitamos: líderes comprometidos con convicciones que sean capaces de luchar a riesgo, además, de sacrificio personal por las cosas en las que cree. Después hay cosas en las que estoy de acuerdo y cosas en las que estoy en desacuerdo, pero no soy dueño de la verdad ni pretendo ser dueño de la verdad.

S: ¿Estos líderes entran entre esos que dice que defienden intereses propios por encima de la unidad?

PPF: No, yo no me estaba refiriendo a ninguno en particular, sino en general.

S: Diosdado Cabello afirmó que hay un descontento con la presidencia nacional del partido ¿Están bien las bases de Copei?

PPF: Yo creo que lo más importante es que tanto Copei, como todos los partidos, pongan todo su esfuerzo y su organización en función de los intereses del país. El país está atravesando demasiados problemas en este momento y la labor de una organización política como Copei y de todas las organizaciones políticas es trabajar por construir la posibilidad de que este país se enrumbe y logre superar sus dificultades.

Creo que los problemas internos que pueda haber en cada uno de los partidos no tienen ninguna relevancia en este momento. Lo más importante es que nos pongamos todos en función de Venezuela, de resolver los problemas del país que son muy graves y yo creo que todos, incluido el presidente de la Asamblea, deberíamos estar trabajando todos los días en función de ver cómo hacemos para que Venezuela supere la crisis política y económica que estamos viviendo.