El hacker que estafó a cientos de tiendas online para comprar droga

Romano es un ingeniero informático italiano que ideó el sistema de estafa perfecto, con el único fin de seguir comprando y consumiendo droga.

El hacker que estafó a cientos de tiendas online para comprar drogaCrédito: cortesía El Confidencial
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El Confidencial reseñó una historia en la que cuenta la vida de Romano, un ingeniero de 29 años que decidió abandonar Italia para ampliar sus estudios de ingeniería informática en España. Con la facilidad de los 3.000 euros que recibía mensualmente de sus padres, no tardó mucho en adentrarse en el mundo de las drogas.

Cuanta el artículo del diario español que el italiano conoció a unos colombianos que le vendían cocaína y a partir de ahí, comenzó su vida de desenfreno. Sin embargo, los padres se dieron cuenta al cabo de unos meses y le quitaron el presupuesto.

Es así como entonces el joven creó un software que simulaba las funciones de una tarjeta de crédito y le permitía procesar pagos en línea, transmitiéndole una señal a las tiendas virtuales similar a la que emiten los bancos cuando un pago ha sido aprobado.

Una vez confirmada la transacción las distintas tiendas a las que estafaba le enviaban la mercancía sin tener idea de lo que se trataba.

A partir de allí, el ingeniero consiguió cientos de productos de marcas reconocidas, tales como: bicicletas, lentes de sol, relojes, todo tipo de prendas de ropa, computadoras, laptops, tabletas, televisores de plasma, dispositivos electrónicos, teléfonos celulares de última generación, colonias, artículos deportivos, entre otros.

Todo esto con el fin de vender la mercancía a un menor precio para comprar la droga. En ocasiones incluso cambiaba artículos por droga directamente a los colombianos.

“Era el robo perfecto, pues las empresas ni siquiera se daban cuenta de que habían sido estafadas. Al final del año, cuando trataban de cuadrar la cuenta de resultados, sí notaban pequeños desajustes, pero no era ese el mejor momento para detectar a qué se debían y entraban dentro de lo asumible habitualmente. De hecho, el timador se cuidaba mucho de poner los huevos en distintas cestas y diversificar sus robos. Al final, había muchas tiendas online a las que se les estafaba un poquito a cada una”.

LA CAPTURA

El italiano fue descubierto finalmente cuando una de las empresas a las que estafó se puso a investigar a fondo lo que había sucedido con la contabilidad mensual y denunció el caso a las autoridades.

Tras varios meses de rastreos informáticos, los agentes de la Unidad de Investigación Tecnológica y el Grupo de Policía Judicial de Villaverde en Madrid, localizaron al estafador.

Según El Confidencial, el apartamento en el que vivía era una completa pocilga, desordenado y sucio; pues el hombre solo salía de allí para comprar la droga en el bar frente al inmueble. Numerosas cajas de mercancía, así como prendas aun sin estrenar se encontraban regadas por doquier.

Romano fue puesto en libertad pero tiene cargos por estafa y actualmente se encuentra esperando por juicio. El juez permitió que regresara a su país y sus padres lo trasladaron a un centro de rehabilitación para intentar eliminar su adicción.

Categoría: Mundo