El hambre se abre paso también en los niños

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El hambre es una realidad que ha tocado los hogares venezolanos por el encarecimiento y la escasez de los alimentos. El menú definitivamente cambió, pero para muchos también el tamaño de la ración y la cantidad de comidas al día hasta para los niños.

Marelis Castillo dijo a El Confidencial que ha perdido 24 kilos desde dio a luz a su última hija de 10 meses. Además tiene dos adolescentes de 16 y 18 años. “Le doy todo a los niños. Uno puede pasar hambre, pero ellos no (…) les digo que no hay, hay que hacer que entiendan la situación, pero igual, cuando tienen hambre, lloran y me piden para comer”.

Los pequeños son los más afectados. En el país hay niños que tienen entre 3 y 5 meses sin tomar leche. Tamara Vivas, dirigente de Voluntad Popular , aseguró que hay infantes con graves síntomas de desnutrición: “Comen agua de avena, de cebada, o agua de maíz con papelón (melaza). Poco más. Las condiciones en que encontramos al niño eran muy malas. Además de la mala alimentación, la higiene es muy deficiente. Lo tenían con un pañal con un plástico por dentro y una tela para que le durara más”.

La doctora Marizta Landaeta quien pertenece a la Fundación Bengoa para la Alimentación y Nutrición y trabaja directamente con centros escolares de Venezuela, suma que el problema en los hogares venezolanos coincide con la reducción de alimentos en los programas escolares. Por lo que las ausencias escolares han aumentado. “Las madres no tienen qué darles y prefieren dejarlos durmiendo”.

Carmen (prefirió no dar su apellido a El Confidencial), contó que lleva varios días sin llevar a su hijo de 7 a clase en una Unidad Educativa de La Vega: “No tengo plata para darle para el desayuno, lo dejo aquí y se despierta más tarde y ya le junto desayuno con almuerzo”.

Para leer más, pulse aquí




Categoría: Venezuela