El hampa azota a los venezolanos incluso en sus viviendas

Situaciones como estas se viven a lo largo y ancho del país y aún en zonas bajo estado de excepción como Santa Cruz de Mara, en el municipio Mara del estado Zulia, donde la población es azotada por los desvalijadores de casas.

El hampa azota a los venezolanos incluso en sus viviendasVecinos de la urbanización Palo Verde, en el caraqueño municipio Sucre, protestan por la inseguridad. Crédito: Alex Urbina / Sumarium
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La inseguridad en las casas y apartamentos está cobrando auge. Así lo confirmó la familia Brito este lunes cuando fue sometida por tres hombres armados que ingresaron a su vivienda en Tucacas, estado Falcón, con una fórmula repetida en todo el país.

Según reportó Johann Starchevich para El Estímulo, la paz familiar se acabó en las tres horas donde los Brito, dedicados al comercio, veían cómo los hampones los amedrentaban con sus revólveres y una escopeta mientras hacían inventario de los electrodomésticos que sacaban a plena luz del día de la casa ubicada en el sector Caño León y los acomodaban en una camioneta Silverado negra.

Situaciones similares se viven a lo largo y ancho del país y aún en zonas bajo estado de excepción como Santa Cruz de Mara, en el municipio Mara del estado Zulia, donde la población es azotada por los desvalijadores de casas.

El secuestro y el hurto en la casa de los Brito no tuvieron un final feliz para los delincuentes, pues una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) patrullaba por casualidad la zona investigando un hurto de carros en el municipio José Laurencio Silva.

La policía se enteró del secuestro, entró a la vivienda, liberó a la familia y persiguió a los hampones que salieron espantados con sus armas a las ciénagas del Parque Nacional Morrocoy. El resultado fue que los tres delincuentes murieron por heridas causadas en enfrentamiento.

Otras víctimas de este tipo de delincuencia que no corrieron con suerte fueron Benigno Ocanto Sánchez, un comerciante de 56 años quien fue asesinado tras salir de su vivienda en Oripoto (Miranda) el 30 de agosto, o del abogado estadounidense John Pate de 71 años de edad, quien murió ese mismo mes de una cuchillada por los dos sujetos que ingresaron al apartamento de su pareja en San Román, con la intención de sustraer dólares en efectivo.

Lea también: Asesinaron en Caracas a un abogado estadounidense: él “nunca quiso irse de Venezuela”

“MÁS LUCRATIVO”

“Hay una tendencia a la baja, en los últimos meses, de los secuestros, pues a los hampones se les está haciendo más lucrativo el ingreso a las residencias para robar”, explicó a El Estímulo un experto de seguridad integral, dedicado a la mediación de secuestros.

“Los delincuentes ven que el robo a casa es más seguro para ellos y pueden evadir con facilidad a la policía”, agregó.

Categoría: América Latina Venezuela | Claves: sucesos