El hombre asesinado por unos cauchos huía de la inseguridad

Trabajó durante 16 años para llegar a ser socio de una línea de transportes.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: El Impulso

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – William Manuel Mendoza de 42 años perdió la vida el día de ayer cuando se negó a que lo robaran tres delincuentes, mientras transitaba por la avenida principal de Ruiz Pineda I abordo de una camioneta Chevrolet Silverado 2012.

El hombre aceleró su vehículo y por esto, los antisociales le dispararon en la región frontal. Causando que Mendoza perdiera el control del vehículo y se volcara tras impactar contra una pared. Quince minutos más tarde, llegarían los cuerpos de seguridad con una ambulancia, pero éste ya no respiraba.

HUÍA DE LA INSEGURIDAD

El fallecido se había marchado de su Caracas natal en 1999 para escapar de la delincuencia. Era de los que opinaba que el área Metropolitana era muy peligrosa y deseaba vivir con su familia en un lugar tranquilo. Es por ello que decide trasladarse con su familia hasta el sector El Tostao al oeste de Barquisimeto para desarrollar sus proyectos.

Tras años de esfuerzo y trabajo, Mendoza llegó a ser socio de transportes Altagracia, en la que comenzó como avance. Luego reunió dinero para comprarse un autobús y hace menos de un meses llegó a comprar el cupo en la línea que lo acreditaban como socio.

“¿Cuándo se veía que lo mataran a uno por unos cauchos?”, dijo Nesler Paredes, uno de sus compañeros de trabajo, para el diario El Impulso.

El pasado viernes, durante horas de la tarde, los transportistas de la línea habían comprado 14 cauchos en la Proveeduría de Insumos y Repuestos ubicada Estación Central Simón Bolívar de Transbarca y le habían pedido a Mendoza que apoyara con la distribución por la facilidad de trasladarlos en su camioneta.

Tras el volcamiento, algunas fuentes habían asegurado que el hombre también llevaba una alta suma de dinero; pero cuando los cuerpos de seguridad llegaron al sitio, no encontraron ni el presunto dinero, no los cauchos.

Mendoza deja a su esposa y a una hija de 18 años.

Categoría: Venezuela | Claves: sucesos